SUSTENTABLES | Microplásticos: el impacto invisible de nuestro consumo, Por qué no tenés que compartir el video del chimpancé, Los vasos biodegradables que inventó un argentino | RED/ACCIÓN

SUSTENTABLES | Microplásticos: el impacto invisible de nuestro consumo, Por qué no tenés que compartir el video del chimpancé, Los vasos biodegradables que inventó un argentino

Ilustración: Pablo Domrose

No es un miércoles más. Es el Día del Trabajador. En una fecha tan especial, esta newsletter me da la oportunidad de hacer lo que me apasiona: informar sobre ambiente y cambio climático, concientizar, promover un cambio de acción. Casi como un homenaje al tema central de aquella primera SUSTENTABLES de noviembre de 2018, hoy vuelvo a proponerte conversar sobre plásticos, pero ¡atención! no de la misma manera: hoy necesitarás una lupa…  

Ilustración: Pablo Domrose

1. Microplásticos: el impacto invisible de nuestro consumo

El año pasado una amiga emprendió la loca y maravillosa aventura de cruzar el océano Atlántico en un velero para registrar los efectos de nuestro consumo de plásticos. Desde alta mar, me enviaba fotos y videos de un océano tan azul que nada tenía que envidiarle a una pintura artística. De todos sus testimonios durante los meses de travesía, hubo uno que siempre llamó mi atención.

“El océano parecía cristalino. Lo primero que pensé es que no podría hallar nada, pero tomé una muestra del agua. Al analizarla, no lo podía crear: ¡encontré 226 partículas de plástico! En sólo una superficie de 10 centímetros de mar que analicé durante dos horas, había 226 partículas de plástico”. La anécdota de Agustina Besada invita a la reflexión. Imaginá multiplicar eso por todos los océanos.

Los microplásticos son fragmentos de plástico menores a cinco milímetros. ¿Cómo se producen? Por un lado, los residuos plásticos como botellas, bolsas o vasos se van degradando lentamente por acción del viento, la marea y los rayos del sol. Lejos de desaparecer, permanecen en un tamaño diminuto que acrecienta su impacto negativo. Por otro lado, hay compañías que fabrican piezas de plástico de dicho tamaño para incorporarlas intencionalmente en productos de limpieza, cosmética e higiene.

Tras lavarse la cara con determinados artículos o cepillarse los dientes, estos microplásticos no son capturados por sistemas de filtración de aguas residuales debido a su pequeño tamaño. Sus efectos son múltiples, en especial para las especies animales que habitan en zonas costeras y aguas oceánicas.

Le consulté a Diego Albareda, veterinario y representante del Departamento de Conservación y Educación del Ecoparque de Buenos Aires, y así nos explica: “Estas partículas hoy se encuentran en gran parte de las especies de biodiversidad marina. La preocupación está en que, al depositarse en su sistema digestivo, existe la posibilidad de que estos microplásticos estén llegando a nuestra comida. Es decir, que los estemos consumiendo. Y no se sabe aún su potencialidad de daños en la salud humana”.

Un estudio de la Universidad de la Plata y del CONICET reveló en 2017 la presencia de microplásticos en el tubo digestivo de peces de consumo humano en las costas del Río de la Plata; como surubíes, pejerreyes, sábalos, carpas.  

¿Por qué hoy hablamos de este tema? El año pasado el diputado Juan Carlos Villalonga presentó un proyecto de ley (proyecto 3847-D-2018) con un objetivo claro: prohibir la producción, importación y comercialización de artículos de cosmética e higiene oral de uso odontológico que contengan microperlas de plástico añadidas intencionalmente. El propósito final, claro está, es contribuir a reducir su impacto y frenar la contaminación.

Como el proyecto aún no fue tratado, esta semana un grupo de más de 20 organizaciones ambientalistas nacionales e internacionales presentó un comunicado exigiendo a los diputados su pronto tratamiento. De aprobarse este año, el proyecto buscaría que la prohibición se ponga en práctica en diciembre de 2020, contemplando un período de transición para que las empresas incorporen alternativas no plásticas a sus productos y estableciendo sanciones para aquellas que, iniciada la prohibición, no la cumplan. ¿Cómo ayudar a la causa? Te lo cuento al final de la newsletter 😉

2. La conferencia que el mundo (humano y animal) mira atenta

Este lunes inició en París el séptimo encuentro de la Plataforma Intergubernamental sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES, por sus siglas en Inglés), donde representantes gubernamentales y científicos de más de 130 países trabajarán durante la semana en un nuevo informe que evaluará el estado global de la naturaleza. El documento aportará datos contundentes sobre la dramática reducción de especies, el daño ocasionado por las actividades humanas y el vínculo directo entre cambio climático y pérdida de biodiversidad.

El informe servirá de base para la toma de decisiones políticas en pos de la protección y conservación de especies. La próxima semana estaré profundizando en los hallazgos del reporte. Si hay algo en detalle que te gustaría saber sobre este tema, ¡avisame!

3. ¿Por qué no tenés que compartir el video del chimpancé viendo Instagram?

Esta semana se viralizó un video de un chimpancé juvenil viendo imágenes de otros chimpancés publicadas en la red social Instagram. Lo que parece un video “divertido”, “gracioso”, “tierno” esconde en verdad una triste realidad. ¿Y quién mejor que Jane Goodall, la máxima conservacionista y estudiosa de estos primates, para darnos la respuesta?

En un comunicado oficial explicó: “Representar a los chimpancés de esta manera en las redes sociales está perpetuando el comercio ilegal para mascotismo de los grandes simios”. La científica británica pidió a usuarios  de redes sociales y medios de comunicación que no compartan el video, sino que subrayen las historias de chimpancés en su hábitat natural o bajo cuidado responsable en santuarios. Tu “me gusta”, tu “compartir” definitivamente puede tener un impacto. ¡Hagamos que sea positivo!  

El año pasado se celebró por primera vez el Día Mundial del Chimpancé y escribí este informe que recomiendo para comprender por qué debemos salvar a nuestros “primos” más cercanos.

4.  Más allá de una semana, debemos revolucionar la moda todos los días  

El domingo concluyó la Semana de Revolución de la Moda, tema central de nuestra edición anterior; pero la lucha por revolucionar esta industria contaminante debe mantenerse vigente cada día en cada prenda que elijamos vestir.

El último Índice de Transparencia de la Moda arrojó datos interesantes sobre las mejoras que están realizando algunas empresas para contaminar menos y mejorar las condiciones de sus empleados, pero también sobre cómo otras no tienen aún datos certeros o no lo realizan. En esta nota para RED/ACCIÓN analicé sus conclusiones. Spoiler: conocer las marcas que trabajan por ser más transparentes definitivamente incidirán en tu decisión de compra posterior.   

Un plus: desde el movimiento global Fashion Revolution anunciaron un nuevo curso que vincula a la industria de la moda con la Agenda 2030 de Objetivos de Desarrollo Sostenible. Es online y gratuito, pero en Inglés. Inicia en junio próximo. Podés inscribirte aquí.

5. Agenda verde: lo que pasó y lo que viene

Finalmente, el domingo pasado se celebró una nueva edición de la Nat Geo Run, la carrera de National Geographic que buscó concientizar sobre la necesidad de reducir el uso de plásticos. Entre tantos eventos que cubro, debo confesarte que me alegró ver los cambios que se introdujeron.

No se entregaron botellas plásticas descartables, sino vasos reutilizables que se recargaban con agua en puntos de hidratación. Además, las más de 6.000 medallas para los participantes se realizaron con 126 kilos de botones de plástico reciclado. Definitivamente, ¡se corrió por el planeta! Un ejemplo para replicar en próximos eventos.

Tras la carrera, para bajar la velocidad del paso y disfrutar la ciudad, te recuerdo que este fin de semana se viene la octava edición del Festival de Caminatas, que rememora el legado de la urbanista y activista newyorkina Jane Jacobs. Será del viernes 3 al domingo 5. Hay caminatas para todos los gustos, edades y barrios de preferencia. ¡Y son gratuitas! Te recomiendo visitar la programación, agendar y participar.

6. Un joven argentino, un reconocimiento internacional y sus vasos biodegradables  

Y ya que empezamos la newsletter reflexionando sobre plásticos, ¿qué mejor que dedicarle unas líneas al joven argentino que está dando que hablar al mundo? Es Jerónimo Batista Bucher y estos días fue reconocido entre los 100 Líderes del Futuro por la Universidad de Harvard y el MIT (Instituto de Tecnología de Massachusetts).

Jerónimo concluyó sus estudios secundarios en ORT con el desarrollo de una alternativa más eficiente: Sorui, una máquina que, a partir de algas, fabrica vasos que se desintegran en menos de un par de semanas. La última vez que conversé con él, me explicó: “Veía el problema a diario en mi escuela: tachos de basura rebalsados de vasos descartables que tardan cientos de años en degradarse. En cambio, los vasos de mi máquina pueden desintegrarse en la basura común o aportar al compost”. Su propuesta es ideal para espacios de consumo masivo como eventos, recitales, universidades o empresas.

Jerónimo cursa Biotecnología en la Universidad Nacional de San Martín donde cuenta con un laboratorio. En junio próximo viajará a Boston para recibir el reconocimiento internacional. Podés conocer más sobre su proyecto aquí. Sólo nos queda decir: ¡Orgullo argentino… y sustentable!

7. Ser sustentables: y actuar ante los microplásticos  

Tras la travesía por el Océano Atlántico, mi amiga creó Unplastify, una iniciativa que busca “desplastificar” el mundo a través de la concientización, educación y promoción de una economía circular. Por eso, hoy ella nos comparte dos consejos concretos para actuar ante la problemática:

  • No contribuir a la generación de microplásticos. Básicamente, la fórmula que venimos repitiendo: reducir el uso de plásticos, rechazar los descartables y optar por alternativas reutilizables, gestionar correctamente los residuos (separar y reciclar).
  • No ser consumidores de microplásticos. Es decir, no elegir productos que los contengan, como cremas exfoliantes o pastas de dientes. Podés leer en los ingredientes del envase si contienen nombres o siglas vinculadas a plásticos; este artículo puede resultarte útil. Yo por ejemplo encontré copolímero en el dentífrico de una amiga. La otra opción: buscar artículos con ingredientes naturales y mayor transparencia en sus procesos.

A ambos les sumaría uno: aprovechemos las redes sociales para sumarnos a las organizaciones y exigirles a los diputados el tratamiento del proyecto de ley. Las normas ayudan a agilizar los cambios y a que todos los actores se comprometan: gobernantes, empresas, ciudadanos. ¡El poder también es tuyo!

Esa soy yo haciendo un móvil en vivo para televisión desde Shibuya, el cruce de calles donde pasan más de un millón de personas por día. Esa soy yo trabajando en la noche japonesa para la mañana argentina, con cientos de transeúntes alrededor, con ruidos, sonido y música, pero haciendo lo que me apasiona.

Esta fecha siempre me resulta difícil porque sé que muchos, especialmente en nuestro país, están sin trabajo o no cobran lo que corresponde o realizan una actividad que no los gratifica. El único mensaje que me gustaría compartirte es que, aún en los peores contextos y ante las mayores adversidades, siempre hay algo -por más mínimo que parezca- que podemos hacer para generar impacto positivo.

No es necesario que seas un activista a bordo de un barco para impedir cazar ballenas o que seas el gerente de Responsabilidad Social Empresaria de una compañía. Cualquiera sea tu rol, cualquiera sea la carrera que hayas estudiado, cualquiera sea la actividad que estés desempeñando, siempre podés realizar un aporte. El simple hecho de que estés leyendo esta newsletter significa que te preocupa trabajar por el cuidado del planeta. Y deseo que sigamos recorriendo este desafiante camino juntos.

Hasta el próximo miércoles!

Tais

Recibí PLANETA

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters

Te necesitamos para seguir cambiando la realidad y hacer un periodismo más participativo.

HACETE MIEMBRO

La necesidad de no perder la perspectiva en la lucha contra la pobreza

Si bien los ensayos controlados aleatorios y los tipos de programas específicos que evalúan pueden desempeñar un papel en la lucha contra la desigualdad, la herramienta más poderosa para reducir la pobreza es el crecimiento económico.

Sociedad

Foto: Leti Galeano | Intervención: Pablo Domrose

Guardianas del monte paraguayo: la lucha de las mujeres que quieren seguir viviendo en el campo

Por el avance de los cultivos de soja y la ganadería, miles de familias paraguayas abandonan sus tierras y migran a las ciudades. Es un fenómeno que ocurre en varios países de América Latina. En Paraguay, las mujeres campesinas e indígenas son las que lideran la pelea para evitar la deforestación de bosques y detener las fumigaciones. Además, trabajan de manera cooperativa para seguir viviendo de sus huertas, la cría de animales y las artesanías.

Sociedad

Ilustración: Pablo Domrose

A la hora de buscar trabajo y planificar el futuro, ¿qué diferencia a los jóvenes argentinos?

Conseguir una buena vida familiar, tener éxito en el trabajo y ahorrar para el futuro siguen siendo las ambiciones de los millennials y centenials del mundo. Pero para los jóvenes argentinos también es prioridad la posibilidad de vivir más experiencias. Y a diferencia del joven "promedio", se sienten más presionados a aceptar trabajos que no les gustan y creen que la apariencia es muy importante para conseguir empleo.