Plataformas digitales: cómo ayuda a migrantes que trabajan en aplicaciones | RED/ACCIÓN

Una plataforma ayuda a migrantes que trabajan en aplicaciones

 Una iniciativa de Dircoms + RED/ACCION

Nippy es una plataforma que conecta a los migrantes que trabajan para aplicaciones móviles de delivery y mensajería, entre otras, con servicios y oportunidades como acceder a la bancarización o a una bicicleta eléctrica. En Buenos Aires, tres de cada cuatro trabajadores de estas plataformas son migrantes.

Una plataforma ayuda a migrantes que trabajan en aplicaciones

Intervención: Marisol Echarri

Trabajar desde una aplicación móvil es una alternativa llamativa para quien necesita ingresos de forma inmediata. Ya sea para entregar pedidos o trabajar de chofer, las opciones están al alcance de un teléfono móvil. Mientras logra adaptarse al país al que ha llegado, la población migrante encuentra en ellas una forma de sustento. Sin embargo, la precarización de este tipo de trabajo es también una realidad bastante extendida. En Córdoba surgió una plataforma que aspira a solucionar algunos de los problemas de los migrantes que trabajan en estas plataformas.

Se llama Nippy y junto a otra start-up, Drixit, representará a la Argentina en la Copa Mundial de Emprendedores 2021. ¿Por qué es importante crear soluciones para las personas que trabajan en aplicaciones móviles? Porque cada vez son más y lo necesitan: no hay nadie que esté atendiendo las carencias que enfrentan estos trabajadores.

Es lo que pensó Diego Amondaray, CEO de Nippy. “La idea surgió luego de una conversación que tuve con Luis Sequea, un venezolano que en ese momento recibía ingresos a través de Uber. Me contó su vida y entendí que existía una masa de personas que habían migrado de forma forzosa, que habían dejado todo para tener un futuro mejor y que ahora buscaban oportunidades”, cuenta Amondaray.

Esa conversación, que se dio en 2018, culminó con un proyecto que se asemejaba a una tienda de empleo y que conectaba a las personas migrantes con oportunidades de trabajo. Con el tiempo y la comprobación de que esas personas ya estaban trabajando en las aplicaciones, la idea mutó hasta convertirse en lo que es hoy.

Diego Amondaray es el CEO de Nippy. (Imagen: gentileza)

Según la Organización Internacional de Trabajadores (OIT), estamos frente a una de las mayores transformaciones del mundo laboral, en referencia a estas nuevas plataformas que intermedian entre la oferta y la demanda de diversos productos y servicios, que organizan una legión de trabajadores independientes.

Esta independencia, que suele ponerse muy entre comillas y relativizarse por las condiciones en que se da la relación con las grandes plataformas, les resta la posibilidad de tener beneficios laborales que sí se obtienen en otros trabajos. Algunos problemas frecuentes tienen que ver con el acceso a la documentación, a seguro médico para familiares, a créditos o incluso a oportunidades de estudio. 

En octubre de 2020, la OIT publicó un informe donde se explica que la mayor presencia de las plataformas de reparto en Argentina coincidió con la llegada de un fuerte flujo de migrantes procedentes de Venezuela, que en muchas ocasiones encontraron en las aplicaciones del delivery una primera opción laboral al llegar al país. Hoy día hay alrededor de 4,6 millones de migrantes provenientes de Venezuela en países de América Latina, unos 500 mil están en Chile y cerca de 150 mil en la Argentina.

De acuerdo con la encuesta que realizó la OIT en la Ciudad de Buenos Aires, el 63,6 % del total de trabajadores de reparto son de Venezuela y, si se suman otros países de origen como Colombia y Perú, el porcentaje de trabajadores migrantes sube a 76,2 %. Otro dato importante es que la mitad de trabajadores vinculados a las plataformas digitales dijeron que tomaban esta opción ante la imposibilidad de encontrar otro empleo. Durante la pandemia, al ser considerado como un trabajo esencial, siguió siendo una fuente importante de ingresos para la población migrante.

Las plataformas de reparto y mensajería son una de las principales fuentes de trabajo de los migrantes jóvenes. (Imagen: gentileza)

Entre las ventajas que manifiestan los trabajadores de plataformas digitales se encuentran la flexibilidad horaria y que la remuneración es mayor a la de otros trabajos disponibles. Pero para lograr ese ingreso hace falta dedicarle muchas horas al trabajo. 

En ese punto entra Nippy. Dylan Sánchez llegó a la Argentina en mayo de 2018 y a los tres meses empezó a trabajar en Rappi. “Los resultados fueron muy rápidos”, dice. Una de las cosas que él aprecia de la modalidad de trabajo es la flexibilidad en el horario. En 2020, Dylan recibió a través de Nippy una bicicleta eléctrica . ¿Cómo funciona? La plataforma responde a necesidades puntuales de personas migrantes que trabajan en aplicaciones. “Lo que hacemos es conectarlas con oportunidades en distintas apps, para que puedan registrarse y empezar a trabajar, y después los pasamos al sistema de beneficios”, explica Amondaray. En esta primera instancia, los beneficios son herramientas de trabajo, como la bicicleta eléctrica de Dylan, planes de telefonía ―los datos móviles son fundamentales en su trabajo― y asesoramiento contable y migratorio, para que los usuarios puedan, por ejemplo, sacar el monotributo u otros trámites necesarios para su regularización en el país.

“La bicicleta eléctrica aumentó mis ganancias, redujo mi cansancio, me dio tiempo en casa… ha sido lo mejor que me ha pasado en el último año y medio”, cuenta Dylan.

Los servicios de Nippy apuntan a resolver los conflictos del trabajo precario y, a la vez, los relacionados con la condición de migrante. (Imagen: gentileza)

Para Amondaray, el surgimiento de un servicio como Nippy “es inevitable”, porque el crecimiento imparable de las plataformas abre a su vez muchos espacios de conflictos. “Pensamos en ese trabajador que pasa a generar tres veces un salario mínimo vital y móvil está excluido del sistema financiero y lo solucionamos”, concluye.

Encontrar ese nicho le ha significado a Nippy grandes reconocimientos. Además de competir en la Copa Mundial de Emprendedores 2021, fue una de las iniciativas reconocidas por Hola Argentina, un programa de Ashoka con el apoyo de la Organización Internacional de Migraciones (OIM), que nace con el objetivo de mapear y apoyar iniciativas innovadoras de alto impacto social que estén buscando dar respuesta a los desafíos y situaciones complejas que enfrentan las personas migrantes en la Argentina. Nippy se destacó por el impacto positivo que genera en las áreas de empleabilidad, educación y salud, por ser una solución escalable. 

De hecho, ya está presente en tres países: Argentina, Chile y Uruguay y su plan para 2024 es llegar a 30 países. Actualmente hay 3 mil personas que descargaron la nueva versión de Nippy y 250 mil interesadas. “Bloqueamos el ingreso de más personas porque estamos desarrollando y nos quedamos cortos”, dice Amondaray. Actualmente, en el emprendimiento trabajan para ampliar cada vez más los horizontes.

La aplicación Nippy fue reconocida por Hola Argentina, el programa de Ashoka para apoyar iniciativas que tengan impacto en la población migrante. (Imagen: gentileza)

El proyecto también tuvo una mención en la convocatoria Plataformas digitales frente al COVID-19 del Programa de Ciudades de CIPPEC, junto con BID Lab (el Laboratorio de Innovación del Banco Interamericano de Desarrollo) y con apoyo del Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación.

“Los premios no tienen nada que ver con una cuestión económica, sino más bien con ratificar que ese es el camino, nos potencian como grupo de trabajo, aclaran nuestro foco y, por supuesto, nos dan más responsabilidad porque esto recién comienza”, dice el CEO.

De acá a un año, Nippy se proyecta en nuevos países y empezando a consolidar su desarrollo tecnológico. “En seis años ya me la imagino como un jugador global”, dice Amondaray. “Nuestro sueño es que cualquier persona que quiera migrar, por un caso forzoso o no, se pueda conectar con Nippy antes de salir de su país y cuando llegue a destino pueda alcanzar la inclusión financiera y desarrollarse como trabajador independiente”. Suena ambicioso y a la vez realista: la población migrante crece y la precariedad de sus condiciones de vida y trabajo presenta nuevos desafíos.

***

Esta nota forma parte de la plataforma Soluciones para América Latina, una alianza entre INFOBAE y RED/ACCIÓN, y fue publicada originalmente el 30 de agosto de 2021.

Podés leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo humano ✊. Bancá un periodismo abierto, participativo y constructivo: sumate como miembro co-responsable.