Adopción en Argentina 2021: el desafío de cambiar la mirada

"Hay que visibilizar la espera de los niños y niñas para que los adultos entiendan de qué trata la adopción"

 Una iniciativa de Dircoms + RED/ACCION

Lo dice Fabiana Isa, especialista en Psicología Clínica Infanto Juvenil y exdirectora nacional del Registro Único de Aspirantes a Guarda con fines Adoptivos en el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación. En esta entrevista, alerta sobre la "mirada adultocéntrica" que hay sobre la adopción y deja un mensaje a quienes piensan en adoptar.

Fabiana Isa, de frente a la cámara.

—¿Qué desafíos existen para el Estado y para las familias en materia de adopción?
—Tanto los Estados como la comunidad tienen que revertir la mirada adultocéntrica de la adopción. Cuando uno habla de adopción automáticamente recuerda una anécdota de una adulto hablando de demoras, esperas… Y nos perdemos el objetivo primario de la adopción: dar respuesta a quienes han perdido a su familia de origen, por distintas situaciones. El Estado sale a reparar ese derecho vulnerado a través de la adopción. Es totalmente inverso a como se ha difundido. La adopción no tiene que ver con la posibilidad o no de concebir. Está pensada para el niño o niña. Al darle la mirada adultocéntrica pasa que quienes se postulan detallan a un niño ideal, que aspirarían a cuidar, un bebé, pequeñito, sano… Casi se parecería al que no pudieron gestar. Y las cifras lo demuestran: en la base nacional, de todos los millones de argentinos, hasta hace pocos meses tiene 3.000 postulantes. De esos 3.000, el 90% quiere niños de 0 a 2 años, sanos, y uno solo.

—¿Qué problemas conlleva la mirada adultocéntrica?
—Esta actitud choca con la realidad de los chicos que esperan. Hay niños y niñas que tienen la adoptabilidad decretada: están a la espera de una familia. Cuando la Justicia pide a la base nacional de postulantes a quienes quieran adoptar adolescentes, o grupos de hermanos o con algún tema de salud, no quieren…

—¿Qué puede hacerse para revertir esto?
—El Estado debe encontrar una herramienta, que es la convocatoria pública. Llamar a la comunidad y poner en su conocimiento las historias de estas esperas. Mientras discutimos de burocracia hay niños y niñas esperando. Muchos adolescentes esperan la familia como si tuvieran 8 años. No bajan los brazos. Hay que visibilizar la espera de los niños para que los adultos entiendan de qué trata la adopción. El desafío es darles voz a los chicos. Hablemos de quienes no tienen representatividad. Detrás de las historias hay niños con ilusiones, anhelos.

—¿Qué dirías a quienes piensan en adoptar?
—Siempre les digo que los adultos que quieren adoptar que tienen que prepararse. Tienen que comenzar a informarse. Eso ayuda a disminuir prejuicios. Esto implica transitar foros de adopción. Escuchar testimonios de familias que adoptaron. Estar atentos a convocatorias públicas, ver de qué se trata. Acompañar estas historias. Y entender que, si el deseo de parentalidad es lo que los mueve, hay otras formas de convertirse en padres y madres. Si eligen hacerlo desde la adopción, la mirada debe ponerse en los niños. Y hay que prepararse para acompañar el proceso y sanar los dolores.

***

Esta entrevista fue publicada originalmente en Oxígeno, la newsletter que escribe Juan Carr. Podés suscribirte en este link.

Podés leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo humano ✊. Bancá un periodismo abierto, participativo y constructivo: sumate como miembro co-responsable.