¿De qué hablamos cuando hablamos de neutralidad de carbono? | RED/ACCIÓN

¿De qué hablamos cuando hablamos de neutralidad de carbono?

Gabriel Blanco, especialista en cambio climático, advierte en esta entrevista que para combatir la crisis ambiental la neutralidad no debe entenderse como una ecuación en la que sumideros compensen malas prácticas. "No solo pasa por cambiar la tecnología, sino nuestra manera de pensar y actuar", dice en esta entrevista.

¿De qué hablamos cuando hablamos de neutralidad de carbono?

La neutralidad en carbono es uno de los compromisos que más venimos escuchando en el último tiempo y es, de hecho, uno de los principales pedidos del secretario general de Naciones Unidas, António Guterres. Pero ¿de qué hablamos cuando hablamos de neutralidad en carbono?

Conversé al respecto con Gabriel Blanco, profesor de la Universidad Nacional del Centro. Actualmente Blanco es uno de los autores trabajando en el tema de mitigación para el sexto Informe de Evaluación del IPCC, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático.

¿Qué significa que un país alcance la neutralidad en carbono? 
—Significa llegar a tener emisiones neutras a través de, por un lado, reducir las emisiones en actividades como la industria, la energía o usos del suelo y, por otro, a través de sumideros, es decir, de actividades que absorban carbono, como la reforestación. Una se compensa con la otra. Pero es problemático porque se necesita que todas las actividades mejoren, que todas hagan las cosas mejor para estar en armonía con el planeta. La neutralidad abre la puerta a seguir con las actividades del mismo modo y luego sólo plantar árboles o usar tecnologías como la captura de carbono. Esto es válido, pero no como fin para compensar el desastre que se hace por otro lado. Esto debe ser el último recurso. La neutralidad en carbono es una sola parte del problema del cambio climático, incluso el cambio climático es una parte de un problema mayor. La situación general es que estamos en una sociedad planetaria que se ha divorciado de los ciclos naturales. Tenemos que empezar a hacer las cosas bien.

Desde Naciones Unidas se impulsa a los países para que se comprometan con una meta de neutralidad a 2050 y estamos viendo varios anuncios de compromisos a esa fecha, excepto China a 2060. ¿Es una meta realista, ambiciosa o demasiado a largo plazo?
—Cuando se hacen escenarios en energía y usos del suelo para poder llegar a cero emisiones, la transformación que hay que hacer es gigantesca. No sólo pasa por un poco más de tecnología, es cambiar toda una manera en la que pensamos y actuamos. Me parece bien ponerse una meta como camino a recorrer porque para transitar tenés que ponerte una meta. Lo importante es el camino, que implica un cambio político, industrial, actitudinal, implica cambiar el paradigma de desarrollo.

¿Cuál considera es el mejor camino para que Argentina alcance la neutralidad en carbono y qué cambios debería comenzar a impulsar para ello?
—Me parece que Argentina tiene que salir de algunos patrones en los que está desde la época colonial: ha ido pasando por el petróleo, gas, litio, soja. Hoy esos patrones se sostienen con una matriz energética muy triste. Lo primero que tiene que hacer Argentina es salir del extractivismo que creemos que nos va a salvar y que, en verdad, sólo genera degradación ambiental, inequidad social y concentración de riqueza. Miremos sino el caso de Comodoro Rivadavia con un siglo de petróleo y hoy es una ciudad tristísima en esos tres elementos mencionados. Y podemos seguir con la minería en Catamarca y La Rioja, las provincias más pobres del país. Argentina necesita un desarrollo a escala humana. Tiene que desconcentrar, descentralizar la producción de alimentos y energía que son los dos pilares de una sociedad, y que hoy está ultra concentrada. Entonces, el primer paso es salir del modelo actual con tecnología que podamos desarrollar o adoptar.

Si te interesa profundizar en el tema, te recomiendo acceder a los reportes que la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) preparó con elementos para alcanzar la neutralidad en carbono a 2050, y de los cuales Blanco fue uno de sus autores.

Este contenido fue publicado originalmente en Planeta, la newsletter con información para actuar y cuidar al planeta que edita Tais Gadea Lara. Podés suscribirte en este link.

Podés leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo humano ✊. Bancá un periodismo abierto, participativo y constructivo: sumate como miembro co-responsable.