El principio del fin de la era de los combustibles fósiles | RED/ACCIÓN

El principio del fin de la era de los combustibles fósiles

 Una iniciativa de Dircoms + RED/ACCION

Una síntesis y análisis del reporte de la Agencia Internacional de Energía, publicado ayer, sobre cómo alcanzar emisiones netas cero para 2050.

El principio del fin de la era de los combustibles fósiles

El principio del fin de la era de los combustibles fósiles: esa es la conclusión que inevitablemente se desprende del reporte de la Agencia Internacional de Energía, publicado ayer, sobre cómo alcanzar emisiones netas cero para 2050 desde el sector energético. Aquí, una síntesis y análisis con lo más destacado.

Compartí esta newsletter o suscribite

1

Intervención: Denise Belluzo

Una síntesis del reporte. Net Zero by 2050 es el nombre del reporte publicado ayer por la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés). Es la primera vez que la Agencia realiza una hoja de ruta sobre cómo se pueden alcanzar emisiones netas cero para 2050 desde el sector energético, lo que es parte de una de las promesas que venimos escuchando desde gobiernos y empresas.

Las acciones que propone resultan tajantes respecto del inicio del fin de una era basada en la explotación de combustibles fósiles que nos llevó a la actual crisis climática. Previo a destacar algunos de los puntos más sobresalientes sobre esa hoja de ruta, me gustaría recordar qué se entiende por net-zero.

El glosario climático de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) define a las emisiones cero como el cese absoluto de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEIs). Ello es distinto de la neutralidad en carbono que implica el balance entre las emisiones de GEIs y las absorciones de emisiones lo que, consecuentemente, da una suma neta igual a cero en los GEIs en la atmósfera.

El reporte proyecta cómo alcanzar emisiones netas cero de dióxido de carbono (CO2) desde el sector energético.

Alcanzar emisiones cero netas para 2050 es posible, pero lo importante: requiere cambios sin precedentes en cómo se produce, transporta y usa la energía a nivel mundial. Esta es la principal conclusión a la que arriba el reporte. La hoja de ruta establece más de 400 hitos para guiar la meta. Las acciones se distribuyen en la energía de los sectores de electricidad y calefacción, industria, transporte y edificios. Veamos algunas de ellas.

2

  • Dejar de invertir en nuevos proyectos de suministro de combustibles fósiles. No mañana, pasado, en cinco años. HOY, 2021. Ésta es quizás una de las acciones sugeridas más ambiciosas. Incluye que no se aprueben nuevos proyectos de explotación de yacimientos de petróleo y gas, y que tampoco haya nuevas minas de carbon ni extensión de las ya existentes.
  • No más autos a motor de combustión a la venta para 2035. De hecho, según la hoja de ruta, para 2030 el 60% de las ventas de globales de autos serían de los modelos eléctricos. En relación con transporte, para 2040 el 50% de los combustibles utilizados en la aviación tienen que ser de bajas emisiones.
  • Desarrollar construcciones más eficientes. Para 2030 todos los nuevos edificios deben ser cero carbono y para 2040 el 50% de los edificios existentes deben haberse adaptado a niveles de cero emisiones.
  • Promover de forma inmediata y masiva las tecnologías limpias y eficientes. La hoja de ruta supone que las adiciones anuales de energía solar fotovoltaica alcancen los 630 gigavatios para 2030, y las de energía eólica alcancen los 390 gigavatios. Es decir, cuatro veces más que el récord alcanzado en 2020, sobre el cual profundizamos la semana pasada.

    Así, para 2040 se alcanzarían emisiones netas cero en la electricidad a nivel global y para 2050 el 70% de la generación eléctrica global procedería de solar fotovoltaica y eólica. Un dato clave sobre dónde quedarían los combustibles fósiles en todo esto: para 2040 se tendrían que eliminar todas las centrales eléctricas de petróleo y carbón.
  • Avanzar en el desarrollo de nuevas tecnologías. Las reducciones de CO2 de aquí a 2030, para alcanzar la meta propuesta en el reporte, procederían de tecnologías ya existentes. Pero las dos décadas restantes a 2050 implicarían tecnologías que hoy se encuentran en fase de demostración o prototipo, que necesitan desarrollarse. Por ejemplo: baterías avanzadas, uso de hidrógeno, y captura y almacenamiento de carbono directo del aire.
  • Presentar planes paso a paso de las metas net-zero. Es la acción prioritaria a la que convoca la IEA. Es decir, que los gobiernos pasen de la meta discursiva bonita del net-zero a planes creíbles con un paso a paso de cómo la alcanzarán. El motivo que ven detrás de esto, más allá de la obvio: construir confianza entre inventores, industrias, ciudadanos y otros países.
  • Garantizar una transición justa. Como un must. "Tenemos que asegurarnos de que las economías en desarrollo reciban el financiamiento y los conocimientos tecnológicos que necesitan para construir sus sistemas energéticos, a fin de satisfacer las necesidades de sus poblaciones y economías en expansión de manera sostenible", asegura Fatih Birol, director ejecutivo de IEA.

    Además, seguir la hoja de ruta de transición energética propuesta implicaría la creación de 14 millones de puestos de trabajo para 2030.

Podés leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo humano ✊. Bancá un periodismo abierto, participativo y constructivo: sumate como miembro co-responsable.

3

Un análisis del reporte. Luego de la síntesis que realicé con lo más destacado de la publicación de IEA, profundicemos en algunos ejes para comprender su importancia e incidencia.

  • ¿Por qué el reporte es considerado histórico? Debemos partir de una observación. No estamos hablando de un reporte de la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA, por sus siglas en inglés), sino de la Agencia Internacional de Energía. Es decir, aquella que agrupa a las distintas fuentes del sector energético, incluyendo a esos combustibles fósiles que hoy llama a dejar de apoyar (al menos, en lo que hace a nuevos proyectos).

    En este sentido, la organización climática 350.org expresó: "El informe es notable porque la IEA es vista como una organización relativamente conservadora que, en el pasado, ha socavado constantemente el potencial de la energía renovable".
  • ¿Todo color de rosas? Ay... si fuera todo tan fácil. La realidad es que no. En su proyección, la IEA examina la tecnología de captura, uso y almacenamiento de carbono -a la que considera "una de las incertidumbres clave"- que ha recibido críticas por su elevado costo, ineficiencia y por un cierto complemento de continuidad para el sector de los combustibles fósiles. Cabe destacar que es una de las tecnologías de geoingenería que se encuentran aún bajo estudio y sobre las cuales -te adelanto- escribiré próximamente.

    El otro punto crítico es el discurso del net-zero, que viene ajustándose perfecto para dar promesas a largo plazo, pero que parece atrasar toda la necesaria acción urgente y ambiciosa. "Net-zero está siendo utilizado por los mayores contaminadores del mundo y los gobiernos como una fachada para evadir la responsabilidad y disfrazar su inacción o acción dañina sobre la crisis climática. Estamos viendo muchos proyectos de net-zero, por ejemplo, de compañías de combustibles fósiles como Shell y BP, donde la compensación de carbono a través de la plantación de árboles se defiende como la respuesta a la crisis climática", denuncia Landry Nintereste, directora gerente de 350.org África.
  • ¿Por qué el foco en energía y no en la producción intensiva de agricultura y ganadería? Fue una de las preguntas que me hicieron en redes, en anticipo de la newsletter. Por un lado, y quizás la obvio, porque energía es el sector que le compete en el análisis a la IEA y porque a él está dirigido este reporte. De hecho, la bajada al título de la publicación es "Una hoja de ruta para el sector energético mundial".

    Por otro lado, sin desmerecer todos los cambios que también se deben hacer en el sector de agricultura y ganadería en pos de la acción climática, cabe recordar que la energía es responsable de las tres cuartas partes de las emisiones totales de gases de efecto invernadero. La otra cuarta parte procede de la agricultura y cambios en el uso del suelo. Los cambios drásticos deben venir de todos los sectores, claro está. El denominador común es uno: acelerar la transición del actual sistema dependiente de la explotación de combustibles fósiles a uno con real impacto positivo.
  • ¿Qué podemos esperar de ahora en más? Lejos está todo esto de ser una decisión, un acuerdo, un compromiso al que se comprometieron los tomadores de decisión del sector público y privado. Tal como menciona 350.org "los informes de la IEA suelen ser fundamentales para dar forma a las decisiones de gobiernos e industrias en el mundo".

    Y este informe llega particularmente en el inicio de la década clave para actuar ante el cambio climático y en el camino a la COP26 (planificada para noviembre de este año) en la que se debe avanzar con ambición en la implementación del Acuerdo de París. De hecho, desde la IEA explican que el reporte fue solicitado por la presidencia de la COP26 (Reino Unido) como aporte para las negociaciones.
  • Si quieres profundizar aún más en el tema, podés acceder al reporte y sus bellas 224 páginas (en inglés) aquí. También te recomiendo el análisis de Carbon Brief (en inglés) y/o este artículo periodístico en el diario El País de España.

4

Intervención: Denise Belluzo

Generación distribuida: cómo contribuir a la transición energética desde casa. Hablando de energía, la generación distribuida es un sistema que permite a usuarios de casas e industrias generar energía a partir de paneles solares, autoconsumir esa energía generada para sus necesidades cotidianas e inyectar el excelente a la red de distribución.

Sobre las características, oportunidades y desafíos de esta forma de contribuir a la transición energética escribí en Soluciones para América Latina, la alianza entre Infobae y RED/ACCIÓN que busca promover el periodismo de soluciones en la región. Podés leer el artículo aquí.

5

Imagen del video Save Ralph de Human Society International

¿Qué te interesa saber sobre el no testeo de productos en animales? Seguro has visto el video Save Ralph que se hizo viral en el último mes y que despertó conciencia sobre la necesidad de terminar con el testeo de productos en animales. Recientemente participé de un evento online sobre cómo una marca internacional certificó sus buenas prácticas al respecto.

A partir de todo ello y una obvia necesidad de terminar con la crueldad animal, especialmente en el mercado de cosmética e higiene, es que estoy trabajando en una nota para RED/ACCIÓN sobre el tema. Me gustaría saber qué te interesa conocer al respecto. Podés dejarme tus inquietudes y consultas aquí.

5

Ser sustentables: y usar eficientemente la energía. Comenzamos esta edición hablando de energía y la realidad es que, hoy con un sistema basado en combustibles fósiles y mañana en uno que debiera basarse en energías renovables, ello debe ir acompañado de un uso eficiente de la energía. Así que aquí recuerdo algunas acciones que puedes comenzar a implementar.

  • Reemplazar bombillas por alternativas LED.
  • Aprovechar la iluminación natural del sol durante el día y encender las luces cuando sea necesario.
  • Desconectar los aparatos eléctricos al no estar usándolos, como el celular.
  • Verificar el correcto cierre de heladera y frezar para evitar pérdida de frío.
  • En caso de tener que comprar nuevos electrodomésticos, elegir las opciones con etiquetado de mayor eficiencia energética.

Aprovecho para agradecerte por ser parte de PLANETA. Al leer, participar y compartir esta newsletter, nos ayudás a hacer crecer esta comunidad comprometida con el desafío de (re)construir un planeta mejor. Si te gusta lo que encontrás acá, podés además sumarte como miembro Co-Responsable y ayudarnos a seguir haciendo un periodismo que no sólo sirva para contar el mundo, sino también para cambiarlo. 

Me despido hoy con este recuerdo de 2018 en un parque eólico en Japón porque el futuro, o más bien el presente, debe ser de energías renovables. Seguiremos la conversación sobre el tema, pero ya la próxima empiezo a volver a meterme un poquito más de lleno en mi especialidad: negociaciones climáticas 🙂

¡Hasta el próximo miércoles!

Tais

Recibí PLANETA

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters