En la arena | RED/ACCIÓN

Grandes historias (con nazis, detectives y eventeros) desenterradas de la arena

 Una iniciativa de Dircoms + RED/ACCION

"Cuando compré unos terrenos ahí, en la playa, yo no sabía nada de hoteles enterrados ni de desembarcos nazis, y sin embargo sentía algo muy especial", dice el autor Facundo Di Genova.

Grandes historias (con nazis, detectives y eventeros) desenterradas de la arena

¿Cuál es la nueva playa de moda de nuestro océano Atlántico? ¿Las Gaviotas, Mar Azul, Mar de Cobo, Mar de las Pampas? Con un espíritu más agreste que aquellas, Mar del Sud podría resultarte muy atractiva si te gustan los misterios.

Plus: amor gay y mafiosos en el Mediterráneo 

Compartí esta newsletter o suscribite

1

En su libro En el lejano Sudeste: Mar del Sud, gauchos judíos y nazis en fuga (Ediciones Del Empedrado), el periodista Facundo Di Genova escribe sobre la historia de los colonos judíos rusos que encontraron ahí su tierra prometida pero también una epidemia mortal de tifus, y la aventura del espionaje nazi y los desembarcos clandestinos durante la Segunda Guerra Mundial. 

  • Di Genova (autor de El barman científico, uno de los primeros éxitos de la colección Ciencia que ladra) cree que Mar del Sud, conocido por el hotel Boulevard Atlántico, tiene mucho para contar.

“Mar del Sud es un pueblo marítimo de 700 habitantes estables donde el campo se funde con el mar”, dice Di Genova.

“Tiene lindas playas, una sola calle asfaltada que es el boulevard que corre perpendicular al océano Atlántico, un hotel enterrado en la arena en la zona de El Remanso donde las vacas se mojan la patas en el mar los días de calor; hay otro hotel en el centro, monumentalista, fastuoso, academicista; cayó en ruinas y tiene fama macabra pero se está restaurando. Después vino la modernización, y todo eso convive con los caserones new age de Rocas Negras, pegados a la fortaleza del Opus Dei”.

La aparición de una calavera que le habría dado origen a la Humanidad en una barranca de un arroyo de Mar del Sud. El cementerio de niños judíos que fue borrado del mapa. El hallazgo de la lápida de un jerarca nazi, Richard Schmidt, que administraba los fondos del Tercer Reich en la Argentina. Todo está rodeado de sol y campo, de olas y viento: así es el libro de Di Genova.

  • ¿Cómo fuiste descubriendo todas estas historias?
    Se me interpusieron en el camino, intempestivamente. Y me obligaron a volver al periodismo, porque andaba algo alejado. Cuando compré unos terrenos ahí, en la zona natural de El Remanso, yo no sabía nada de hoteles enterrados ni de desembarcos nazis, y sin embargo sentía algo muy especial. Enseguida contacté con Laureano Clavero, un vecino y especialista en la historia del lugar. Diez años después, a 500 metros de mis terrenos, ocurrió una hallazgo histórico: apareció enterrada bajo los cimientos de una casa la lápida del tesorero del partido nazi argentino, el tipo que manejaba la guita del Tercer Reich en la Argentina; fue increíble: dimos la primicia y la noticia dio la vuelta al mundo. La magnitud de este hallazgo todavía está desarrollándose. Sabía que había algo por ahí, no sabía qué, pero algo había. De la misma manera que ahora creo también que por la zona todavía hay más cosas por desenterrar… 

2

Facundo Di Genova en Mar del Sud.

“En términos de valor historiográfico, el hallazgo de la lápida nazi me resultó alucinante, porque también fui protagonista del hecho y sus derivaciones judiciales, junto con el vecino Laureano Clavero y un experto en nazismo, Julio B. Mutti”, agrega Facundo Di Genova. 

En el verano de 2010, estando en Miramar, un hotelero descendiente de alemanes le dijo a Di Genova: “Mar del Sud te va a gustar a vos, date una vuelta”. “Enseguida fui, no se equivocó”, me cuenta ahora el autor de En el lejano Sudeste.

“Quedé prendido, como embrujado por el magnetismo del pueblo, para mí el más uruguayo de los balnearios argentinos. Me asaltó algo relacionado con lo sobrenatural, que todavía sigue siendo inexplicable para mí, una larga década después. Todavía hay muchas cosas escondidas ahí”. 

Sigue: “Pero la historia que más me tocó es la del cementerio judío borrado del mapa, por eso abrimos el libro con aquel periplo que emprendieron 500 paisanos rusos perseguidos por los zares en los progromos de la Europa del Este y que terminaron alojados en el hotel Boulevard Atlántico entre diciembre de 1891 y abril de 1892”. 

“Cuando parecía que tocaban el cielo con las manos, la tragedia volvió a golpearlos. Murieron al menos 25 niños de tifus, y fueron enterrados en una orilla del arroyo La Tigra, el mismo arroyo donde miles de niños juegan y pescan todos los veranos. Sabemos dónde está el camposanto a pesar de que no está señalizado: es un terreno baldío lleno de flores, retamas y margaritas silvestres, es precioso el lugar y tiene una energía muy especial, nada que ver con lo tenebroso; todo lo contrario, es mágico andar por ahí, está lleno de vida”. 

Bajo el suelo de esta casa playera fue hallada la tumba de un jerarca nazi, Richard Schmidt.
  • ¿Por qué judíos rusos y alemanes nazis llegaron al mismo pueblo?
    Es la gran paradoja que tratamos de dilucidar en el libro. Con Mar del Sud podemos explicar la Argentina: el primer país sudamericano en reconocer al Estado de Israel es también el que recibe a criminales de guerra nazis. Pero en Mar del Sud es más notorio, porque es muy chico y porque además fue una cabecera de playa del espionaje nazi durante la Segunda Guerra Mundial, eso pudimos documentarlo. Como el criminal de guerra Walter Kutschmann, que donaba cámaras de gas para sacrificar perros sin dueño, se refugió en Miramar, el balneario preferido por la comunidad israelita de Buenos Aires. 

Sigue: “¿Por qué los paisanos rusos llegaron a Mar del Sud? La respuesta se la llevó el Barón Hirsch a la tumba. ¿Por qué los nazis estuvieron en Mar del Sud? Porque de Mar del Plata hacia el sur hay un buen calado para que operen naves submarinas, y en el pueblo no había nadie (hay poca gente ahora, imaginá 80 años atrás), tan poca gente como para que el Estado se hiciera el tonto y un colaboracionista comprara una estancia para usarla de aguantadero para los alte kameraden que llegaban de ultramar”. 

Si este verano te vas para Mar del Sud, preguntá por Di Genova. Alguna historia tremenda seguro que te contará.

3

Luis Corbacho en Instagram

Otro libro muy refrescante para estos 40 grados es Yo no quiero ser Ricky Martin (Crónica de un amor), de Luis Corbacho, el director de la revista El Planeta Urbano, cuya vida eventera podés seguir en @luisitocorbacho

Su primer libro fue Mi amado míster B: ahí, en 2006, contaba en clave ficticia su noviazgo real con Jaime Bayly. Ahora, su cuarto libro es, según él mismo escribió en un posteo reciente de Instagram, “[u]na novela muy íntima que habla de amor, de pánicos, de rivotriles, de mi vida en China y de la presión que a veces siento por formar una famila (sí, ¡a los gays también nos pasa!)”.

  • Argumento: “Luis es un periodista que vive entre el glamour de las celebridades, los viajes de trabajo por el mundo, una cuenta de Instagram sacada del mejor manual de influencer y muchos ataques de pánico. Al cumplir los 40 aparece en su vida Julián, un joven y apuesto diplomático, para enamorarlo perdidamente, curar sus males y replantearle su vida entera. Decidido a dejar todo por amor, Luis imagina una vida de casado perfecta hasta que Julián es destinado a China, el covid azota el mundo entero y sus planes se desmoronan de un día para otro”.

Yo no quiero ser Ricky Martin hace un planteo que atraviesa a una generación entera: ¿estar en pareja y tener hijos es la única opción de felicidad?

Cuando la revista Noticias le preguntó a Corbacho si su ex —ese “joven y apuesto diplomático”— le había reprochado algo sobre este libro, él respondió: “Estuvo re conversado, le ofrecí leer el libro y no quiso. Él tenía mucho miedo porque como es diplomático, y dados mis antecedentes (se ríe), pero le expliqué que es sobre mí, no hablo de su psicología, de su vida interior. El que se expone soy yo. A él no lo expongo nada porque lo quiero. A diferencia de mi ex (Jaime Bayly) que sí, yo lo quería destruir” 😱

4

Esther García Llovet

El último hallazgo que me deja hacer hoy la arena es Spanish Beauty, una novela policial de la española Esther García Llovet, que Anagrama publicará en España la semana que viene. Pero ya podés leer acá un fragmento (y, si te gusta, leer el ebook o esperar un poco a que la editen en la Argentina).

Es un libro situado en Benidorm, el balneario español trash en el que los turistas ingleses drogados tatúan pordioseros 😰 o juegan a tirarse del balcón o, como mínimo, tienen sexo con cualquiera que ande por ahí.

Un libro actual, con música de C. Tangana incluida, y dos pasiones ibéricas: la playa del Mediterráneo y el género negro 🇪🇸

  • Escribe García Llovet: “Hay un reflejo verde lima sobre el mar de ácido, son las cinco de la madrugada, esa hora muy chunga de peaje al otro lado. Un cielo electrónico. Las letras: rojas. Cuadradas: Benidorm”.

Gente barata y nuevos ricos, quemaduras de sol y de cigarrillo, secuestros en lancha, fiestas de madrugada y operaciones ilegales en hoteles de segunda, y el mar siempre de fondo como futuro proyecto urbanístico en una historia sobre la redención y la búsqueda del amor en la ciudad más enloquecidamente internacional de todo el Mediterráneo. “Apenas” eso promete García Llovet… y se ve bueno.

¡POSTDATA! Aún estoy recibiendo (de las editoriales) y organizando (para los ganadores) los libros que SIE7E PÁRRAFOS regaló la semana pasada. Si te tocó un libro, ya te avisé por mail. Paciencia, en unos días hacemos la entrega ☺️🙏

Bueno... por ahora lo dejamos acá. Podemos seguir la conversación por mail [[email protected]] o en las redes [@redaccioncomar]. Y también podés contactarme en Twitter [@sinaysinay].

  • Si querés recomendarme libros, autores o temas para tratar, o contarme si leíste algo de lo que mencionamos, ¡adelante!

Nos vemos por ah,
Javier

Recibí SIE7E PÁRRAFOS

Sobre libros y escritores. Todos los martes, por Javier Sinay.

Ver todas las newsletters