La generación del diálogo: jóvenes políticos analizan las elecciones y se preparan para superar la grieta | RED/ACCIÓN

La generación del diálogo: jóvenes políticos analizan las elecciones y se preparan para superar la grieta

Reunidos por RED/ACCIÓN, líderes del Frente de Todos, Juntos por el Cambio y Consenso Federal debatieron sobre la victoria de Alberto Fernández, la gestión de Mauricio Macri y el rol de la oposición. Además, cuentan por qué se ven como una generación política que eleva la vara y puede construir mayores consensos para revertir la desigualdad.

Este contenido contó con participación de lectores y miembros de RED/ACCIÓN

El lunes, un día después de las elecciones generales en las que fue electo presidente Alberto Fernández, recibimos en RED/ACCIÓN a cinco jóvenes líderes de espacios políticos que protagonizaron las elecciones: Frente de Todos, Juntos por el Cambio y Consenso Federal.

Los cinco son estudiantes y graduados de la Escuela de Liderazgo Político del Centro de Investigación y Acción Social (CIAS) un instituto que se propone formar y movilizar una nueva generación de referentes. 

Organizamos este encuentro para que analizaran la elección, el futuro de sus frentes políticos y los desafíos del gobierno que asumirá el próximo de 10 de diciembre. Pero también para que nos hablaran de sus expectativas y de la capacidad que puede tener la próxima generación de dirigente de consensuar políticas a largo plazo y cerrar la grieta. Vinieron:

  • Laura Moses: 25 años, estudiante de Abogacía y coordinadora federal del Observatorio de Género y Diversidad del Instituto Moisés Lebensohn. Milita en Juventud Radical y trabaja junto Martín Lousteau, que acompañó la candidatura de Mauricio Macri por Juntos por el Cambio.
  • Rodrigo Gómez Tortosa: 31 años, abogado y politólogo con una maestría en Estudios Sociales Latinoamericanos. Profesor de la UBA, funcionario del Centro Internacional para la Promoción de los Derechos Humanos de la UNESCO y asesor en el Comité de Desaparición Forzada de Personas de Naciones Unidas. Es militante del Frente de Todos, que encabezó Alberto Fernández.
  • Agustina Rodríguez Biasone: 27 años, abogada y magister en Políticas Públicas, militante del Partido Socialista y vicepresidenta de la Organización Internacional de Jóvenes Socialistas. Actualmente trabaja en el Instituto de Vivienda de la Ciudad y su espacio acompañó la candidatura de Roberto Lavagna, por Consenso Federal.
  • Matías Zalduendo: 32 años, docente y sindicalista. Es secretario de DD.HH. de UTE-CTERA, secretario de Juventud de la CTA de los Trabajadores y vicepresidente del Comité de Jóvenes de la Confederación Sindical de las Américas. Es peronista y militante del Frente de Todos.
  • Flavia Ferrari Inchauspe: 31 años, estudió Filosofía en la Sorbona y tiene una maestría del Instituto de Ciencias Políticas de París. Trabaja en el área de integración socio-económica del Instituto de Vivienda de la Ciudad y es jefa de asesores del ministro de Educación de Provincia de Buenos Aires. Es parte del frente Juntos por el Cambio.
De izquierda a derecha: Flavia Ferrari Inchauspe, Rodrigo Gómez Tortosa, Matías Zalduendo, Agustina Rodríguez Biasone y Laura Moses

¿Cuál fue la razón por la cual la sociedad eligió un cambio de gobierno? Y, ¿cuál es el desafío futuro de sus espacio políticos?

Agustina Rodríguez Biasone (Consenso Federal): El cambio de gestión tiene que ver con el modelo social no inclusivo. Lo que en Chile se manifiesta en la calle, nosotros lo manifestamos en las urnas. El cambio prometido sin un modelo económico inclusivo no alcanza. Eso fue lo determinante de la elección. En cuanto a nuestro rol, nuestro desafío como tercer espacio es renovar el socialismo. 

Laura Moses (Juntos por el Cambio): Comparto la mirada de que lo que determinó el resultado fue multicausal. Creo que hubo un error de diagnóstico del gobierno de Macri en no asumir ciertos datos que empeoraron la economía. La desigualdad social primó frente al proyecto económico del oficialismo. Creo que necesitamos debates amplios. Esa es un poco la responsabilidad que nosotros, desde el radicalismo, aportamos a Juntos por el Cambio. 

Rodrigo Gómez Tortosa (Frente de Todos): La primera respuesta que se me viene a la cabeza al pensar en la causa del resultado de la elección es una frase que me queda del presidente Macri. Él dijo que quería que se evalúe su gestión según dos indicadores: la inflación, que este año creemos que va a ser de 60%, y la pobreza. Por otro lado, me parece que también hay agendas que el gobierno ha corrido, como por ejemplo la de ciencia y técnica, y la de memoria, verdad y justicia.

Matías Zalduendo (Frente de Todos): Creo que es un gobierno que no supo escuchar. Que armó una coalición política que le permitió un triunfo electoral en 2015 ante el pedido de un pueblo que estaba pidiendo un cambio de rumbo pero que se fue cerrando cada vez más. Eso fue un error muy fuerte del macrismo. Por último el desafío de este gobierno, principalmente, creo que es volver a llevar tranquilidad a los argentinos y a las argentinas, lograr una coalición lo más amplia posible y cambiar algunos indicadores de la realidad que queda.

Flavia Ferrari Inchauspe (Juntos por el Cambio): Yendo a la primera pregunta de por qué se da este cambio, creo que se debe a varios factores. Hay uno que tiene una gran implicancia estructural: la pobreza que viene desde hace 70 años. También creo que se da en un contexto en el cual el peronismo generó una adhesión que planteó otro escenario electoral. En cuanto al desafío principal, pienso que es qué representación política queremos y cómo se genera esa escucha. 

Desde las PASO hasta el domingo, las variables económicas y sociales se deterioraron pero Juntos por el Cambio sumó dos millones de votos. ¿Qué explicación le encuentran?

Agustina Rodríguez Biasone: De cada 10 votos, 9 los sumó Macri, y 1 de cada 10, Alberto. De esos 9 de cada 10 había mucha gente que no había votado. Entonces la campaña estuvo, para mí, direccionada a incentivarla. Y después hubo mucha gente que había votado por otras fuerzas intermedias, pero cambió el voto. 

Rodrigo Gómez Tortosa: ¿Vos decís que eso se lo llevó Juntos por el Cambio? 

Agustina Rodríguez Biasone: Sí, yo creo que sí. Creo que para los que tomaron esta instancia como un balotaje, que fue lo que planteó Juntos por el Cambio en la última parte de la campaña, esos votos que no estaban representados en ninguna de las dos opciones principales se inclinaron por el argumento más de centro o en contra de los ocho años previos a estos cuatro. 

Laura Moses: Yo coincido en que hubo muchas personas que no fueron a votar en las PASO, quizás también por una concepción generalizada del votante promedio de pensar que no era la instancia definitoria. También la polarización terminó achicando la brecha y jugando a favor de Juntos por el Cambio.   

Rodrigo Gómez Tortosa: Comparto. El diseño del sistema electoral, las PASO que se vieron como una especie de primera rueda y la elección general que terminó resultando un poco como un balotaje, hizo que se concentraran los votos de otras fuerzas y se terminó jugando una especie de balotaje entre el Frente de Todos y Cambiemos. 

Matías Zalduendo: La estrategia de Juntos por el Cambio fue muy diligente en vivir esta elección como un posible balotaje. Que la derecha se expresara en la calle fue algo novedoso: Macri visitando 30 ciudades y recuperando la cotidianeidad con el vecino como hizo en 2015 fue algo muy inteligente. Creo que Macri agudizó su discurso dando vuelta la campaña del miedo del kirchnerismo: 'Vuelven los chorros, los que se robaron el PBI y la causa de los cuadernos'. La pregunta es: ¿por qué no creció tanto el Frente de Todos? El 47% terminó siendo el piso y al mismo tiempo el techo de Alberto. 

Flavia Ferrari Inchauspe: No creo que todo ese electorado que se sumó se justifique por los que no fueron a votar. Creo que la veníamos contemplando de otra manera a esa identificación, pensábamos que había un techo, pero se corrió por efecto de las marchas y de la escucha. El efecto balotaje extremó posiciones. 

¿La transición puede ser una oportunidad para acercar posiciones y cerrar la grieta? ¿Qué pueden aportar ustedes?

Flavia Ferrari Inchauspe: Creo que somos una nueva generación de políticos y creo que tenemos la visión clara de cerrar la grieta, y este encuentro es un gran ejemplo en ese sentido. 

Matías Zalduendo: La grieta en nuestro país no apareció ahora. Es unitarios y federales, peronistas y antiperonistas. Es algo propio de la construcción del poder político argentino. Pero sí estoy convencido de que estamos ante una oportunidad histórica: hay una generación que nació en democracia. Esto nos ubica con un piso para discutir cuestiones que antes no se habían discutido. Lo que tenemos que construir son diez puntos de consenso básico, más allá de la ideología de cada uno: el hambre, la corrupción, la educación pública, la salud pública, la seguridad.

Rodrigo Gómez Tortosa: Robert Castel tiene un libro que se llama La inseguridad social, donde reflexiona sobre el conflicto. Dice que donde hay conflicto hay capital político. Reflexiona, por ejemplo, sobre la grieta: ¿es una grieta política y/o una grieta social? Me parece que respecto a nuestra generación, nosotros tenemos una vocación de diálogo y un deseo de que la Argentina realmente se convierta en un país más equitativo y con menos pobreza estructural. 

Laura Moses: Respecto a la transición, coincido y celebro que un presidente saliente y uno entrante puedan darse la mano y tener un diálogo, y al mismo tiempo creo que estamos en una situación histórica en la que las juventudes tienen una oportunidad muy importante. Damos debates, por ejemplo, en torno al feminismo y a la crisis climática. Esas son dos temáticas que lograron superar la grieta en la Argentina. Como jóvenes, tenemos muchas responsabilidades y oportunidades. 

Agustina Rodríguez Biasone: Yo encararía la pregunta desde dos miradas distintas: una, la transición, que es importante porque en esta América Latina en crisis tenemos que garantizar las instituciones, que defienden a los más débiles. Por otro lado, somos hijos de la democracia, pero aunque la grieta también existe los fines de semana cuando nos juntamos a comer un asado, igual lo comemos todos juntos. La grieta existe y va a seguir existiendo porque es sana para la democracia. Las generaciones más jóvenes nos están pidiendo respuestas, como Greta Thunberg en la ONU. 

Matías Zalduendo: Yo tengo algo para decir. En el asado de los domingos, vos podés discutir pero la grieta es una construcción del neoliberalismo. Y hay que deconstruirla. No hay que tener miedo al debate: la grieta divide a las sociedades.

Agustina Rodríguez Biasone: Fue el neoliberalismo, pero también el Frente de Todos en 2015 la usó. Puede ser que sea una creación, pero fue utilizada estratégicamente por los dos sectores predominantes. Una estrategia inteligente pero no sana para construir un país, por eso necesitamos una tercera posición.

Rodrigo Gómez Tortosa: A nivel global también está pasando esto del miedo a poder hablar con el que piensa diferente…

Flavia Ferrari Inchauspe: Me parece un muy buen punto eso que marcabas porque da un marco de contexto: una economía que se desacelera a nivel global y que va a tener un impacto muy fuerte en la región hace que la urgencia que tenemos para ocuparnos de los niños en Argentina sea todavía mayor. 

Laura Moses: La grieta es un recurso discursivo para crear pares antagónicos sin nada en el medio. Yo, como radical, siendo parte de lo que fue la coalición de gobierno, veo que es muy fácil decir que son todos lo mismo sin entender que para construir un espacio hay que dar también la lucha desde adentro. Buscando aliados podemos cerrar las polarizaciones. 

Cinco temas que el nuevo gobierno tiene que atender

Para finalizar el encuentro, le pedimos a las y los jóvenes políticos que intentaran llegar a un consenso y escribieran cinco prioridades que deseen que sean tenidas en cuenta en los próximos cuatro años. Esto fue lo anotaron en el pizarrón de nuestra redacción.

Recibí GPS AM

Lo que tenés que saber antes de salir de casa. De lunes a viernes a las 8 am, editado por Iván Weissman y Tristán Rodríguez Loredo.

Ver todas las newsletters


Te necesitamos para seguir cambiando la realidad y hacer un periodismo más participativo.

HACETE MIEMBRO

Combatir el cambio climático a través de la innovación

La única forma de adelantarse a una crisis tan grande como el cambio climático es mediante la innovación tecnológica innovadora en energía limpia y tecnologías bajas en carbono. Y eso, a su vez, requerirá esfuerzos para mitigar los riesgos de inversión para los actores del sector privado, de quienes no se puede esperar que ignoren sus propios resultados.

Rita e Isidoro: cómo salieron de la soledad que sienten muchos adultos mayores

Casi 7 millones de personas tienen 60 años o más en nuestro país y un alto porcentaje de ellos dice sentirse solo. La importancia de las redes de amistad con personas de su edad y la inserción social son fundamentales para cambiar ese sentimiento y vivir una vejez confortable, aseguran.

Alcohol cero: ¿qué lograron las provincias que ya no permiten manejar después de haber tomado alcohol?

La inseguridad vial es la principal causa de muerte entre los jóvenes y el consumo de alcohol uno de los factores que causa más accidentes. Siete provincias y cuatro ciudades ya definieron que no se puede conducir después de haber bebido sin importar cuánto. ¿Lograron bajar las muertes en siniestros? ¿Podría replicarse en todo el país esa restricción?

Violencia y bromas pesadas en el colegio: dos casos actualizan las preguntas en torno a un viejo problema

En un colegio de Zárate un niño le pegó una patada a un compañero que luego murió en el hospital. En El Palomar un alumno apuntó con un arma a un profesor. ¿Cuál es el límite entre la travesura y la violencia? ¿Son los padres o las escuelas los responsables? ¿Debe primar el castigo o la reparación del daño?