Paola Hebe Jelonche: "Los manuales de las escuelas están lejos de haber sido escritos en lenguaje fácil" | RED/ACCIÓN

Paola Hebe Jelonche: "Los manuales de las escuelas están lejos de haber sido escritos en lenguaje fácil"

Que los estudiantes argentinos tienen problemas para entender lo que leen no es nuevo. Según el informe PISA 2018, la mitad de los estudiantes de 15 años tenía un desempeño pobre en lo que se refiere a comprensión de lectura. Ahora, tras un año sin clases presenciales, se prevé que esta falencia se haya profundizado. De ahí la importancia de escribir en lenguaje claro.

Paola Hebe Jelonche / Foto: gentileza Paola Hebe Jelonche

Paola Hebe Jelonche es abogada y fundadora de Visibilia, una organización de la sociedad civil que trabaja para hacer accesible la lectura, la cultura y la información a personas con discapacidad intelectual, dificultades lectoras o cualquiera que quiera leer en lenguaje claro.

En Argentina, según el informe PISA 2018, la mitad de los estudiantes de 15 años tenían un desempeño pobre respecto a entender lo que leían. Pero ahora, tras un año sin clases presenciales, se prevé que esta falencia se haya profundizado. Por eso, es importante que sepamos escribir en lenguaje fácil si queremos que los demás nos entiendan.

—¿Qué es la accesibilidad cognitiva y por qué es importante que se garantice?
—La accesibilidad cognitiva es un puente para llegar al conocimiento, a comprender y, por lo tanto, decidir informado. Tiene que ver con la libertad, con no decidir condicionado por otros. Ahora, para explicar su importancia hay que entender que el conocimiento escrito siempre fue una forma de poder. Entonces, lo que subyace en llevar la palabra escrita a través de la lectura fácil a quienes no acceden a ella es, ni más ni menos, que empoderar acercando la información, la cultura y la educación. Los gobiernos y organizaciones producen mucha información escrita que la gente no entiende. A su vez, hay una enorme parte de la población que no entiende lo que lee y eso significa que no entiende lo que le dice su jefe y pierde el trabajo, no puede seguir correctamente pasos de higiene, etc.

Mencionaste la lectura fácil, ¿qué es?
—Es una metodología de reescritura, de traducción. No es un resumen o interpretación de un texto, sino que es el texto original traducido a la lectura fácil. Y esta metodología se construye sobre dos pilares: el diseño universal y el modelo social de la discapacidad. Diseño universal significa que lo que se hace pueda ser entendido, usado por la mayoría de las personas. El modelo social de la discapacidad, quiere decir, que no se pueden hacer productos para personas con discapacidad sin que ellas participen del proceso y sí o sí de la validación final. Y doy un ejemplo: en una reunión se planteó pasar la tarjeta SUBE a braille y una persona no vidente dijo que agradecía la propuesta, pero a ella lo que más la complicaba era que las máquinas -en los colectivos- estuvieran en distintos lugares.

¿A quiénes les sirven los textos en Lectura Fácil?
—A personas con discapacidad intelectual, personas mayores que han perdido comprensión lectora, inmigrantes, gente con educación precaria, personas con dislexia (5% de la población argentina la tiene), con condición del espectro autista, etc. A nivel mundial, el 30% de la población es analfabeta funcional. Es decir, conocen las letras pero cuando terminan de leer no saben qué leyeron. Seguramente mejoraría su comprensión si lo que leen está traducido a Lectura Fácil. Además, esta dificultad para comprender textos impacta en el desarrollo económico del país. De hecho, el acceso a la lectura es una necesidad social y un derecho reconocido en diversos textos legales nacionales e internacionales. Es más, en Suecia, donde se empezó a trabajar hace más de 50 años en lectura fácil, todas las leyes están en lectura fácil. Y en Alemania, como hay intérpretes de lengua de señas, hay intérpretes de lenguaje fácil.

Ustedes traducen textos y también enseñan a escribir de manera fácil...
—Sí, desde nuestro sitio en Internet pueden acceder a los materiales ya traducidos: desde literatura clásica hasta leyes sobre la violencia contra las mujeres. Porque si con la sanción de leyes se busca ampliar derechos, pero la ley de Violencia de Género está escrita de una manera encriptada, ¿cuál será su impacto? También trabajamos con funcionarios de gobierno. En el Instituto Nacional de la Administración Pública (INAP) colaboramos en un curso de cuatro semanas donde les enseñamos a escribir de manera clara y fácil. Es más, el estado tiene un sitio propio: Derecho Fácil. Y hacemos talleres para docentes y familias. Ahí trabajamos con los manuales de las escuelas y vemos que están lejos de haber sido escrito en lenguaje fácil. Pero después decimos que los estudiantes no entienden. Me atrevo a decir que esta herramienta será fundamental este año porque el 2020 nos dejó a estudiantes que leen mucho menos.

***

Esta entrevista fue publicada originalmente en Reaprender, la newsletter sobre educación que edita Stella Bin. Podés suscribirte en este link.

Podés leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo humano ✊. Bancá un periodismo abierto, participativo y constructivo: sumate como miembro co-responsable.