SUSTENTABLES | Los autos eléctricos llegarán, pero las ciudades serán para las personas | RED/ACCIÓN

SUSTENTABLES | Los autos eléctricos llegarán, pero las ciudades serán para las personas

Ilustración: Pablo Domrose

Pasó una semana de nuestra última newsletter desde Berlín. Pasé de una sorpresiva nieve con temperaturas por debajo de los 10°C en suelo europeo al sol otoñal de las calles porteñas. Pasé de una agenda atípica de trabajo rodeada de colegas de todo el mundo, a la rutina local escribiendo esta newsletter desde casa con mi perra durmiendo sobre mis piernas. La transición supone oportunidades y desafíos constantes. Y hay una transición que particularmente creo nos involucrará a todos en poco tiempo: la de la movilidad.

Pero antes... ¡RED/ACCIÓN festejó ayer su primer año! Como parte de la celebración, queremos saber tu opinión sobre nosotros y te invitamos a que la compartas acá.

Ilustración: Pablo Domrose

1. Autos eléctricos: revolucionarán las ciudades, pero ¡ojo! A hacerlo bien

“Oportunidad”, “tendencia”, “novedad”. Así se refieren a los autos eléctricos en los artículos que encontré en internet.. Y después de estar una semana escuchando, conversando, debatiendo sobre transición energética en Berlín, tuve una primera impresión de que era positivo ver el tema en medios locales. Pero pronto, al leer los artículos, esa percepción cambió.

Analizaban la cuestión de los autos eléctricos desde el punto de vista de su funcionamiento, de su tecnología, de su diferencial técnico, y creyendo que son la solución perfecta al problema. ¡Cuidado! La transición implica asumir muchos más desafíos, y éstas son las conclusiones a las que llegué en diálogo con distintos expertos.

Se habla de pasar de los actuales autos a base de combustibles fósiles a los eléctricos como si de esa forma termináramos con el problema de su contaminación. Lamentablemente, no es así. La transición hacia una movilidad eléctrica es positiva, pero debe ir acompañada de otro aspecto fundamental: el desarrollo de energías renovables.

El verdadero impacto de la movilidad eléctrica estará dado por el hecho de que, cuando enchufemos un auto, la energía no provenga de la quema de petróleo, carbón o de gas; sino de aquella generada por la fuerza del viento o la radiación del sol, es decir, fuentes renovables. Por ejemplo, el estacionamiento de un campus laboral con autos eléctricos que visité en Berlín tenía un techo con paneles solares que almacenaban luego su carga. Eficiencia, sustentabilidad y… ¿coherencia?

La incorporación de los autos eléctricos en las grandes urbes requerirá además de campañas de concientización y educación por la simple razón de que no hacen ruido. Así, la contaminación sonora se presenta como uno de sus beneficios, pero con un desafío: el respeto de las normas de tránsito y la mejor convivencia con peatones y ciclistas.

Varias veces, caminando por las calles del campus alemán, nos tuvieron que indicar que nos corrieramos porque venía un auto eléctrico detrás. Me di vuelta y estaba literalmente atrás mío. Jamás lo escuché, ni lo sentí. ¡Imaginate eso en el medio del microcentro porteño! Hay quienes incluso están trabajando para incorporarle un ruido artificial a las versiones eléctricas, algo que, en ciudades cada vez más sonoras, no necesitamos. La educación para la convivencia en las urbes entre peatones, ciclistas y conductores de autos eléctricos será la clave.

Esto nos lleva a considerar otro elemento: ¿los autos eléctricos resolverán el problema del tráfico en grandes ciudades cada vez más superpobladas? La vicealcaldesa de Ambiente Urbano de Helsinki, Anni Sinnemaki, tiene la respuesta: “Los autos eléctricos son importantes, pero es más importante promover el caminar y andar en bicicleta, y las versiones eléctricas para el transporte público”. La base detrás de sus dichos se encuentra en cuatro palabras de un principio básico: CIUDADES – PARA – LAS – PERSONAS.

2. El principio detrás de todo esto: ciudades para las personas, no para los autos

¿Está mal entonces que se electrifiquen los vehículos? ¡Claro que no! Pero el paradigma de la movilidad sustentable implica priorizar al individuo movilizándose, no al auto trasladándose. Por ello, la otra clave en la transición energética de la movilidad deberá incorporar dos aspectos.

Por un lado, priorizar la electrificación del transporte público, como colectivos. ¿Por qué? Fórmula sencilla: más personas en un solo medio, menos emisiones contaminantes generales. Por otro lado, desalentar el uso del vehículo como propiedad particular y promover su aprovechamiento eléctrico sólo cuando es necesario. Es decir, a partir de los servicios de alquiler. Reemplazar todos los autos actuales por eléctricos no resolverá el problema, lo continuará bajo otra tecnología. El auto verá su transición no sólo a nivel técnico sino también de uso.

¿Estoy describiendo un futuro de ciencia ficción? No. Esto ya ocurre en el presente, no sólo en grandes capitales europeas, sino también en algunas ciudades latinoamericanas. La transición está ante nuestros ojos, el desafío será que la revolución sea lo suficientemente eficiente y sustentable para que nos permita evolucionar en la satisfacción de nuestras necesidades cuidando el ambiente.

Fue una mujer la que comenzó a visibilizar, promover y hasta luchar por este principio de “ciudades para las personas”: la urbanista canadiense Jane Jacobs. A ella se rinde homenaje en su cumpleaños en el mes de mayo de la manera que más le hubiera gustado: caminando la ciudad, redescubriendo las calles paso a paso, resignificando nuestro rol como peatones, ciudadanos, personas en ciudades. En Argentina, la iniciativa Urbanismo Vivo ya comenzó a organizar la versión local del Festival de Caminatas. Podés conocer más detalles y agendarte para participar  aquí.

3. El cambio climático y una científica argentina que lo estudia y lo difunde en redes sociales

Y si de mujeres que hacen historia se trata, debo reconocer que disfruto la sección 100 Mujeres de RED/ACCIÓN como lectora, como argentina y como mujer. La semana pasada hice mi primera contribución a ese espacio visibilizando a una de las científicas argentinas que no sólo más sabe de cambio climático sino que también mejor lo comunica: Carolina Vera.

El “detrás de escena” de esa nota implicó coordinar agendas con una persona que viaja constantemente y con quien, de hecho, nos reunimos un día anterior a una de sus experiencias laborales por el mundo. Nos juntamos en un café con un significado especial para su familia y conversamos.

Detrás de los datos duros, las alarmas por el estado del planeta y la urgencia de acción, hay personas cuyo trabajo no sólo tiene un aporte en el presente sino que podrá marcar las consecuencias de nuestras actividades a futuro. Y detrás de todos esos científicos hombres a los que se suele entrevistar en los artículos, hay científicas mujeres que hacen sentir su voz. Aquí pueden conocer más sobre Carolina.  

4.  El primer Biosistema Urbano y en la Villa 15

Mejorar las prácticas ambientales y la calidad de vida de quienes transitan a diario por la organización y comedor comunitario En-Haccore. Dos objetivos ambiciosos, pero posibles gracias al trabajo en equipo, incluyendo sector público, organizaciones de la sociedad civil y los propios vecinos del barrio de la Villa 15, en ciudad de Buenos Aires .

¿Cómo? A través del diseño e implementación del primer Biosistema Urbano: una propuesta circular que combina tecnologías con acciones de sensibilización y capacitación para reciclar, aprovechar la luz solar, cultivar alimentos, entre otras acciones. Pero no quiero agregar más palabras, este video del Capítulo Argentino del Club de Roma explica a la perfección el impacto de la iniciativa en la voz de (todos) sus protagonistas.

El Capítulo mencionado dedica parte de su labor en el país a brindar soluciones a la problemática de acceso al agua, un tema que obliga a considerar las 25 enfermedades que existen en el mundo relacionadas a ella. ¿Qué ocurre en Argentina al respecto? ¿Qué se está haciendo para dar una solución? Podrás encontrar las respuestas a estos y otros interrogantes en este informe de Stella Bin para RED/ACCIÓN.

5. ¡Basta de maltrato animal! La lucha sigue

Más veo a mi perra con sus 15 años llena de amor constante, menos entiendo al ser humano que daña, abandona, maltrata. Pero es una realidad que existe y sobre la cual es necesario que se tomen medidas. Por ello, se está trabajando en diferentes proyectos en la Cámara de Diputados de nuestro país para reformular la Ley 14.346 sobre maltrato animal. Los objetivos: agiornarla a los delitos actuales, ampliar las penas y abarcar más acciones en pos de la protección animal.

La semana pasada se realizó un segundo encuentro de debate y entre otros expositores, la modelo, actriz y activista Liz Solari, consideró que “la humanidad tiene una deuda con el reino animal”. Podés conocer más sobre esta las presentaciones y la iniciativa en esta nota en Infobae.

6. Tres documentales para el Día de la Tierra

En la primera edición de SUSTENTABLES de este 2019 te anticipé la temática elegida para el Día de la Tierra: “Proteger a nuestras especies”. La cita llegó y será el próximo lunes 22 de abril. Para celebrarlo, te recomiendo tres documentales que hacen de nuestro hermoso planeta Tierra -y las increíbles especies que lo habitan- su protagonista, su narrativa y su producción perfecta.

  1. “Hogar” (Home). Una obra de arte del fotógrafo francés Yann Arthus-Bertrand. Como dice la frase que acompaña, en este documental podemos conocer a “la tierra vista desde el cielo”, a través de imágenes impactantes que nos invitan a disfrutar de su belleza y a responsabilizarnos por su cuidado. El plus: el filme se estrenó en 2009 en todo el mundo y en múltiples plataformas porque el objetivo era llegar a más gente para concientizar. ¿Dónde verla? Entre varias opciones, YouTube.
  2. “Terra”. Siguiendo bajo la lente de Arthus-Bertrand, este filme es una invitación a volver a comprender la vida en la Tierra en todas sus formas y despertar conciencia sobre la urgencia de reconectarse con ella armoniosamente. El plus: la fotografía que impacta, informa, maravilla y preocupa a la vez. ¿Dónde verla? En Netflix.
  3. “Nuestro Planeta” (Our Planet). La más reciente serie documental sobre la cual conversamos hace unas semanas. Ocho capítulos que recorren las maravillas del mundo natural tras un trabajo de producción de cuatro años alrededor de 50 países, y que visibilizan el negativo impacto de nuestras acciones. El plus: se estrenó este mes por lo que proporciona datos de actualidad. ¿Dónde verla? En Netflix.

7. Ser sustentables: y disfrutar las ciudades en bicicleta 🙂  

Más que tener cuidado al cruzar la calle por los autos, estos días en Berlín la convivencia se hacía imperiosa con las bicicletas. De todos los diseños, de todos los tamaños, con apliques especiales para llevar a niños (y hasta mascotas). Ésta como otras ciudades europeas, e incluso de otros continentes (como Hiroshima en Japón), me demostraron el poder de la movilidad sustentable en su máxima expresión: buena para la salud del planeta, buena para la propia salud.

Allí cuando las distancias del recorrido nos los permitan, siempre recomiendo elegir la bicicleta. No sólo es el medio más amigable con el ambiente, sino que además te ofrece la oportunidad de percibir con otros ojos esa misma ciudad que recorrés a diario. Como dice el cartel en una de las bicicletas alemanas “Incrementa tu `huella de bicicleta´ en el mundo”.

Luego de una infancia en dos ruedas en el oeste bonaerense, soy de usar la bici para ir a reuniones, hacer compras o pasear en la ciudad de Buenos Aires. Intento buscar previamente el mejor camino para ir por bicisenda. Vos, ¿elegís este medio de transporte en tu ciudad? ¿Es fácil movilizarse en dos ruedas allí? ¿Cómo es la convivencia con los peatones y automovilistas?   

Hace unos años pensar en cargadores eléctricos, sin combustibles fósiles, era la escena perfecta de una historia de ciencia ficción. Hoy en 2019 pude tomarme esta foto con dos cargadores distintos en el estacionamiento del Campus EUREF, donde trabajan grandes empresas y otras emergentes en Berlín. La transición es una realidad. Contamos con la tecnología disponible para ello. Sólo hace falta acelerar los procesos para actuar con ambición y urgencia ante el cambio climático.

Más allá del rol del sector público para garantizar la acción política y el marco legislativo, así como del sector privado para el desarrollo de la infraestructura y las inversiones financieras, cada uno de nosotros cumple un rol fundamental como ciudadanos a la hora de elegir cómo movernos: más andar en bici, más caminar, más usar el transporte público, más desvincularse del auto propio y compartir viajes o alquilar. En un futuro no muy lejano donde los autos eléctricos sean la norma y no la excepción (en cantidades y con usos eficientes), creo que repetiré en mi mente la frase que llevo en una “patente” en mi bicicleta: - motor, + amor.

Ayer RED/ACCIÓN cumplió un año haciendo periodismo humano! Un motivo para celebrar la existencia de una newsletter como SUSTENTABLES. Una oportunidad para conocer qué más te gustaría saber, recibir o participar en relación con temáticas de sustentabilidad y cambio climático. Te leo!

Abrazo cibernético hasta la próxima semana!

Tais

Recibí SUSTENTABLES

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters

Hacete miembro y ayudanos a sostener nuestro Periodismo Humano.

QUIERO SER MIEMBRO

¿Debemos preocuparnos por las brechas de ingreso en la sociedad o entre países?

El surgimiento del populismo en todo Occidente ha sido impulsado en parte por un choque entre los objetivos de equidad en los países ricos y los niveles de vida más altos en los países pobres. Sin embargo, las políticas de economía avanzada que enfatizan la equidad doméstica no necesitan ser perjudiciales para los pobres del mundo, incluso en el comercio internacional.

Educación

Intervención: Pablo Domrose

Dónde buscan información sobre sexualidad y métodos anticonceptivos los adolescentes argentinos

Los amigos, Google y las redes sociales son sus principales fuentes de información. Los profesionales de la salud y la escuela, que a través de ESI debería incorporar la temática a sus contenidos, aún no cumplen ese rol.