Tres historias | RED/ACCIÓN

Tres historias

Un joven que, para dar plasma, quiere averiguar si estuvo contagiado de coronavirus; la maravillosa ausencia de donantes de sangre, que se quedan en casa pero están ansiosos por volver; y la alegría que produce el encuentro de un niño perdido. Pequeños capítulos del tiempo presente.

¡Hola! Hoy quiero detenerme en algunas vivencias breves que llaman a la reflexión en tiempos de coronavirus. Son cosas cotidianas que me sorprendieron en estos meses: por debajo de la gran épica que estamos viviendo hay miles de épicas más pequeñas.


Compartí esta newsletter o suscribite

1

I

Me escribe un chico de unos 20 años. Me dice:

−Hola, Juan, quería hacerte una consulta. En mi casa somos cuatro, y tres tuvieron coronavirus: mi hermano, mi papá y mi mamá. A ellos les hicieron el hisopado y a mí no porque nunca tuve síntomas.
−¿Cuánto hace que pasó esto?
−Un mes.
−Pero... si ya pasó un mes y están tranquilos los cuatro, ¿cuál es tu preocupación?
−No, no... Es que yo quisiera saber si tuve o no tuve coronavirus...
−Bueno, pero igual ya pasó, no te preocupes.
−No, no. Es que yo quiero hacerme el análisis porque en realidad yo quiero donar plasma. Ojalá yo haya tenido coronavirus.

II

Cuando empezaba la cuarentena, nos llamaron de muchos bancos de sangre, de muchos hospitales y clínicas. “No hay dadores de sangre”, nos decían. Según el lugar, se habían reducido hasta en un 80%. Qué curioso, porque los hospitales estaban preparados.

¿Cuál sería la razón? La primera era obvia: la consigna era quedarse en casa. La segunda era que las personas que siempre dan sangre se cuidaban de contagiarse, pero no solo por ellas sino para poder seguir donando sangre.

¡Maravilloso déficit de dadores por una razón llena de solidaridad!

III

Otra conversación por chat.

−Hola, Juan, te mando esta foto de este chiquito que está perdido. Estamos muy preocupados... −y llega la foto por WhatsApp.
−Pero este chiquito es una historia del año 2003...
−¿Entonces no está perdido?
−No.
−¿Entonces es mentira esta búsqueda? ¿No es cierto que está perdido?
−No es cierto.
−¡Entonces hay un chico que está en su casa y que no está perdido! ¡Gracias! ¡Un abrazo, Juan!

Tres historias solidarias, simples, en tiempos de pandemia.

Podés leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo humano ✊. Bancá un periodismo abierto, participativo y constructivo: sumate como miembro co-responsable.

2

Lea Enriqueta Llanos de Machado en su juventud. Imagen: Infobae.com

Una mujer centenaria vence al virus. Lea Enriqueta Llanos de Machado tiene 100 años (los cumplió, aislada, el 17 de abril pasado) y acaba de recuperarse de covid-19. Según Infobae, su hija desconoce por dónde se filtró el virus: el único que salía dos veces por semana era su marido (el de la hija), que trabaja como administrativo en la morgue judicial. Como sea, la hija, el esposo, dos nietos y Lea dieron hisopados positivos.

Ahora su hija, la cantante Marilí Machado, prepara, por idea de Lea, un show vía streaming en Remates Mágicos, una plataforma de recaudación online a beneficio de causas sociales. El viernes 11 de septiembre a las 20:00 hs cantará y lo recaudado será para la Cruz Roja Argentina. Habrá tango, folclore, rock nacional.

3

#FríoCero. Si ves una persona en situación de calle, sufriendo el frío de este invierno, avisá a estos números para que sea asistida:

4

Pacientes unidas. Silvia Fernández Barrio, Liliana Tieri, Roberta Anido de Pena, Edith Grynszpancholc y Luciana Escati Peñaloza son cinco mujeres que se juntaron –desde las asociaciones de pacientes que crearon– para que quienes tienen enfermedades graves, raras o poco conocidas consigan un diagnóstico temprano, tratamiento y medicación. Crearon #Consecuencias.

“Cuando el burócrata de turno retrasa o niega un tratamiento”, dijeron en una presentación por Zoom. “Somos las personas las que pagamos las consecuencias, cuando la obra social o la prepaga demora o busca excusas para no cubrir medicamentos o estudios clínicos, es a nuestros hijos, a nuestros padres y madres, a nuestros cónyuges o a nosotras a quienes nos operan, nos internan o nos hacen querer dejar de vivir y cuando se justifican tirando la pelota para otro lado, cuando la culpa es siempre de otro que nunca aparece o cuando nadie es responsable, es a nuestras familias a las que impactan con crueldad”.

Mirá el video:

Reinventamos la home de redaccion.com.ar ¿ya la conocés? La nueva experiencia en el sitio de RED/ACCIÓN busca ofrecer una experiencia más interactiva y simple a la hora de informarse y, al mismo tiempo, facilitar el compromiso ciudadano. Al final, vas a encontrar un espacio para decirnos qué te pareció (y ayudarnos a seguir mejorándola).

  • Vimos que la comunidad de lectores de RED/ACCIÓN comparte una característica: son ciudadanos comprometidos, activos en la búsqueda de una sociedad más tolerante e inclusiva. Una de las preguntas clave que busca responder esta nueva experiencia es ¿cómo puede RED/ACCIÓN ayudarlos en esa tarea?

5

La luna y Marte vistos desde Villa María. Sergio Scauso, un profesor de astronomía de la Tecnoteca Municipal de Villa María, Córdoba, fotografió a la luna y a Marte con su propio telescopio reflector de 200 milímetros de diámetro, desde su casa, y subió la imagen a Facebook. Algunos días más tarde, se sorprendió porque la NASA la publicó en “Astronomy Picture of the Day”, un sitio web de la Agencia y de la Universidad Tecnológica de Michigan.

“¿La luna bloquea alguna vez a Marte?”, se lee en la descripción de la foto, en el sitio web. “Sí, la Luna ocasionalmente se mueve frente a todos los planetas del Sistema Solar. El domingo pasado, como se ve desde algunos lugares de América del Sur, una Luna gibosa menguante eclipsó a Marte”. Ahora, concejales de Villa María presentaron un proyecto para declarar un reconocimiento a Sergio Scauso.

Cuídate mucho, cuidalas mucho, cuidalos mucho.
Te mandamos un abrazo.

Juan.

Recibí Oxígeno

Una mirada constructiva que busca cambiar la realidad. Por Juan Carr

Ver todas las newsletters

EN PROFUNDIDAD