El desafío de volver a la escuela en 2021 | RED/ACCIÓN

La docente que en Instagram desafía a los chicos a volver a clases: "Lo académico importa, pero hoy hay que enfatizar lo humano"

 Una iniciativa de Dircoms + RED/ACCION

Agustina Gonda publicó un video en la red social y busca 20.000 likes para incentivar a sus estudiantes a que regresen a las aulas. En esta breve entrevista, destaca el rol que deben tener sus colegas en esta etapa: "Debemos unificar criterios sobre paciencia, empatía y acompañamiento. Es un volver a empezar".

Foto del rostro de la docente Agustina Gonda.

Agustina Gonda es docente de Educación Artística, diplomada en ESI y actriz de teatro musical. Enseña en una escuela de Beccar, del partido bonaerense de San Isidro. Ella participa en un programa estatal llamado Acompañar Trayectorias de Revinculación (ATR), mediante el cual se intenta que los estudiantes que dejaron la escuela y aún no volvieron regresen. En este marco, ella los desafío mediante un video que publicó en Instagram: ellos le "pidieron" 20.000 likes para "ponerse las pilas".

—¿Cómo viste a los estudiantes desvinculados cuando los contactaste?
—El programa es un trabajo interdisciplinario, en el que participan también otros docentes y personal de la escuela. A mí me tocó contactar a un grupo de estudiantes y darles clases de apoyo para que pudieran acreditar las materias que tenían pendientes. Hice contacto con ellos, me presenté, les conté mis objetivos. La escuela es de clase media a baja. Los estudiantes que me fueron asignados no tienen carencia económica extrema, sino que el diagnóstico va por el lado de lo emocional. Lo que dificulta es que ellos puedan volver a la presencialidad es el golpe emocional que la pandemia les trajo. Es cierto que lo económico influye, pero haberse desvinculado de la presencialidad, de compañeros, ritmo escolar y demás es lo que más destaco. En general, no te dicen “estoy mal”, pero si les preguntás por qué no pudiste acreditar las materias dicen “no tenía ganas” o que se les dificultaba concentrarse. La incertidumbre de lo que iba a pasar los desanimó, son jóvenes de 15-16 años. Un joven dijo que “la sociedad está remal, no se puede cambiar”. Y creo que un adolescente no puede tener esa mirada desesperanzada.

—¿Por qué se te ocurrió este tipo de desafío?
—Uso mucho las redes en mi vida personal, también soy profesora de danza. Busco fusionar mi vida artística con la docente. Me gusta apelar a recursos más disruptivos. Es un lenguaje que los interpela, que lo conocen. Que es familiar. Es como que los hace pensar que los profes no somos tan lejanos a su realidad, que conocemos las herramientas que usan. Como los noté dubitativos sobre si querían o no terminar la escuela o aprobar las materias, les pregunté cuántos likes de apoyo necesitan para ponerse las pilas. Se rieron, dijeron 20.000 y pensaron: “no llega nunca”. Pero luego les llamó la atención, porque este tipo de movidas la sentían como algo ajeno, como que es para famosos. Pero pegó y se volvió una apuesta por la educación, por la vuelta a la escuela en general. Y esto es porque se trata de una realidad que enfrentan muchos estudiantes y docentes.

—¿Qué crees que tienen que considerar los docentes para abordar a estudiantes que reconecten?
—Creo, desde lo personal, que, si bien es muy importante el contenido, en esta ocasión son fundamentales la tolerancia, la paciencia y la empatía. Te das cuenta cuando a alguien le cuesta. Si realmente están interesados en terminar la escuela, hay que acompañarlos para que puedan tener proyectos de vida. Creo que tenemos que trabajar como equipo, debemos tener criterios unificados sobre paciencia, empatía, acompañamiento. Es un volver a empezar. Si bien hay contenidos específicos sobre lo académico que se pierden, hay que enfatizar lo humano, el afecto.

***

Esta entrevista fue publicada originalmente en Oxígeno, la newsletter que escribe Juan Carr. Podés suscribirte en este link.

Podés leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo humano ✊. Bancá un periodismo abierto, participativo y constructivo: sumate como miembro co-responsable.