3 preguntas al economista Pablo Cortínez, especialista en finanzas sustentables | RED/ACCIÓN

3 preguntas al economista Pablo Cortínez, especialista en finanzas sustentables

El Coordinador de Negocios y Ambiente de Fundación Vida Silvestre Argentina habla sobre las iniciativas bancarias que promueven el cuidado ambiental y el desarrollo social. Además, evalúa el presente de los bonos verdes, sociales y sostenibles; y los desafíos de la Argentina en tema de finanzas sostenibles.

¿Qué estrategias de finanzas sostenibles te parecen interesantes en la industria bancaria de la región?
—En materia de finanzas sostenibles se destacan Brasil, México y Colombia. Los pioneros fueron los bancos brasileros a través de Febraban (la asociación de bancos de ese país). Por el lado del mercado de capitales, Brasil fue uno de los primeros en tener guidelines para Bonos Verdes, algo que Argentina lanzó recién el año pasado. Otro caso interesante es el de Colombia, que cuenta con su Protocolo Verde desde 2012. En Argentina, cuando diseñamos el Protocolo de Finanzas Sostenibles, evaluamos las experiencias existentes y las adaptamos a la realidad local.

¿Qué tipo de bonos deberían crecer durante este contexto?
—Los Bonos Verdes surgieron en 2007. A partir de 2012 tuvieron un rally alcista muy pronunciado. Estados Unidos, China, Alemania y Francia han sido los países líderes en emisiones. Sin embargo, el reinado de los Bonos Verdes podría verse amenazado por el crecimiento que ya venían teniendo sus ‘primos hermanos’: los Bonos Sociales y los Bonos Sostenibles (estos últimos son un mix entre Bonos Verdes y Bonos Sociales). En 2018 en todo el mundo se emitieron Bonos Sociales y Sostenibles por un total de USD 35.000 millones, representando 17% del total de este tipo de instrumentos. En 2019 treparon al 26%. Esta tendencia se potenció con la pandemia, y mi visión es que continuará.

¿Cuáles son los principales desafíos que enfrentan las finanzas sostenibles en el país?
—Argentina comenzó de muy abajo, aun comparado con economías similares o aun más pequeñas de la región. Los bancos de Argentina ya venían trabajando muy bien en cuanto a medidas de sostenibilidad hacia adentro. La gran asignatura pendiente radica en lo que se llama la huella indirecta, donde estamos poniendo la mayor energía. Llegar hasta este lugar, con un protocolo que ya tiene 19 bancos adheridos (en conjunto tienen un market share del 80%) ha sido un camino largo.

Este contenido fue publicado originalmente en Otra Economía, la newsletter sobre economía circular, inclusiva y de triple impacto que edita Florencia Tuchin. Podés suscribirte en este link.

¡Te invitamos a conocer la nueva experiencia en redaccion.com.ar! En 3 minutos podés informarte de manera interactiva, asomarte a los temas que más te interesen y encontrar formas de activar tu compromiso social. Al final, esperamos tu feedback 💪.

Sumate para construir juntos un periodismo que no solo sirva para contar el mundo, sino también para cambiarlo ✊🏼

¡QUIERO SER CO-RESPONSABLE!