Economía centennial: sueños y frustraciones de una generación a la que le cuesta imaginar su futuro | RED/ACCIÓN

Economía centennial: sueños y frustraciones de una generación a la que le cuesta imaginar su futuro

Sienten que la pandemia y la crisis económica derrumba sus ambiciones profesionales y los sueños de tener una casa propia. Más de dos mil jóvenes lectores y seguidores de RED/ACCIÓN nos compartieron sus preocupaciones. Dos economistas, una psicóloga y el secretario nacional de Política Económica los aconsejan sobre cómo superarlas.

Intervención: Pablo Domrose

Este contenido contó con participación de lectores de RED/ACCIÓN

“Iba a independizarme a principios del año que viene, pero por la pandemia tuve que dar una mano con el alquiler, las expensas y la compra de comida que hace mi mamá, con quien vivo junto a mi hermana de 10. Tengo cero ahorros. Y pienso, ¿vale la pena trabajar para pagar el alquiler y expensas si ese departamento nunca será mío?”, se pregunta Sol.

“Nunca tener casa propia, no tener trabajo estable, no poder trabajar en lo que estoy estudiando”, enumera desanimado Nico.

“Siempre he soñado con ser feliz haciendo lo que me gusta, pero con todo lo que vivimos ahora se complica cada vez más… Tengo miedo a fracasar, no ser feliz; no encontrar el trabajo de mis sueños y por ende a no poder tener un sustento económico”, se confiesa Tatiana.

Estos tres comentarios son parte de las más de 2000 respuestas que recibimos a una serie de preguntas que hicimos desde RED/ACCIÓN para escuchar, y aprender, acerca de los sueños, ambiciones y frustraciones de centennials en tiempos de coronavirus, y algunos millennials. Es decir adolescentes y jóvenes de menos de 30 años.

Es una generación a la que le cuesta imaginar un futuro.

Son nativos digitales que están arrancando en el mundo laboral en medio de una crisis de proporciones históricas y que sienten que la pandemia les roba sus ambiciones profesionales, la posibilidad de independizarse y los sueños de tener una casa propia. Aunque, cabe destacar, 6 de cada 10 son optimistas de que eventualmente cumplirán sus sueños y lograrán sus objetivos,

Lo que nos contaron

Cuando los consultamos desde nuestro Instagram, quisimos que nos contaran sus preocupaciones, saber si están pasando por una crisis, cuál era su mayor prioridad, cuáles son sus temores más grandes y si creían que van a alcanzar sus objetivos económicos.

Para participar tenían que ser menores de 30. Para nuestra sorpresa más de 2000 de ustedes participaron y respondieron nuestras preguntas. El dato más contundente: 9 de cada 10 dijeron que estaban pasando por una crisis.

Mientras que 6 de cada 10 confiaron que su mayor prioridad es independizarse y poder vivir solo. En menor medida, otros priorizan poder ayudar a su familia, ahorrar para la vejez y poder financiarse un viaje. Varios mencionaron ambiciones de emprender.

Por lejos, su mayor temor es no poder encontrar trabajo, seguido por no tener capacidad de ahorro y no poder tener casa propia. También les preocupa, pero en menor grado, la vejez y la situación económica de su familia.

Testimonios de nuestros lectores en Instagram.

En RED/ACCIÓN hablamos con dos economistas; el secretario de Política Económica de la Nación, Haroldo Montagu; y una psicóloga. Todos reconocen lo difícil que ven su futuro económico, pero tienen consejos sobre cómo superar sus frustraciones y recuperar el optimismo natural de los jóvenes.

“Vivir en la Argentina es parecido a una montaña rusa: te asustás con todos los movimientos y sus velocidades, pero siempre terminamos en el mismo lugar. Así, nuestra generación está por cumplir una década en la que no solo la economía no crece, sino que además este año caeremos a niveles parecidos a los del 2008”, dice Santiago Bulat, un economista millennial que sigue con atención el fenómeno de la economía de las generaciones jóvenes.

Bulat dice que no todo es oscuridad. “Creo que lo primero que hay que saber es que es un camino que será largo pero los que aprendamos a surfear está ola seremos los más preparados. La clave va estar siempre en estudiar y aprender a organizarnos de la mejor manera, escuchando a quienes más saben”.

Y tiene este consejo para los de su generación que lo están pasando mal: “Ninguna de las preocupaciones anteriores va a ser imposible de alcanzar. Pero el primer paso va a ser saber que el contexto no nos ayuda, tendremos que ser nosotros los que aprendamos a ahorrar, administrarnos y superarnos profesionalmente. Negar la realidad sería un error igual de grave que no hacer nada para cambiarlo”.

En búsqueda de trabajo y un buen ingreso

  • “El mayor miedo es no encontrar trabajo. A muchas amigas y a mí nos pasa lo mismo”, asegura Lucía.
  • “Piden experiencia en un trabajo y estoy recién empezando. ¿Cómo quieren que la consiga? Dame un oportunidad”, pide Ailín.
  • “Con la situación del país siento que nunca le van a dar prioridad a los jóvenes en el laburo”, pronostica Camila

Las ansiedades laborales de los centennials argentinos siguen un patrón global. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) dice que los jóvenes son los que más están padeciendo las consecuencias sociales y económicas de la pandemia, y corren el riesgo de tener que seguir haciendo frente a los efectos de la misma a lo largo de toda su vida laboral, y de pasar a constituir una “generación de confinamiento”.

Una encuesta publicada esta semana por Unicef reveló que uno de cada tres adolescentes en la Argentina presenta algún sentimiento negativo, ya sea angustia, miedo o depresión.

El INDEC reveló hace unos días que en el primer trimestre del año la desocupación golpeó con particular dureza a los jóvenes de entre 14 y 29 años. Entre las mujeres de ese rango etario, la tasa de desempleo se elevó al 24 %, más del doble del promedio nacional. Mientras que entre los hombres al 18,5 %, también muy por encima de la tasa del total de la población, que subió a 10,4%.

Testimonios de nuestros lectores en Instagram.

El secretario nacional de Política Económica, Haroldo Montagu, dice que el Estado tiene un rol que jugar para ayudar a los jóvenes a cumplir sus sueños.

"El estado, en última instancia, debe ser el árbitro de todas esas inquietudes. Si el estado se desliga de esas responsabilidades vitales para los habitantes, sin duda que muchos de esos miedos (justificadamente fundados) podrán concretarse", explica en una conversación por WhatsApp.

Montagu reconoce que la pandemia que estamos viviendo “adelantó alguna de esas preocupaciones al verse limitados… por verse imposibilitado de hacer teletrabajo, ya sea por no poder contar con los medios digitales para realizar ese teletrabajo”.

Cande Botto, coordinadora en Economía Feminista, dice que los centennials tienen razón en estar preocupados. “Vemos que los grupos poblacionales más afectados son los menores de 29 años, que ronda en un 20% de desocupación… y la tasa femenina es mucho mayor. Entonces ese miedo a no conseguir trabajo se corresponde con un mercado laboral que no los está absorbiendo. Y esto no es solo un problema de la Argentina. Hay menos trabajos disponibles y una precarización de los trabajos (uberización de la economía) donde no hay derechos laborales”.

El sueño truncado de la casa propia o vivir solo

  • “Nos tocó ser la generación que va a alquilar toda la vida. La capacidad de ahorro es casi nula”, se resigna Martín.
  • “Tengo 2 trabajos para poder ahorrar el 20% para un crédito hipotecario y vivir", cuenta Candelaria.
  • “Trabajo desde los 18. Tengo un master y soy abogada, pero no llego a ahorrar para una casa propia”, afirma Luz.

Tener casa propia o ganar los suficiente para poder alquilar e independizarse es la segunda mayor preocupación de los centennials: 6 de cada 10 jóvenes de la comunidad de RED/ACCIÓN le dan casi la misma importancia que a sus ambiciones laborales.

Es un sueño difícil de hacer realidad. En la Argentina se estima que actualmente alrededor del 60 % de las personas es dueño de la casa o departamente en el que vive, una tasa que viene a la baja en los últimos 30 años, cuando rondaba en 77 %. Al mismo tiempo, los alquileres se han disparado en relación a la capacidad de ingreso de la gente.

Cande Botto, de Economía Feminista, también destaca la dificultad de alcanzar la casa propia:

A pesar de que el contexto es menos amigable, los jóvenes son conscientes de la necesidad de ahorrar pero sienten que es un objetivo imposible de lograr en las actuales circunstancias.

Camila Morbelli es una psicóloga centennial que hace terapia gratis en cuarentena y se especializa en terapia cognitiva y orientación vocacional.

Dice que los jóvenes sienten que hay una distancia demasiado grande entre las aspiraciones profesionales y las oportunidades que ofrece el mercado laboral y eso genera sentimientos de angustia, desmotivación y frustración constante. "La sensación general es que resulta muy difícil conseguir un desarrollo profesional que de un sustento económico para alcanzar las mínimas metas de autonomía, como mudarse de la casa de los padres".

Morbelli tiene herramientas que le sugiere a los jóvenes para sacarse la angustia: planes realistas y metas alcanzables a corto y mediano plazo. "La idea es planificar a dónde se quiere llegar haciendo foco en los pasos intermedios para alcanzarlo y de esa manera atenuar la angustia que aparece cuando se observa una distancia tan grande entre el lugar en donde se está y el objetivo final”.

Jubilaciones y planes a futuro

  • “Tengo miedo de que la vida cotidiana me lleve por delante y no poder viajar y ahorrar”, cuenta Pedro.
  • “Me preocupa mucho ser mucho más grande y no haber cumplido lo que quería”, dice Giulia.
  • “Me preocupa no tener una buena jubilación que me permita pagar mi obra social”, remarca Caro.
  • “Como tener hijxs si ni siquiera tengo casa (o depto) propia”, advierte Fer.

Los millennials y centennials son el mayor segmento de la fuerza laboral. Vivirán más, trabajarán más tiempo y cambiarán de trabajo con mayor frecuencia que las generaciones anteriores, según los datos de la consultora Mercer.

Y ellos lo tienen claro y es por eso que tienen expectativas más bajas con respecto a las pensiones provistas por el Estado. Eso les hace tomar mayor conciencia de la necesidad de ahorrar para complementar sus ingresos a futuro. También les frustra que al no poder acceder a buenos trabajos ni ahorrar, no pueden viajar o arriesgarse a emprender.

Casi la mitad de los que respondieron a nuestras preguntas dijo no tener capacidad de ahorro para poder viajar o para la vejez. Esos son sus principales temores.

Cande Botto, de Economía Feminista, dice que la realidad es que “muchas veces se dice que los millennials no tienen ambiciones o compromisos necesarios como para tener una casa propia, un auto o los sueños de la realidad anterior, pero la verdad es que tampoco tienen las oportunidades. Y en ese sentido tienen una aceptación de que no va a ser posible llegar a lo que llegaron sus padres. Es una adaptación generacional hacia un sistema que es cada vez más desigual”.

El eterno optimismo de los jóvenes

A pesar de sus angustias y frustraciones, los centennials son optimistas. El 60 % de los que respondieron a nuestra encuesta cree que eventualmente alcanzará sus objetivos y cumplirán con sus ambiciones.

Montagu, el secretario de Política Económica del Ministerio de Economía, dice que el Gobierno debe ponerlos en el centro de su agenda.

Y Camila Morbelli, la psicóloga centennial, señala que es importante generar empatía en la sociedad frente a esta generación que ve con una cantidad enorme de presiones y desafíos para cumplir sus sueños. “Considero que es fundamental para los jóvenes profesionales intentar desarrollar una perspectiva de realismo optimista en donde se puedan proyectar en un futuro de autonomía alcanzable. Es importante ajustar las expectativas que se tienen a las posibilidades reales y a partir de ahí planificar, emprender, proyectar y reconocer tanto los errores como los logros personales”, explica.

Hay un viejo dicho que dice que “las cosas nunca son tan malas como parecen, ni tan buenas como uno desearía que fueran”. Sería bueno que los jóvenes lo recordarán para sentirse menos frustrado. La actual crisis, como las previas, también eventualmente pasará.

Recibí GPS PM

Lo que tenés que entender cuando volvés a casa. De lunes a viernes a las 7 pm, por Iván Weissman.

Ver todas las newsletters

Sumate para construir juntos un periodismo que no solo sirva para contar el mundo, sino también para cambiarlo ✊🏼

¡QUIERO SER CO-RESPONSABLE!