Efecto cuarentena: cómo aumentó la adopción de perros según una iniciativa argentina | RED/ACCIÓN

Efecto cuarentena: cómo aumentó la adopción de perros según una iniciativa argentina

En Pichichos al Rescate pasaron de entregar un promedio de 30 perros al mes a un récord de 109 en junio. Según Clara Rigou, miembro del proyecto, el mayor tiempo en casa de las personas y el trabajo en conjunto con otros refugios ayudan a explicar el fenómeno. Ella cree que hay más conciencia social, pero falta apoyo del Estado.

Además de estar en aislamiento, durante estos últimos meses hice otra cosa por primera vez en mi vida: dar tránsito a una perra rescatada, Berlín. Recuerdo todavía su desconfianza inicial y hoy me alegro al recibir fotos de cómo disfruta de su nuevo hogar con su familia adoptiva.

Parece que su caso no fue el único, sino que muchas fueron las personas que decidieron adoptar en estos tiempos. Eso me movilizó a conversar con Clara Rigou, de Pichichos al Rescate, la iniciativa local con la que colaboré en el tránsito y adopción de Berlín.

—¿Cómo vienen siendo las adopciones de perros durante la cuarentena?
—Las adopciones subieron durante la cuarentena. Veníamos de un período, entre enero y marzo, en el cual dábamos en adopción 30 perros por mes. En abril subieron a 42, en mayo a 77, en junio a un récord de 109, julio a 77 y agosto viene en 77 con lo cual seguro termine siendo más alto. Todo eso se da por el mismo motivo: las personas venían pensando en adoptar, pero quizás no tenían tiempo para dedicarle al tema. Desde Pichichos trabajamos en conjunto con otros refugios y pudimos recibir a varios perros en los hogares de tránsito para responder también a la demanda de adopciones.

—¿Cómo trabajan para que la adopción sea responsable y para que, luego de la cuarentena, la gente no los devuelva o abandone?
—Trabajamos como siempre para que la adopción sea responsable. Tenemos un cuestionario que le envíamos a cada personas interesada en adoptar. Ahí tenemos preguntas que sirven para conocer el estilo de vida de esa persona y hacer la combinación con las necesidades y la personalidad de cada perro. Completar ese cuestionario es también una instancia de autoreflexión para el adoptante (si por ejemplo puede cubrir los costos o con quién lo dejará al irse de vacaciones).

—¿Por qué hay tantos perros que necesitan ser rescatados? ¿Qué hay que mejorar en el país para evitar esta situación?
—Es un tema cultural. En los últimos años hay más conciencia sobre, en general, los derechos de los animales y, en particular, la lógica de que un perro no esté más en la calle; adoptar y no comprar, y la tenencia responsable. Eso mejoró, pero hay mucho trabajo por hacer. No hay castraciones masivas por parte del Estado, sólo proveen algunos centros de atención veterinaria básica; lo cual es muy difícil para alguien de bajos recursos que quiera tener un perro en buenas condiciones. De hecho, en los primeros meses de la cuarentena, la atención veterinaria gratuita no fue considerada esencial.

Si te interesa sumar tu aporte, podés dar tránsito (maravillosa experiencia que recomiendo); difundir sus comunicaciones de adopción; donar mantas, medicación veterinaria o alimento; hacer un aporte económico para la atención de los perros más necesitados. Su cuenta de Instagram, aquí.

Este contenido fue publicado originalmente en Planeta, la newsletter con información para actuar y cuidar al planeta que edita Tais Gadea Lara. Podés suscribirte en este link.

Podés leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo humano ✊. Bancá un periodismo abierto, participativo y constructivo: sumate como miembro co-responsable.

EN PROFUNDIDAD