Historias del rock and roll: libros, fanzines y volumen | RED/ACCIÓN

Historias del rock and roll: libros, fanzines y volumen

El rock está lleno de héroes y de mitos. Pero poner en palabras experiencias tan hormonales no es nada fácil.

El rock está lleno de héroes y de historias. Si (como yo) sos un nerd o una nerd de la música, seguro que te gustan los libros de rock. Es un género que viene creciendo muchísimo en los últimos años… pero ¡cuidado!, poner en palabras experiencias tan hormonales no es nada fácil. Por eso hoy vamos a hablar de ese desafío. It’s only rock ’n’ roll books but I like them.

Compartí esta newsletter o suscribite

1

Una página de Mostras del rock.

Enciclopedia de chicas rockeras. Uno de los libros que más me sorprendió esta temporada es Mostras del rock: un cómic-enciclopedia de las “mujeres que fueron tan o más importantes que cualquier ídolo rockero que tengas en tu cajón de remeras, pero que por razones sociales y culturales no están ahí”, según cuenta su autora, Barbi Recanati, en el podcast de Futurock que originó el libro.

¿Quiénes son esas mujeres? Entre muchas (todas anglo), hay pioneras como Mamie Smith y Rosetta Tharpe; leyendas como Aretha Franklin y Patti Smith; contemporáneas como Shirley Manson y Kim Gordon. Y, obvio, también está Janis Joplin.

“Es un recorrido muy personal”, dice Recanati, que lideró la banda Utopians y cuyo debut solista, Ubicación en tiempo real, fue incluido entre los mejores discos de 2020 por Rolling Stone. “El rock tiene muchas lecturas. La mía siempre fue la de un espacio y forma alternativa de pararte y pelear. Y siempre lo vi como un espacio de justicia y equidad. Un espacio para les que quedan afuera. Se fue deformando con los años, pero en mi cabeza siempre fue así. Hasta en lo musical, hoy veo a lo no mainstream como lo rockero. Lo alternativo a lo que te piden que consumas”.

Mostras del rock está ilustrado por Powerpaola, una artista que firmó grandes cómics como Virus tropical.

El libro es una adaptación inteligente del podcast.

“Cuando terminé con el libro”, sigue Recanati, “sentí que las mujeres al principio la tenían tan difícil que terminaban conservando el espíritu más rockero de todos. Las que se metieron en el rock, lo hicieron siempre desde un espacio combatiente”. Recanati se siente más cerca del punk y del movimiento riot grrrl que de otra cosa.

El libro es una adaptación inteligente del podcast porque, básicamente, es distinto: el podcast habla de movimientos culturales; el libro, de historias de vida. Y tiene como 200 páginas. Pero ¿por qué, si hay tantas artistas mujeres, el rock parece ser cosa de hombres? “Calculo que porque los puestos de decisiones los siguen ocupando hombres cis heterosexuales: los dueños de los boliches, las discográficas, los estudios, inclusive la mayoría de los gestores culturales”, dice Recanati.

Barbi Recanati: su nuevo disco es Ubicación en tiempo real.

“Creo que ninguna experiencia se puede transmitir por completo de ninguna forma”, concluye Recanati cuando le pregunto si la experiencia del rock se puede trasladar al papel o si algo queda en el camino. “Y cuando escribís o decís algo, siempre transmitís la parte que querés que el otro sepa, pero nunca la experiencia completa, sobre todo cuando la experiencia tal vez es de 30-40-50 años”.

¿Su libro favorito de rock? Cosas que los nietos deberían saber, de Mark Oliver Everett.

2

Imagen de Los desafinados también tienen corazón.

Sobre el auto-tune. En La Plata, el periodista Luciano Lahiteau acaba de lanzar Los desafinados también tienen corazón: Una historia del Auto-tune. Tiene todo para ser un libro de culto y gira en torno a este software de corrección de la entonación (que nació en 1997 como ayuda para afinar el canto y que luego el pop exageró y volvió un recurso estético).

Dos líneas que dan una idea de qué va...

  • “Hay dos historias del Auto-Tune porque lo interesante es qué hacen los artistas con el Auto-Tune, y no lo que el programa hace con sus voces”.
  • “Como el Photoshop, el Auto-Tune estaba siendo usado para borrar los rasgos de la individualidad de la interpretación musical de manera grotesca, haciendo que todos sonaran perfecto y horrible”. 

De Cher a Charly García y de Gardel a Kanye West. Es un ensayo que mezcla arte, cultura e ingeniería de sonido con toneladas de info nerd tipo “El [vocoder] preferido de los alemanes [Kraftwerk] era el Sennheiser VSM-201, lanzado en 1977” 👌🏼 Si te gustan los libros de Simon Reynolds, este de Lahiteau te va a interesar. Además, ¿quién sabe qué música estaríamos escuchando hoy si el auto-tune no existiera? 

Podés leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo humano ✊. Bancá un periodismo abierto, participativo y constructivo: sumate como miembro co-responsable.

3

Un mundo de fanzines. Barbi Recanati le dedica Mostras del rock a Pat Pietrafesa. Es la cantante de She Devils, la bajista de Kumbia Queers, la creadora de Alcohol & Fotocopias (la editorial más underground que conozco) y una heroina de la escena punk. “Me enseñó sobre autogestión, divulgación, conciencia, y a ser quien soy”, escribió Recanati. 

Pietrafesa hizo muchos fanzines a lo largo de los años y editó el libro Resistencia: Registro impreso de la cultura punk rock subterránea, una antología completa y facsimilar del fanzine que ella publicó entre 1984 y 2001.

El de los fanzines es un gran planeta en el universo de las publicaciones de rock y por eso le escribo a Pietrafesa para incluir su punto de vista en esta newsletter. “A nivel muy general se podría decir que los fanzines transmiten un interés subjetivo de su creadorx: miles de motivaciones con una llave hacia la libertad”, me explica. 

Sigue: “Se dice que son publicaciones urgentes, informales, autoediciones sin reglas. Y sus contenidos varían dependiendo de la escena de donde provengan: el formato plaqueta para poesía sigue ultravigente, los fotozines impresos a todo color de forma casera, comix, o una traducción de un  texto inédito de Sara Ahmed. Hay algo interesante: es muy posible que en el ámbito de contracultura y vanguardias, las novedades seguramente primero son reseñadas en un fanzine. Y también siguieron siendo durante todo este tiempo una herramienta de difusión súper importante. Lo pueden atestiguar distintos activismos que por medio de fanzines han distribuido contenidos críticos indispensables”.  

Checkeá más de Alcohol y Fotocopias acá y acá.

4

La vida rockera. Algunos buenos libros de rock que andan dando vueltas por ahí son autobiografías de ídolos. Por ejemplo:

  • Autobiografía, de Morrisey
  • La verdadera historia de Frank Zappa: Memorias, de Frank Zappa
  • El sueño de un hippie, de Neil Young.

Y también hay muchos libros, más largos o más cortos, de historias biográficas movidas por la música. Hace poco, el periodista de noticias policiales Federico Fahsbender presentó Vivir después de tu muerte, donde narra cómo Live After Death, el disco en vivo de Iron Maiden (de 1985), le cambió la vida.

“Ser heavy metal es una métrica de existencia”, dijo Fahsbender. “Cualquier  otra cosa me aburre, me parece inferior y no me interesa, porque yo tengo la promesa de la tumba de la portada de Live After Death”.

5

Tres preguntas a Leandro Donozo. Creó y dirige Gourmet Musical, una editorial dedicada a la música. Publicó ya 69 títulos sobre artistas tan variados como Calamaro, Tupac Shakur, Spinetta y Ramones; y también sobre jazz, tango y canción rioplatense.

  •  ¿Qué tiene que tener un libro de rock para ser un buen libro?
    A esta altura de la historia dudo que sea posible definir qué cosa constituye “un buen libro” en términos generales y absolutos. Dicho esto, a mí me interesan los libros que cuentan cosas interesantes y las cuentan con la mayor gracia, belleza y claridad posible, que son resultado de procesos de investigación y reflexión hechos a conciencia, con las mejores herramientas y fuentes disponibles. Libros de los que no salgo igual que como entré. Si tengo que pensar en ejemplos me viene a la cabeza lo que hace Roque Di Pietro en Esta noche toca Charly, donde logra que algo que parece destinado irremediablemente a ser algo poco interesante como la descripción minuciosa de lo que sucede en un recital de rock se transforme en una narración adictiva. Es como haber estado en ese recital de una manera, con un nivel de consciencia con el que uno nunca podría haber estado.
  • ¿Cuál es la clave para traducir a palabras lo que vivimos escuchando rock?
    Ah... el fantasma de una vieja-eterna discusión vuelve a acosarnos... ¿tiene sentido hablar de música? Soy de los convencidos de que hablar y pensar sobre música es garantía de mayor placer. Si bien la música es intraducible, hay mucho que se puede poner en palabras. En cualquier caso creo que requiere de una combinación de años de escuchar con atención la mayor cantidad de músicas posibles, leer con atención todo tipo de textos posibles, atravesar la mayor cantidad de experiencias musicales posibles. Escuchar, experimentar, leer, escribir... Uy, creo que ya casi tengo el próximo slogan de la editorial.
  • ¿Cuál es la historia de Gourmet Musical?
    En marzo sale el libro número 70. Teniendo en cuenta que llevó 16 años, no parece tanto pero empezamos muy de cero y son todo libros nuevos y originales. Publicamos ya 70, pero tenemos un número aun mayor de futuros libros en algún estadio del proceso. Gourmet Musical Ediciones empezó por mi necesidad e interés en leer libros sobre música diferentes, que combinaran lo mejor de mundos para mí muy cercanos pero de escasa interacción: la musicología y la investigación académica, el periodismo, la literatura, la edición, la documentación musical... Luego de años de relevamiento de toda la bibliografía sobre música argentina (que luego fue el primer libro de la editorial, mi Diccionario bibliográfico de la música argentina) pude entender que había demasiados temas sobre los que no había libros, conocer muchos autores de trabajos fascinantes sin posibilidad de publicar libros, y la intuición de que podía hacer algo al respecto. En eso estamos aún.

Por cierto, uno de los libros de Gourmet Musical es Días distintos: La fabulosa trilogía de fin de siglo de Andrés Calamaro (de Walter Lezcano), y fue uno de los que SIE7E PÁRRAFOS regaló en navidad

Habíamos hecho un trato: esta newsletter regalaba y quienes recibían un libro compartían la foto en sus redes sociales y nos contaban qué tal venía esa lectura. Así que… ¡gracias, Maxi B. y Araceli Y.! Porque nos mostraron en Instagram su viaje con Días distintos (👆🏼) y con La novia de Sandro (👇🏼).

Reinventamos la home de redaccion.com.ar: ¿ya la conocés? Ofrece una experiencia más interactiva y simple a la hora de informarse y, al mismo tiempo, facilita el compromiso ciudadano. Al final, vas a encontrar un espacio para decirnos qué te pareció (y ayudarnos a seguir mejorándola).

Bueno... por hoy, lo dejamos acá. Podemos seguir la conversación por mail [[email protected]] o en las redes [@redaccioncomar]. Y también podés contactarme en Twitter [@sinaysinay].

  • Si querés recomendarme libros, autores o temas para tratar, o contarme si leíste algo de lo que mencionamos, ¡adelante!

Nos vemos,
Javier

Recibí SIE7E PÁRRAFOS

Sobre libros y escritores. Todos los martes, por Javier Sinay.

Ver todas las newsletters