La enorme humanidad de una voluntaria de la vacuna del covid-19 | RED/ACCIÓN

La enorme humanidad de una voluntaria de la vacuna del covid-19

Una mujer se presentó para el test sabiendo que hay riesgos serios. Sus razones me dejaron sin palabras.

Foto: Unsplash

¡Hola! Suelo hablar con voluntarios y voluntarias que han recibido la vacuna del coronavirus. Este que sigue fue un diálogo breve, pero me mostró a una persona tan especial como hacía tiempo no veía.


Compartí esta newsletter o suscribite

1

Foto: Unsplash

Palabras. Esta vez voy a ser muy breve. Quiero traer un diálogo que tuve con una persona que es voluntaria para la prueba de la vacuna del covid-19. Fue un diálogo breve pero me mostró a una persona tan especial como hacía tiempo no veía.

Así fue:

“¿Por qué decidiste ser voluntaria y entregar todo poniendo el cuerpo para que hagan en vos la prueba de la vacuna?”

“Porque yo tengo una enfermedad grave. Y si me contagio, el virus puede matarme. Tengo dos hijos. Entonces pensé: jugada por jugada, que me den la vacuna y si algo sale mal, por lo menos habré contribuido a la ciencia para salvar a la humanidad”.

Tremendo, maravilloso.
Humano.

Podés leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo humano ✊. Bancá un periodismo abierto, participativo y constructivo: sumate como miembro co-responsable.

2

Carta. Un lector de OXÍGENO, Leonardo Marcucci, nos escribe:

Les quiero contar que soy integrante voluntario/a del Equipo de Seguimiento y Monitoreo del sistema VETE del Partido de General Alvarado, VETE quiere decir: Vigilancia Epidemiológica Territorial.

Nuestra función es acompañar durante los días que permanezcan en aislamiento total en su domicilio, bbuscamos empatizar, y generar confianza, ver en qué situación están, si podemos asistirlos, en alimento, salud, contención, violencia de género, la mayoría se siente acompañada y muchos nos cuentan sus angustias y tratamos de contenerlos. Esto para mi es muy satisfactorio dado de poder ayudar desde este lugar a situaciones difíciles que viven los ciudadanos.

¡Gracias por compartirlo!

  • Si querés contarnos cómo estás pasando la cuarentena, escribinos respondiendo a este mismo mail.

3

Las tres operarias. Foto: diario El Sur

Acero. Jimena Quevedo, Cecilia Pérez Urquiza y Eliana Palavecino se convirtieron en las primeras operarias la planta de Acindar (hoy ArcelorMittal) de Villa Constitución, que durante 77 años solo empleó varones en la línea de producción. Ellas están en el sector de trefilación y son las únicas entre un plantel de más de 1.700 operarios.

“Me parece bueno que la empresa haya tomado mujeres en el nivel operativo; esto es una posibilidad de trabajo futuro para las demás mujeres”, dijo Quevedo en una nota. Agregó Palavecino: “Nos hicieron una presentación con nuestros compañeros de turno, me sentí muy cómoda, hay una relación muy linda de confianza y respeto, que es algo muy importante”. Según El Sur, las tres operarias trabajan en tres turnos: mañana, tarde y noche.

4

Manuela Lavalle y Facundo Luqui.

Danza. Tres bailarines convirtieron Instagram en un gran escenario virtual, con una competencia de danza desde casa. No importa la edad, el género musical, si los participantes son profesionales o si viven en una casa diminuta. La consigna es poner a jugar la creatividad, conectarse con otros bailarines, tomar clases virtuales y mantenerse unidos a través del baile.

Los organizadores –los argentinos Manuela Lavalle y Facundo Luqui y el paraguayo Nicolás Moreno–, que se conocieron en la escuela del Teatro Colón, lanzaron @stayhomedancecompetition, una competencia con un jurado de figuras de reconocidas compañías del mundo. La competencia, que termina el domingo, propuso tres desafíos: concientizar sobre la pandemia, utilizar un elemento vinculado al coronavirus y homenajear a un artista. Gracias a la respuesta del público, los organizadores podrían lanzar incluso un cuarto desafío.

5

Vivienda transgeneracional. El 80% de los jóvenes suecos reconoce sentirse solo y en Helsinborg crearon un sistema de vivienda colectiva donde se fomenta la relación entre jóvenes y adultos mayores. Se llama “Sällbo”: säll (compañía) + bo (vida). Son 72 departamentos y el único requisito es incentivar la socialización entre personas de diferentes grupos de edad.

Los departamentos tienen una parte privada propia de cada vivienda y una serie de áreas compartidas. En función del tamaño, las viviendas oscilan entre 440 y 554 euros, un precio que toma como referencia el mercado privado. Con esta renta, los inquilinos estarían pagando su estadía en un departamento individual con cocina, habitación y baño, además del acceso a la zona de ocio donde hay un estudio artístico y un gimnasio.

  • ¿Qué pasaría si se desarrollara una actividad similar en nuestras ciudades?

Reinventamos la home de redaccion.com.ar ¿ya la conocés? La nueva experiencia en el sitio de RED/ACCIÓN busca ofrecer una experiencia más interactiva y simple a la hora de informarse y, al mismo tiempo, facilitar el compromiso ciudadano. Al final, vas a encontrar un espacio para decirnos qué te pareció (y ayudarnos a seguir mejorándola).

  • Vimos que la comunidad de lectores de RED/ACCIÓN comparte una característica: son ciudadanos comprometidos, activos en la búsqueda de una sociedad más tolerante e inclusiva. Una de las preguntas clave que busca responder esta nueva experiencia es ¿cómo puede RED/ACCIÓN ayudarlos en esa tarea?

Cuídate mucho, cuidalas mucho, cuidalos mucho.
Te mandamos un abrazo.

Juan.

Recibí Oxígeno

Una mirada constructiva que busca cambiar la realidad. Por Juan Carr

Ver todas las newsletters

EN PROFUNDIDAD