"Mi libro favorito de 2020 es..." | RED/ACCIÓN

“Mi libro favorito de 2020 es...”

Trece escritores y animadores del mundo de las palabras eligen lo mejor que leyeron: novelas rurales, biografías soviéticas, historias de terror social, ensayos feministas y más.

Este año que está terminando fue, según la revista Time, el peor año en la vida de quienes estamos vivos. ¿Y qué leés en un año así? Para mí fueron meses largos siguiendo el biothriller del coronavirus en las redes sociales hasta que, después, logré empezar a hojear algún libro. Me puse al día, voy bien. 

Para un grupo de escritores y animadores del mundo de las palabras, entre los mejores libros de 2020 hubo novelas rurales, biografías soviéticas, historias de terror social, ensayos feministas y más. Aquí nos lo cuentan.

Compartí esta newsletter o suscribite

1

En una entrevista reciente en esta newsletter, el escritor anglo-indio Pico Iyer contaba que leer (quedarse quieto, concentrado, dejándose guiar) es una especie de meditación: “Nunca practiqué yoga, tai chi o qigong. Pero me esfuerzo por leer durante una hora ininterrumpida todos los días y cuando termino mi lectura, puedo decir que soy más profundo, más atento, más matizado, mejor persona de lo que era una hora antes”. 

Entonces, pregunté: ¿qué libros fueron los que tomamos como salvavidas para permanecer a flote en este año de ahogo y, quizás, hasta para ser un poco mejores?

Selva Almada

1️⃣ Selva Almada: Tiempo sin lluvia, de Cynan Jones.
“Leí poco este año, me costó mucho entusiasmarme con la lectura, concentrarme. Por suerte apareció Tiempo sin lluvia, del galés Cynan Jones. No conocía al autor pero me encanta todo lo que está publicando la editorial Chai y además esta novela está traducida por Esther Cross, así que el combo me generaba expectativas”.

“Y Tiempo sin lluvia superó esta expectativa. Es una novela durísima y hermosa: rural, agreste, huraña, áspera... el lenguaje es simple y directo, económico, pero el narrador se acerca de tal modo al corazón de las cosas, de las escenas minúsculas (como la descripción de un animal pudriéndose, por ejemplo) que ese lenguaje seco de alguna manera se vuelve poético. Todo transcurre en un solo día mientras uno de los protagonistas busca una vaca que se le perdió. Mientras él busca, todo su hogar, su familia, se desmorona lentamente”.

2️⃣ @almendrada.books [Almendra Veiga, tiktoker]: El imperio final, de Brandon Sanderson.
“Me encanta porque tiene de todo un poco: fantasía, amistades, familia, amor, epicidad, batallas, ingenio, plot twist, llantos, risas, LITERALMENTE TODO”.

@almendrada.books

3️⃣ Marc Caellas: Elogio del riesgo, de Anne Dufourmantelle.
“Fue el mejor para mí por cuándo me llegó, en plena pademia, por cómo me llegó, vía mail cortesía de su editora argentina y por cómo lo leí, a chupitos, como si fuera mezcal literario. En esta época de miedos y repliegues forzados, las reflexiones y divagaciones de Anne apostando por vivir sin timón y en el delirio, que diría el poeta Mario Santiago, me llegaron al alma”. 

4️⃣ Martín Caparrós: Vasily Grossman and the Soviet Century, de Alexandra Popoff.
“No sé si fue el mejor —¿cómo saberlo?— pero ciertamente el libro que más me impresionó este año fue una biografía de Vasily Grossman, el gran escritor soviético —Vasily Grossman and the soviet century, de la rusa Alexandra Popoff. Me impresionó el relato meticuloso, tan bien investigado, de cómo alguien se arruina la vida porque escribe lo que cree que tiene que escribir —y además, claro, le sale un monumento como Vida y destino, la mejor novela decimonónica del siglo XX”.

5️⃣ Mariana Enríquez: Sula, de Toni Morrison.
“Toni Morrison es una de mis autoras favoritas pero nunca había leído este libro. Es sobre la amistad entre dos mujeres pero también es sobre vidas al límite, locura, desamparo, sexualidad, una violencia como larvas... Librazo. Escrito como si no le costara nada ser maravillosa”.

6️⃣ Jorge Fernández Díaz: Fouché, de Stefan Zweig.
“Una biografía lujosamente escrita y pensada: tal vez el mejor libro político que haya leído en mi vida. Zweig convierte a Fouché en uno de los grandes personajes de la historia de la literatura. Un oportunista lleno de matices y sutilezas, a través del que cuenta las vueltas de tuerca de la política y la ideología del poder a toda costa”.

7️⃣ Margarita García Robayo: Poeta chileno, de Alejandro Zambra; y Nuestra parte de noche, de Mariana Enríquez.

  • “El de Mariana es uno de esos libros que ya nacen siendo un clásico, es técnicamente perfecto y endiabladamente entretenido. Es el típico page turner pero con un plus de calidad narrativa impresionante. Creo que es la consagración de ella como la autora que mejor articula el género del terror con la realidad política y social de su geografía y de su tiempo. Para mí Mariana singulariza el género porque en el fondo no está hablando (solamente) de ritos de paso y brujería, sino de la crueldad y la incomprensión de un país con la historia reciente de Argentina”.
  • Poeta chileno me flechó de movida, en parte porque adoro (al punto de la adicción) la prosa de Zambra, y en parte porque creo que esta vez sobrepasó cualquier expectativa frente al tipo de literatura que eligió hacer: la que pone de relieve lo vincular (que parece tan pequeñito, tan la nada misma) y lo vuelve un paisaje gigantesco, conmovedor, infinito de relaciones humanas que en teoría ya conocemos, pero que él las mira y las muestra de una manera que nos terminan pareciendo un espectáculo bellísimo de pirotecnia silenciosa. El final de ese libro es memorable como el último acorde de una pieza musical tan conmovedora que te eriza la piel. A mí me dio el placer que últimamente solo me da la poesía, sólo que mejor porque duró más”. 
Martín Kohan

8️⃣ Martín Kohan: Mi juventud unida, de Mariano Blatt; y La revoltija, de Fernando Molle.
“Una lectura que tenía pendiente: Mi juventud unida de Mariano Blatt. Y una relectura que hago periódicamente: La revoltija de Fernando Molle. Poesía con palabras que no parecen las de la poesía, poesía con materiales que no parecen para la poesía. No sé cómo lo logran, pero me fascinan”.

9️⃣ Santiago Llach: La Ilíada y La Odisea, de Homero.
“Voy a quedar solemne pero lo mejor que leí en este año pandémico fue La Ilíada y La Odisea. Lo hicimos con otras 40 personas, leyendo un canto cada día durante dos meses. No hay nada como leer a Homero y no hay nada como leer con otros nerds apasionados como uno. Ahí está todo: por qué los seres humanos se matan entre sí, cuáles son los equívocos que llegan a eso, cómo funcionan las leyes de la atracción, por qué el sexo y el amor a veces rompen todo. Sentimientos nobles como la piedad, el dolor, la amistad y la fidelidad están narrados con profundidad. También, cómo funciona el lenguaje, cómo los relatos construyen nuestra identidad. Héroes contradictorios fundan una cultura. Uno lee esos dos libros y asiste al big bang de la literatura y al bing bang de lo humano”.

🔟 Víctor Malumián [Ediciones Godot/FED]: No ficción: Aquellos años del boom, de Xavi Ayén; La tierra elegida, de Juan Forn; Liberación animal, de Peter Singer; y El libro expandido, de Amaranth Borsuk. Ficción: Confesión, de Martín Kohan; La vida ordenada, de Fabio Morábito; y Nuestra parte de noche, de Mariana Enríquez.

Claudia Piñeiro

1️⃣1️⃣ Claudia Piñeiro: Mirarse de frente, de Vivian Gornick.
“El primer ensayo de este libro, ‘Lo que significa para mí el feminismo’, ya lo conocía. No puedo decir que lo había ‘leído’ sino escuchado. Porque, en el peor momento del aislamiento, me lo había mandando leído en un audio Samanta Schweblin. Al leerlo yo misma, lo leí con su voz. Pero luego de ese ensayo esencial, cada otro es imperdible”.

1️⃣2️⃣ PowerPaola: Tu cruz en el cielo desierto, de Carolina Sanín.
“No solamente me fue atrapando con  su manera de escribir si no que toca un tema que me da mucha curiosidad, una forma de amar contemporánea que se ha ido transformando en estos últimos años, de la que me siento parte, donde todos estamos encerrados interactuando a través de nuestros dispositivos. El amor y el deseo a través de las redes sociales”.

1️⃣3️⃣ Tamara Tenenbaum: Ataduras, de Domenico Starnone.
“Me partió al medio a nivel emotivo, como solo lo hacían las novelas cuando era chica. Además está muy bien escrito, pero conecté de una manera como conectaba antes con los personajes, como si fueran gente de verdad”.

1️⃣4️⃣ Florencia Ure [cofundadora del club de lectura Pez Banana y primera autora de esta newsletter]: Tiempo sin lluvia, de Cynan Jones.
“Este año leí varias novelas que ocurren en el campo, pero el modo con el que describe Jones la vida rural es único. Esos silencios, los animales, las escenas que parecen maquetas. Como si el aislamiento al que nos somete la pandemia y el aislamiento emocional del libro armaran un entramado en donde la ausencia se potencia y se torna mucho más sentimental”. 

2

Los elegidos de la comunidad. Cuando pregunté en las redes sociales, me hablaron de…

  • Las malas, de Camila Sosa Villada (“librazo!!!”, escribió @fede_marion en Instagram; y tres personas más lo eligieron en Facebook).
  • El jilguero, de Donna Tartt (me lo marcó en Twitter la periodista Cecilia Absatz, cuya newsletter, Viejo Smoking, es lo mejor del ocaso dominguero).
  • … Y en Facebook: La parte inventada, La parte soñada y La parte recordada, todas de Rodrigo Fresán (Juan Fernando Andrade dixit).

¡Gracias a todos y a todas por participar leyendo y escribiendo!

Podés leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo humano ✊. Bancá un periodismo abierto, participativo y constructivo: sumate como miembro co-responsable.

3

Foto: Daniel Mordzinski

Cabezón Cámara llega al cine. La Virgen Cabeza, la primera novela de Gabriela Cabezón Cámara, tendrá su adaptación al cine. La historia de Cleo, la prostituta trans que escucha mensajes divinos a través de una virgen de cemento, será dirigida por Jimena Monteoliva (Clementina y Matar al dragón).

“Me la imagino llena de colores y de música”, dice Cabezón Cámara, “protagonizada por alguna de las mejores actrices trans del país y por actrices y actores de los que se lucieron en Estrellas, aquel documental de Federico León sobre el trabajo del manager y actor Julio Arriete en la Villa 21-24 que fue, justamente, producido por Jimena Monteoliva, la directora de La Virgen Cabeza o como sea que vaya a llamarse la película. No imagino mucho más: me dejo llevar por el talento de Jime y por la eficacia de la productora Crudo Films, que llevan adelante ella y Flor Franco”.

4

El Twitter de Stephen King. A propósito de la muerte del hombre que hizo una obra de novelas de espías, Stephen King escribió el domingo en Twitter: “John le Carre ha fallecido a la edad de 89 años. Este terrible año se ha llevado a un gigante literario y un espíritu humanitario”.

King usa Twitter frecuentemente. En los últimos tiempos, para denostar a Donald Trump y para festejar el final de su gobierno

¿Pero cómo lo usa? Tiene más de 6 millones de seguidores. Escribió más de 5.500 tweets desde 2015. Sigue a 131 personas. Y likeó, en cinco años, 26 veces... Raro, ¿no? 

Reinventamos la home de redaccion.com.ar: ¿ya la conocés? Ofrece una experiencia más interactiva y simple a la hora de informarse y, al mismo tiempo, facilita el compromiso ciudadano. Al final, vas a encontrar un espacio para decirnos qué te pareció (y ayudarnos a seguir mejorándola).

Bueno... por hoy, lo dejamos acá. Podemos seguir la conversación por mail [[email protected]] o en las redes [@redaccioncomar]. Y también podés contactarme en Twitter [@sinaysinay].

  • Si querés recomendarme libros, autores o temas para tratar, o contarme si leíste algo de lo que mencionamos, ¡adelante!

Nos vemos,
Javier

Recibí SIE7E PÁRRAFOS

Sobre libros y escritores. Todos los martes, por Javier Sinay.

Ver todas las newsletters