Qué hacer después de una conversación incómoda con un compañero de trabajo | RED/ACCIÓN

Qué hacer después de una conversación incómoda con un compañero de trabajo

La autora recomienda una serie de pasos a seguir para restablecer una relación que se vio afectada por una discusión laboral. Reparar el daño genera vínculos más fuertes.

Todos tenemos conversaciones que nos llevan a arrepentirnos de nuestras palabras y provocan reacciones negativas en los demás. Nos metemos en un espiral del que es difícil salir.

Considere a los ejecutivos Vishal y Sonal, colegas en una empresa tecnológica mediana. En una reunión de equipo ejecutivo, Sonal propuso una idea que involucraba un área en la que ya estaba trabajando el equipo de Vishal. Vishal interrumpió a Sonal para explicarle por qué la suya era una mala idea. Sonal alzó la voz y replicó “Vishal, si tu equipo hubiera cumplido la fecha de entrega, no estaríamos teniendo esta conversación.”
Cuando terminó la junta, salieron de la sala sin despedirse.

Al día siguiente, durante nuestra sesión de entrenamiento, Vishal se sentía avergonzado y frustrado consigo mismo. Quería saber cómo recuperar y restaurar el capital de relación que acababa de despilfarrar. Yo recomendé seguir los siguientes pasos para remediar una conversación que salió mal.

Reconocer su error. Cuando nota que una discusión no resultó bien, acuerde una reunión con la otra persona. Reconozca lo que usted hizo mal, y explique que quisiera discutir el incidente, para descubrir cómo evitar un comportamiento negativo en el futuro. Dele espacio a su colega para que procese lo que usted le planteó. Cuando usted reconoce su error, su compañero verá que usted está dispuesto a trabajar en sus debilidades.

Discúlpese y sea agradecido. Después de disculparse, agradézcale a su colega por sus buenas intenciones. Vishal le dijo a Sonal, “siento haberte interrumpido y no darte la oportunidad de que terminaras de presentar tu idea. Gracias por traer nuevas ideas a nuestras reuniones.”

Destacar la meta general. No se enfoquen en la conversación que salió mal, sino en lo que es más importante. Por ejemplo, exprese que aprecia tener una relación colaborativa con su colega, porque sus habilidades complementarias benefician a los consumidores. Trabajen juntos para identificar un propósito común que ambos estén motivados para alcanzar.

Cree señales compartidas. Hagan estrategia para evitar futuros percances. Dele permiso a la otra persona para alertarlo de alguna manera si usted se descontrola durante una reunión. Por ejemplo, su colega podría darle una señal verbal diciendo “ayúdame a estar en la misma página”.

Contribuya a restaurar la relación. Una forma de regenerar la confianza y acelerar el proceso de sanación es pidiendo y brindando pequeños favores. Al solicitar la ayuda de su colega, usted se vuelve vulnerable y demuestra que valora sus contribuciones. Y cuando brinda ayuda o favores, construye mutualidad –un precursor de la confianza. Después de su conversación, Vishal y Sonal aterrizaron la idea juntos. En su siguiente reunión de equipo, Sonal presentó una mejor idea, que se benefició de los comentarios constructivos de Vishal. Por su parte, se reconoció las contribuciones de Vishal a la propuesta.

Cualquiera puede tener un desencuentro en una conversación. Quienes tratan de reparar el daño emergerán con conexiones más sólidas y mayor respeto de sus colegas.

Sabina Nawaz es instructora de CEOs a nivel global, conferencista y escritora.

©HBR, distribuido por The New York Times Licensing Group