COVID-19: un homenaje a quienes nos cuidan sin que lo notemos | RED/ACCIÓN

Una cifra desapercibida, un enorme paso de la comunidad global

 Una iniciativa de Dircoms + RED/ACCION

Un pequeño éxito en medio de la batalla y 3 preguntas sobre educación.

Una cifra desapercibida, un enorme paso de la comunidad global

¡Hola! En medio de la dura batalla que propone la pandemia y de un proceso de vacunación inigualable, hoy quisiera invitarte a que nos detengamos un momento a reflexionar sobre la primera cima que hemos alcanzado como planeta.


Compartí esta newsletter o suscribite

1

Foto: AFP.

En medio de esta situación tan compleja que vive el mundo, de tanto ruido, tantas pasiones, tantas angustias, felicidades y alegrías, se pierden o pasan de largo algunas noticias. Pero en los últimos días pasó algo muy significativo para rescatar.

Unas 104 millones de personas desgraciadamente tuvieron coronavirus en el mundo. Unas dos, casi tres veces la población argentina. Pero sobre el final de la última semana llegamos a una instancia nueva que no se percibió del todo: más de 107 millones de personas ya fueron vacunadas. Es un momento central, clave. Es una línea que atravesamos con una fuerza comunitaria y una esperanza tremenda, la que se aloja en que el mundo tiene ya más personas protegidas que contagiadas.

Esta cifra, que entre las noticias se puede perder, tiene un tremendo valor, todo lo que significa en hisopados, lágrimas, científicos, terapias, respiradores, en personas en aislamiento, en protección, en no-abrazos… En una economía que se complica… Todas esas imágenes son parte de este hito, el llegar a una primera cima.

Este es el momento para detenerse unos minutos. Es posiblemente la primera vez que la humanidad batalla junta como comunidad global, con una gran solidaridad globalizada. Quizás no quepa “celebrar”. Pero es maravilloso que esta humanidad golpeada, juntándose, reuniéndose, compartiendo conocimiento, abrazándose a la distancia, sintiendo juntos, siendo comunidad global, llegara a este hito fabuloso.

Podés leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo humano ✊. Bancá un periodismo abierto, participativo y constructivo: sumate como miembro co-responsable.

2

Foto: Fundación Cimientos.

Tres preguntas a Marcelo Miniati, director ejecutivo de la Fundación Cimientos. [Por David Flier]. La fundación se dedica a desarrollar programas que tienden a ayudar a jóvenes de sectores vulnerables a completar estudios secundarios y a avanzar con estudios superiores o con su inserción al mercado laboral.

—Una de las estadísticas que citan es que uno de cada dos estudiantes que empieza la escuela secundaria no la termina. ¿Qué puede hacer cada escuela para fomentar la inclusión y la permanencia de estudiantes?
—Hay dos puntos que entendemos son centrales para que los jóvenes permanezcan y terminen la escuela secundaria y tienen que ver con cambios de miradas necesarios. El primero es una relación uno a uno con el joven. Nosotros usamos tutores en nuestros programas, pero cada escuela puede hacerlo con su personal. Hay que cambiar la mirada del “yo les enseño a todos por igual y que aprenda el que pueda” y empezar a ponderar mucho más la individualidad de cada alumno para potenciar su trayectoria escolar. El segundo punto es que los jóvenes no solo necesitan contenidos. Hay que desarrollar habilidades socioemocionales: organizar el tiempo, planificación, autoconcepto, autonomía, trabajo en equipo, tener empatía. Son habilidades que van a ayudar a transitar mejor la escuela, pero también el resto de la vida.

—Sabemos que la pandemia profundizó las desigualdades, pero a la vez puso sobre la mesa el tema. ¿Creés que esto último puede generar efectos positivos?
—Es cierto que se empezó a hablar más de educación. Lamentablemente uno antes solo escuchaba voces de sindicatos y autoridades, hoy se escuchan voces de familias preocupadas por el inicio de clases. Hay más preocupación porque afecta a todos. Pero por supuesto, afecta más a los sectores vulnerables. Espero que a partir de todo lo que estamos discutiendo se modifique la educación en su conjunto, no solo para escuelas de clase media y clase alta. Es un cambio que lleva tiempo, pero debe empezar urgentemente. La escuela tiene que ser algo más interesante y útil para el futuro de jóvenes de contextos vulnerables. Debería ser un lugar al que quieran ir, en el que no se sientan expulsados.

—¿Cuáles son los desafíos para jóvenes de contextos vulnerables que logran terminar la secundaria?
—Entre nuestros programas, además de abocarnos a apoyar a jóvenes de sectores vulnerables para que terminen la secundaria y o la universidad, también trabajamos la transición entre el final de la escuela y el ingreso al mercado laboral o a estudios superiores. Hoy los jóvenes necesitan que los acompañemos a esa transición. Muchos no tienen referentes en su familia para pensar en continuar los estudios o no tienen los conocimientos para encontrar empleo. Toda esa información para comenzar una carrera o profesión es necesaria, pero la escuela no la aporta. En Cimientos, los acompañamos acercándoles información sobre universidades, becas u oportunidades laborales. También voluntarios profesionales cuentan experiencias de trabajo, o qué carreras existen. Es un rol que podría cumplir la escuela en sus últimos años. Hoy este rol suele suplirlo la familia, pero en entornos vulnerables la primera generación de egresados y egresadas del secundario no tiene el soporte. Y sin ayuda lo más probable es que repitan la historia familiar de sumarse al mercado informal.

  • Acá podemos colaborar con el trabajo de Cimientos.

3

A propósito del trabajo de Cimientos, ¿ya viste nuestra Campaña del mes?

En febrero nos propusimos acercarte propuestas para que puedas ayudar a estudiantes, familias y docentes en el nuevo año lectivo. Porque, más allá de las incertidumbres, sabemos una cosa: una sociedad comprometida ayuda a que la educación del país mejore.

Además de ideas para donar útiles, becar estudiantes, enseñar o acercar libros, la campaña viene con un calendario del mes en un pdf que podés descargar 😉.

4

Foto: @nuestropizquierdo.

Hay historias que alegra compartir. Como la de Mariano Morales, recientemente publicada en Instagram.

Mariano es un joven de 30 años con parálisis cerebral, quien atravesó muchas pruebas. Desde aprender a caminar, a los 5 años, hasta terminar la secundaria y también estudios superiores. “Decían que no iba a poder escribir, y acá me ven. Tengo primario, secundario y terciario finalizado. Soy RRPP”, cuenta en la publicación.

¿La fórmula? “Si logré lo que logré fue por luchar, por insistir y por vencer los NO PUEDO que estaban en mi camino. Si ustedes tienen un propósito, sueño o deseo por cumplir HÁGANLO, nadie puede impedirlo”.

Una historia que no solo emociona: también inspira (podés encontrar más historias como estas en la cuenta de @nuestropieizquierdo, donde se narran vivencias de personas con parálisis cerebral). 

5

Quizás muchas veces no reparamos en cuán importante es para un niño o una niña festejar un cumpleaños. No es solo pasar un momento agradable. “Es un momento de reconocimiento, de contención, de acompañamiento y amor esencial en sus vidas”. Así lo considera la organización Festejo Solidario, que desde 2017 visita a chicos y chicas de barrios vulnerables del conurbano bonaerense para festejar (gracias a un grupo de voluntarios) los cumpleaños).

Así, ya llevan más de 10.000 festejos. Y ni siquiera la pandemia los frenó: entregaron “Cajas Mágicas Cumpleañeras”, con torta (con las velitas para soplar y pedir deseos), un regalo que estimula la creatividad y el juego, elementos de cotillón, una carta con un mensaje personalizado.

  • En este video podés conocer más de lo que hace esta organización maravillosa (y acá tenés varias maneras de dar una mano 😉).

6

¿De qué te gustaría que habláramos en OXÍGENO? ¿Alguna sugerencia de entrevistado? ¿Qué organizaciones de la sociedad civil creés que sería bueno dar a conocer?

Reinventamos la home de redaccion.com.ar ¿ya la conocés?  El nuevo sitio busca ofrecer una experiencia más interactiva y simple a la hora de informarse y, al mismo tiempo, facilitar el compromiso ciudadano. Al final, vas a encontrar un espacio para decirnos qué te pareció (y ayudarnos a seguir mejorándola).

  • Vimos que la comunidad de lectores de RED/ACCIÓN comparte una característica: son ciudadanos comprometidos, activos en la búsqueda de una sociedad más tolerante e inclusiva. Una de las preguntas clave que busca responder esta nueva experiencia es ¿cómo puede RED/ACCIÓN ayudarlos en esa tarea?

Cuidate mucho, cuidalas mucho, cuidalos mucho.
Te mandamos un abrazo.

Juan.

Recibí Oxígeno

Una mirada constructiva que busca cambiar la realidad. Por Juan Carr

Ver todas las newsletters