Una manera engañosamente simple de encontrar más felicidad en el trabajo | RED/ACCIÓN

Una manera engañosamente simple de encontrar más felicidad en el trabajo

 Una iniciativa de Dircoms + RED/ACCION

No necesitas cambiar todo sobre tu trabajo para ver mayores beneficios. Algunos cambios acá y allá puede ser todo lo que necesitas.

Una manera engañosamente simple de encontrar más felicidad en el trabajo

Ilustración: Rose Wong/The New York Times

¿Te gusta lo que haces? Ahora, no me refiero a eso en el sentido amplio de preguntarte si estás en la carrera correcta. Me refiero al día a día, si pensaras en cada tarea que implica tu trabajo, ¿podrías nombrar las partes que te dan una alegría genuina? ¿Y las tareas que odias?

Es una pregunta extraña. No solemos tomarnos un minuto para preguntar si los componentes pequeños e individuales de nuestro trabajo realmente nos hacen felices.

Pero tal vez deberíamos. Hasta un tercio de los trabajadores de los Estados Unidos dicen que no se sienten comprometidos en el trabajo. Las razones varían ampliamente, y la relación de todos con el trabajo es única. Pero hay pequeñas formas de mejorar cualquier trabajo, y esas mejoras incrementales pueden sumar grandes aumentos en la satisfacción laboral.

Un estudio de la Clínica Mayo encontró que los médicos que pasan el 20 por ciento de su tiempo haciendo "el trabajo que encuentran más significativo tienen un riesgo dramáticamente menor de agotamiento". Pero esto es lo fascinante: cualquier cosa más allá de ese 20 por ciento tiene un impacto marginal, como " pasar el 50 por ciento de su tiempo en el área más significativa se asocia con tasas de agotamiento similares al 20 por ciento ".

En otras palabras: no necesitas cambiar todo lo relacionado con tu trabajo para obtener beneficios sustanciales. Algunos cambios aquí y allá pueden ser todo lo que necesitas.

"Cuando miras a las personas que están prosperando en sus trabajos, te das cuenta de que no los encontraron, los crearon", dice Ashley Goodall, vicepresidente senior de liderazgo e inteligencia de equipos de Cisco y coautora del libro "Nueve mentiras sobre el trabajo".

"En cada discurso en la universidad, se nos dice que si encontramos un trabajo que amamos, nunca trabajaremos un día en nuestras vidas. Pero el verbo es incorrecto ", dice, y agrega que las personas exitosas que aman su trabajo toman "el trabajo que estaba allí al principio y luego, con el tiempo, transforman los contenidos de ese trabajo ".

Obviamente, transformar un trabajo no es fácil. Pero hay que comenzar en algún lugar, y hay un truco maravillosamente simple pero sorprendentemente revelador que puede ayudar.

Durante una semana completa, lleva contigo un bloc de notas en todo momento. Dibuja una línea en el centro de una página y etiqueta una columna "Amo" y la otra columna "Odio". Siempre que realice una tarea, no importa cuán pequeña sea, tenga en cuenta cómo se siente. ¿Estás emocionado por eso? ¿Lo esperas? ¿El tiempo vuela cuando lo estás haciendo? ¿O lo postergaste, temiendo cada momento y sintiéndote agotado para cuando terminaste?

Parece tonto, lo sé. Pero este ejercicio puede darte pistas y matices ocultos sobre el trabajo.

"Es una forma bellamente simple de inventariar tus reacciones emocionales ante la realidad de tu día o semana en el trabajo", dice Buckingham. “Entendé qué es lo que te ilumina. Entendé hacia qué corres. Comprende dónde sos más enérgico, más creativo, más vivo y, luego, ofrécete como voluntario cada vez más".

Esto es, por supuesto, sólo un punto de partida. Al instante, no serás más feliz en el trabajo una vez que tengas una lista de cosas que no te gustan de tu trabajo. Pero este ejercicio te brinda un mapa de ruta sobre cómo enfocar tu tiempo y energía en las cosas que te entusiasman. En lugar de tratar de mejorar en cosas que odias hacer y saber que no sos bueno en eso, replantea el problema e intenta hacer más cosas que te energicen y en las que puedas sobresalir. Nadie puede decirte cuáles son esas cosas, y descubrirlas puede ser transformador.

"Si no sabes cómo sos cuando estás enamorado de tu trabajo, nadie puede hacer eso por vos", dice Buckingham. "Esto siempre ha estado en tus manos, y no puede estar en las de nadie más".

© 2019 The New York Times