Una nueva generación da una nueva respuesta a una nueva necesidad | RED/ACCIÓN

Una nueva generación da una nueva respuesta a una nueva necesidad

El donante de plasma se recupera de su tragedia y dice: quiero dar plasma para otro que esté padeciendo lo que me tocó sufrir a mí.

Foto: Telam

¡Hola! Nace una especie: el homo donantis plasmam, una persona que se sana. Se recupera de su tragedia y dice: quiero donar plasma para otro que esté padeciendo lo que me tocó sufrir a mí. Todavía falta mucho por saber sobre plasma, pero nosotros hemos sido testigos de algunas circunstancias de personas que han reaccionado muy bien a este tratamiento, y por eso hay campañas en cada país.


Compartí esta newsletter o suscribite

1

Foto: Telam

Evolución. Queremos hacer una suerte de descripción u homenaje de algo nuevo. El primer homo sapiens apareció hace entre 140.000 y 200.000 años, y ahora acaba de surgir otra especie: el homo donantis plasmam, el donante de plasma que da batalla al coronavirus. No existía. Para algunas enfermedades como el hantavirus o el mal de los rastrojos hubo donantes de plasma, pero no existía un donante en una situación tremenda como la que vive la humanidad, de manera que, en chiste y en serio, estamos ante una nueva especie.

El homo donantis plasmam es una persona sobre la que escuché más de una vez: “Tendría que ser obligatorio: el que se recuperó debe donar”. Ya la palabra “obligatorio” es áspera, y, por otro lado, el homo donantis plasmam es alguien que se contagió, tuvo fiebre o no, temió a los enfermeros vestidos de astronautas, vinieron a buscarlo a casa, fue hisopado, hubo miedo.

Esta es una enfermedad que nadie conoce, sobre la que dicen algo y dicen lo otro, como una peste negra del siglo XXI. Es tremendo lo que, en la intimidad, le ha tocado vivir a esta persona. La mayoría no tiene síntomas: eso es cierto. Pero también es cierto que hay un porcentaje pequeño pero complejo que lo sufre. Y de ese sufrimiento y de esa soledad surge una persona que se sana. Y ahí viene la especie: el homo donantis plasmam. Esta persona que se recupera de su tragedia y que dice: quiero donar plasma para otro que esté padeciendo lo que me tocó sufrir a mí.

Cabe aclarar que el tratamiento con plasma sigue siendo experimental y no es de ningún modo blanco o negro. Todavía falta mucho por saber, pero nosotros hemos sido testigos de algunas circunstancias de personas que han reaccionado muy bien a este tratamiento, y por eso hay campañas en cada país. Que sepamos, más de 1.400 personas que viven entre nosotros pasaron por el coronavirus y después dieron su plasma para que otros estén mejor.

  • Si donaste plasma, escribinos: contanos tu experiencia respondiendo a este mail. Queremos conocer tu historia.

Podés leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo humano ✊. Bancá un periodismo abierto, participativo y constructivo: sumate como miembro co-responsable.

2

Servidores públicos (I). Luján Arrieta y Pablo Marchetto son médicos clínicos, trabajan en el SAME (en el área de comunicaciones y reportando al director, Alberto Crescenti) y tienen dos hijos: Santino, de 2 años y Benjamín, de 7. En el mes de marzo, cuando comenzó la cuarentena, tuvieron que tomar una decisión muy dura: mandar a los niños a vivir con sus abuelos para protegerlos de un contagio, teniendo en cuenta su trabajo diario.

“Lo que iba a ser por unos días se transformó en un lapso de dos meses y lloré todas y cada una de las noches; fue muy duro para ellos y para nosotros”, contó Luján en una entrevista con La Nación. Trataron de mantenerse cerca de ellos vía Zoom, WhatsApp y videos. “Somos de esas familias pegote que hacemos todo juntos. Benja me preguntaba todo el tiempo cuándo iban a volver a casa. El más chiquito solo miraba la pantalla”.

Luego de dos meses, volvieron a vivir juntos porque ya no aguantaban la distancia, y porque Luján y Pablo habían acondicionado la casa para tener una “zona sucia” en el garage donde se pudieran limpiar y cambiar.

3

Servidores públicos (II). Lautaro Yedro tiene 15 años y es un bombero voluntario de El Peligro, cerca de La Plata. El miércoles pasado estaba en el negocio de su mamá, en Hudson, cuando escuchó gritos de la calle y se asomó.

Vio a una mujer tendida en el suelo y a su hijo, a un lado, pidiendo auxilio. Sin dudarlo, salió inmediatamente a la vereda y la asistió: al comprobar que no tenía signos vitales, comenzó a realizarle reanimación cardiopulmonar. Según 0221.com.ar, llegaron policías y continuaron con las maniobras, pero la mujer seguía sin reaccionar.

Lautaro volvió a intentarlo… y logró que la mujer reviviera. Para ese momento, una ambulancia llegó y los médicos la trasladaron hasta el hospital, donde se recuperó. ¡Bravo, Lautaro!

4

Hacé click para aescuchar la canción.

Suban el volumen. Diego Torres grabó “#SeamosUno”, una canción junto a artistas de barrios relegados, en apoyo a esa iniciativa que ayuda a 4 millones de familias desde fines de marzo. Gonzalo Vidal, del sello Suena EH, que lanzó el tema, dijo que “apenas nos enteramos de Seamos Uno quisimos ser parte y lo hicimos a nuestra manera, creando una canción especial para el proyecto”.

Sumaron a artistas de distintos barrios, desde la La Cava, hasta El Jagüel, e hicieron reuniones virtuales en la que todos aportaron para la composición y la melodía. “El momento cúlmine”, dijo Vidal, “fue cuando Diego Torres y su productor, Yadam, comenzaron a trabajar en la composición y, obviamente, en la interpretación del tema”.

Reinventamos la home de redaccion.com.ar ¿ya la conocés? La nueva experiencia en el sitio de RED/ACCIÓN busca ofrecer una experiencia más interactiva y simple a la hora de informarse y, al mismo tiempo, facilitar el compromiso ciudadano. Al final, vas a encontrar un espacio para decirnos qué te pareció (y ayudarnos a seguir mejorándola).

  • Vimos que la comunidad de lectores de RED/ACCIÓN comparte una característica: son ciudadanos comprometidos, activos en la búsqueda de una sociedad más tolerante e inclusiva. Una de las preguntas clave que busca responder esta nueva experiencia es ¿cómo puede RED/ACCIÓN ayudarlos en esa tarea?

5

Recetas de abuelas. La Dirección de Adultos Mayores de la provincia de Mendoza abrió el concurso “La receta de mi abuela”, que vence el 21 de agosto. La idea es recuperar la tradición oral, los secretos y el valor afectivo de las recetas de generaciones anteriores (este año será en modalidad virtual). Cerca de 300 participantes llegan cada año desde todos los rincones de la provincia con comidas tradicionales: potajes, licores, platos italianos, criollos, alemanes, dulces y salados.

Los participantes deberán tener 60 años o más y enviar una foto de la receta tradicional de su familia al WhatsApp de la Dirección de Adultos Mayores de Mendoza: +549 261 278 5090. Deberá estar escrita de puño y letra, en una hoja blanca lisa, con título arriba, firma y nombre al pie. En un mensaje adjunto deberán escribir nombre, teléfono y departamento. ¡Suerte... y buen apetito!

Cuídate mucho, cuidalas mucho, cuidalos mucho.
Te mandamos un abrazo.

Juan.

Recibí Oxígeno

Una mirada constructiva que busca cambiar la realidad. Por Juan Carr

Ver todas las newsletters

EN PROFUNDIDAD