Ideas y cuidados para hacer deporte en cuarentena | RED/ACCIÓN

Deportistas amateurs en cuarentena: cómo se las rebuscan para ejercitarse y qué cuidados deben tener para retomar su actividad

Muchos sueñan con volver a jugar tenis, fútbol o correr. Y más aún después de que ayer supiéramos que el 10 de agosto vuelven a entrenar los clubes de fútbol de Primera División más Tigre. En el país se registra una caída del 50% de la actividad física que realizaban los deportistas no profesionales. Y 6 de cada 10 personas reconoce haber aumentado de peso. Los especialistas remarcan la importancia de hacer ejercicio físico pero advierten que se debe reiniciar de a poco.

Ilustración: Pablo Domrose

Este contenido contó con participación de lectores de RED/ACCIÓN

“Necesito jugar al tenis, es parte de mi vida, lo amo”, escribe Myrian Bajo. Ella empezó a jugar hace cuatro años, tomando clases una vez por semana, y desde hace un año es parte de un equipo que participa de torneos amateurs y con el que hasta marzo jugaba unas cuatro veces por semana.

A partir de la flexibilización paulatina de la cuarentena (y de la vuelta de algunos deportes) en muchas zonas del país, preguntamos hace algunas semanas a nuestra comunidad cómo se estaban preparando para volver a hacer los deportes que dejaron de practicar a mediados de marzo. Al cierre de esta nota se aprobó el protocolo sanitario elaborado por la Asociación Argentina de Fútbol (AFA) y se definió que el próximo lunes retornen a las prácticas los equipos masculinos y femeninos de Primera División.

“Desde que empezó la cuarentena, el tenis es una de las cosas que más extraño. Me di cuenta de lo importante que es para mí practicar un deporte al aire libre y los beneficios a nivel físico, mental y social que me aporta”, reconoce Myrian.

Ella vive en un barrio cerrado del Gran Buenos Aires y por ahora la actividad física que puede hacer está muy restringida. “Solo camino para hacer los mandados y tengo una pelota con hilo para entrenamiento individual con la que practico en el jardín de mi casa. Pero no es lo mismo, me va a costar volver a estar en estado”, se lamenta. 

Myrian Bajo haciendo ejercicios de tenis en su casa / Foto: Myrian Bajo.

Claro que según la zona en la que cada uno viva la posibilidad de practicar deportes está más cercana o lejana. Como Myrian, muchos son los que anhelan volver a jugar al fútbol con amigos, correr, caminar, andar en bicicleta, patinar, nadar, etc. No solo en Argentina, sino en todo el mundo.

La gran mayoría de las personas bajó mucho el ritmo de la actividad física que realizaba. Así lo muestran los resultados preliminares de una investigación internacional que está terminando de elaborarse en estos días: “Es evidente que durante la pandemia la actividad física de intensidad moderada a vigorosa, en minutos por semana, decayó un 40% en promedio, a nivel global. Mientras que nuestro país registra una caída de más del 50%”, detalla Fernando Laiño.

Laiño es Licenciado en Educación Física y Deporte, trabaja en varias universidades desde las que hace investigaciones relacionadas con la actividad física y la salud. En este momento, con la Fundación Instituto Superior de Ciencias de la Salud, forma parte de un equipo que estudia el impacto de la pandemia en la actividad física. Los investigadores, de distintas universidades y centros de investigación, de 14 países de los 5 continentes, darán a conocer los resultados finales en las próximas semanas.

El dato sobre la merma de actividad física dada en estos meses coincide con lo que nuestra comunidad respondió en Instagram: 49% dijo que seguía haciendo actividad física y 51% que no.

En esa red, @ramirotordini cuenta que hasta mediados de marzo hacía yoga una vez por semana y salía a correr tres veces a la semana. Por la cuarentena, si bien su actividad se vio afectada, trató de encontrarle la vuelta. “Hago yoga por youtube y al resto lo reemplacé con rutinas de musculación, que antes no hacía”, dice. Así transcurrieron sus primeros 50 días de cuarentena.

Luego, volvió a correr tres veces por semana en las cocheras del edificio donde vive, en la Ciudad de Buenos Aires. Pero esta opción también tiene inconvenientes: “Pasé de correr entre 30 y 50 kilómetros por semana a 25 o 30, porque el lugar es chico y dar vueltas como un hámster me liquida”, se sincera.

También aclara que no ha salido a correr, aunque lo tiene permitido, por varios motivos: “El primero, es que a la noche —que es cuando me gusta correr— hay muchos irresponsables. Segundo, no me parece bien salir y estar pasando entre personas que no están haciendo ejercicio, sin tener barbijo”.

Hace una semanas, el grupo de amigos y amigas de Emilia Ganem, nuestra editora de Membresías y Comunicación, decidieron compartirse las capturas de pantalla de sus celulares, mostrando los pasos que habían caminado por mes. Así se vio una de esas pantallas.

Mientras que en enero la persona usuaria de este celular había caminado un promedio de 6000 pasos diarios, en abril no llegaron a ser 500.

Los deportes de equipo

Fiorela Luna es una de las tantas chicas que juega al fútbol. Vive en Los Núñez, a unos 45 kilómetros de la capital de Santiago del Estero, y hace todo lo posible por no perder el estado físico. “Bailo zumba en mi casa, media hora por día”, cuenta en Facebook.

Los deportes de equipo son los que más complicaciones tendrán para volver a practicarse. Sin embargo, para los y las amantes del fútbol, hay una buena noticia. En la ciudad de Rosario, Santa Fe, y Pergamino, Buenos Aires, adaptaron canchas y reglas para poder practicar el deporte que más apasiona a los argentinos, teniendo en cuenta las medidas sanitarias recomendadas.

Por qué el distanciamiento social es un desafío mayor en la Argentina que en otros países

En esas ciudades comenzaron a practicar algo así como un “metegol humano”. Los jugadores no pueden tocarse, básicamente porque no comparten el mismo espacio de la cancha, que está dividida en rectángulos, y en la que cada jugador solo puede moverse dentro de su rectángulo.

Como en cualquier partido de fútbol, el objetivo es pasar la pelota de tal manera que el equipo contrario no la intercepte y convertir goles. Así lo contaron y mostraron en la Televisión Pública. Si bien la propuesta puede desanimar a algunos fanáticos, un dato la realza: se basa en los entrenamientos del director técnico Marcelo Bielsa.

Foto: AP

Cómo volver a hacer deporte: de a poco y con cuidado

Hay que observar que durante el confinamiento no solo hemos dejado de hacer deportes, sino que la mayoría también disminuyó sus hábitos de actividad física y movimiento, por lo que aumentó el sedentarismo. Es decir, las personas, en general, dejaron de caminar para ir al trabajo, para ir a la escuela y jugar en ella, para hacer compras o ir a la plaza, visitar amigos y familiares.

Sedentarismo y cuarentena: por qué el ejercicio físico es más importante que nunca y claves para empezar

La recomendación de la Organización Mundial de la Salud es, para los adultos, hacer 150 minutos por semana de actividad física de intensidad moderada y, para los adolescentes, 60 minutos de actividad diaria de intensidad moderada o vigorosa. Claro que la carga total de actividad semanal no debe estar concentrada en uno o dos días, ni tampoco en un determinado momento del día mientras al resto lo pasamos de manera sedentaria (es decir, sentados o acostados).

En Instagram @maguirula reconoce que no realizó actividad física en la cuarentena: “Me absorbió el trabajo remoto y las responsabilidades de la casa”. Mientras que @noelia.hernandez.37 cuenta: “El año pasado bajé 10 kilos bailando salsa. En 3 meses subí 7”.

Pablo Pelegri es médico clínico especializado en medicina del deporte y entre sus pacientes tiene a deportistas de alto rendimiento y amateurs. De estos últimos, dice que ha visto desacondicionamiento físico producto de la disminución en la actividad física y, en algunos casos, más ansiedad y angustia.

Por eso, para volver, Pelegri recomienda hacerlo de manera gradual. “El cuerpo perdió estado físico y hay que ir semana a semana aumentando intensidad y volumen. Hay que arrancar, como mucho, al 50% de lo que se hacía antes y cada semana subir de a poco”.

Pero “los factores de riesgo pueden haber cambiado producto del estado físico actual”, alerta el especialista, que enseguida aconseja “hacer un chequeo médico para establecer desde dónde partir y qué hacer”.

Es más, Pelegri destaca: “Un adulto no debería volver a practicar fútbol, rugby o tenis sin antes prepararse, y, por supuesto, sin tomar las medidas sanitarias para cuidarse del COVID-19. Esos deportes, en los que se aumenta y frena la actividad física durante el juego y que tienen un rival provocan que se trate de dar el 100% y eso es un riesgo. Hay que empezar por caminatas, corridas suaves, pesas, bandas”.

Otra cuestión a tener en cuenta es el aumento de peso. Según una encuesta de la Sociedad Argentina de Nutrición, 6 de cada 10 personas lo incrementaron. Al dato lo revelaron tras encuestar a 5.458 adultos de entre 18 y 70 años de todo el país. También se supo que el 51% de las personas se reconocen comiendo por ansiedad, “picoteando entre las comidas principales”.

Y a no decaer si, por la zona en la que uno vive, aún no se pueden practicar deportes. Pelegrí sostiene que “siempre hay una actividad física que se puede hacer, solo hay que buscarla. Todos podemos hacer algo y así tener mejores defensas y mejor calidad de vida”.

Además, a la hora de pensar en retomar las actividades que hacíamos antes, hay que estar atentos a aquello que esta cuarentena nos modificó. Como @gigigro escribió en Instagram: “Definitivamente voy a cambiar crossfit por yoga. Algo cambió dentro de mí”.

***

Podés leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo humano ✊. Bancá un periodismo abierto, participativo y constructivo: sumate como miembro co-responsable.

EN PROFUNDIDAD