Mundo: lo que nos dejó el 2020 en materia ambiental y climática | RED/ACCIÓN
- Cómo las organizaciones interactúan con sus públicos -  Una iniciativa de Dircoms + RED/ACCION

Mundo: lo que nos dejó el 2020 en materia ambiental y climática

Un repaso por lo más destacado de este año para recordar, reflexionar y seguir promoviendo la acción. Además, hoy se lanza un nuevo podcast.

Mundo: lo que nos dejó el 2020 en materia ambiental y climática

Un repaso por lo más destacado de este año para recordar, reflexionar y seguir promoviendo la acción.

Compartí esta newsletter o suscribite

1

Intervención: Denise Belluzzo

El 2020 de la crisis por el coronavirus y de la crisis climática. ¿Cuál es la noticia ambiental o climática del año? pregunté. "La relación entre las enfermedades y el consumo de animales", dijo Marita. "El origen zoonótico del COVID", aportó Carolina. "Hay una pandemia causada por una enfermedad zoonótica", nos recordó Valentina. "El no cambiar nada luego de la pandemia", se preocupa Marcela. "El temor a próximas pandemias", confiesa Maxi.

Las respuestas de algunos lectores de PLANETA evidencian las dos crisis de este 2020: una que sigue en la portada de todos los medios, otra que, menos reconocida, se mantiene latente. No son dos crisis ajenas y los lectores ya lo anticipaban.

  • Causa. Según ONU Medio Ambiente, el cambio climático es uno de los factores que contribuye a la emergencia de enfermedades zoonóticas, es decir, transmitidas de animales a humanos. Sí, como la actual COVID-19. Los otros seis factores: el incremento en el consumo de proteína animal, modelos de agricultura intensiva, el creciente uso y tráfico de vida silvestre, el uso insostenible de recursos naturales acelerado por la urbanización, los viajes y el transporte, y cambios en el suministro de alimentos. Todas actividades humanas. Todas evidencian que nosotros mismos nos pusimos en esta situación de pandemia.
  • Sin efecto. El cambio climático no se tomó cuarentena por el coronavirus. Los eventos climáticos más extremos se hicieron sentir alrededor del mundo, quizás con el caso más emblemático de los incendios en California intensificados por altas temperaturas y sequía. En Navidad, la Organización Meteorológica Mundial anunció que 2020 cierra la década (2011-2020) más cálida desde que se tienen registros y el año va camino a convertirse en uno de los tres más cálidos registrados.

    Nada de esto gratis. No, tampoco económicamente. Un reporte de la organización Christian Aid revela que los 10 eventos climáticos más devastadores financieramente en este 2020, e intensificados por el cambio climático, causaron daños por $145,4 mil millones de dólares. Entre ellos se encuentran los incendios en California, las inundaciones en China, India y Paquistán, y la temporada de huracanes en el Atlántico.
  • Enseñanza y acción. Las cartas ya están sobre la mesa y, diría, que venimos perdiendo. Todas las actividades que nos llevaron a ambas crisis son humanas y pueden ser modificadas, pero esos cambios deben ser urgentes, ambiciosos y sostenidos en el tiempo. No actuar ante el cambio climático significará contribuir a la aparición de enfermedades zoonóticas y perderemos el juego. Como dijo recientemente el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, "dedicaremos el 2021 a la respuesta ante el coronavirus, pero la crisis climática requerirá de nuestra acción a lo largo de la década".

    Y no creamos que con la vacuna ganamos, pues si no actuamos ante las causas de la pandemia, es decir, si no modificamos nuestra relación con la naturaleza, la próxima pandemia está a la vuelta de la esquina.

2

¿Un año de descanso para el planeta? Si venís siguiendo la newsletter, sabés la respuesta y es un contundente NO. Durante los primeros meses del confinamiento global, mucho se habló (sin argumentos concretos) sobre el impacto que éste podría tener en el cuidado del ambiente y la contribución al cambio climático.

  • Cuidado del ambiente. "Me impactó cómo los animales salieron libres al principio del lockdown", expresa una lectora. Habría que ver caso por caso, porque hubo mucha reproducción de fake news. Un ejemplo: se difundió un video de "delfines en los bellos canales de Venecia", pero National Geographic explicó que correspondía a delfines en el puerto de Cerdeña, en el Mar Mediterráneo, muy lejos de los canales y donde es habitual verlos.

    ¿Quiere decir que los animales no aparecieron tras el confinamiento? Por supuesto que, ante la ausencia del ser humano, se pueden sentir más cómodos para movilizarse en otras áreas. Pero este efecto, de producirse, sólo fue temporal durante el confinamiento más estricto.

    Otro punto contraproducente en el binomio pandemia-ambiente: el aumento en el uso de plástico descartable por considerarse "más seguro". Al respecto, recuerdo esta conversación con Agustina Besada, co-fundadora de Unplastify.
  • Contribución al cambio climático. "La reducción de emisiones de dióxido de carbono (CO2) por la pandemia como algo bueno", señala Marcela, otra lectora. Y voy a coincidir en lo bueno pensando a futuro. Efectivamente, la suspensión de actividades como el transporte, la energía y la industria -a base de la explotación de combustibles fósiles- significó una reducción de las emisiones.

    Según la Universidad de East Anglia, en el pico de confinamiento global el 7 de abril las emisiones diarias de CO2 disminuyeron un 17%. Y conforme el reporte Unidos en la Ciencia 2020, se estima que la reducción de emisiones de GEIs en el año sea de entre un 4 y 7%.

    Pero lo que sigue en aumento récord son las concentraciones de gases de efecto invernadero. ¿Por qué? Porque las emisiones son los gases que liberamos a la atmósfera y las concentraciones son los gases que quedan acumulados en la atmósfera producto de emisiones presentes y pasadas. Es decir, es como que estábamos llenando una botella con agua y en el 2020 cerramos un poquito la canilla y salió menor cantidad, pero mientras la botella se siguió llenando.

    Volviendo a la coincidencia con Marcela. Si bien la reducción de emisiones será temporal durante la pandemia, evidencia cuáles son los sectores -transporte terrestre y energía principalmente- donde es necesario hacer los cambios drásticos para reducir las emisiones.

3

Una política climática internacional en suspenso aunque... Había mucha expectativa por lo que el 2020 podía significar en la promoción de necesaria mayor acción climática. Con la pandemia, resultó inevitable la suspensión de las reuniones de negociación, incluyendo la principal COP26. Pero la acción ante el cambio climático no podía admitir un año de parate. Y si bien los resultados no fueron tan ambiciosos como se esperaban, hubo algunos pasos a favor.

  • El mundo observó con atención (durante unas cuantos días) las elecciones presidenciales en Estados Unidos (EE.UU.), el segundo país más emisor de GEIs. La victoria de la fórmula Biden-Harris dio un cierto respiro por sus propuestas de campaña en favor de la acción climática. Si bien, como señala nuestra lectora Verónica, EE.UU. hizo efectiva su salida del Acuerdo de París el 4 de noviembre, el presidente electo ya afirmó que en el día de su asunción -el 20 de enero de 2021- iniciará el trámite para reincorporar al país al acuerdo.

    Los nombramientos de John Kerry -persona clave para la firma del Acuerdo- como Enviado Especial para el Clima y Gina McCarthy -ex jefa de la Agencia de Protección Ambiental- dan esperanza sobre el impacto que la nueva política estadounidense pueda tener en la acción climática global.
  • "China y su descarbonización 2060", eligió nuestra lectora Carolina como la noticia del año. Y sí, efectivamente el anuncio del país asiático con un compromiso a largo plazo sorprendió, para bien. ¿El motivo? Es el primer país más emisor de GEIs y, por ende, el que ayudará a marcar la diferencia necesaria. De hecho, según un análisis de Climate Action Tracker, con el nuevo escenario en EE.UU., la meta de China y las de la Unión Europea, Japón y Corea del Sur a 2050, podría empezar a ubicarnos en la senda del objetivo de calentamiento por debajo del 1,5°C.
  • ¿Cómo seguimos? En función de la evolución del virus, la vacunación y las medidas adoptadas, habrá que ver si en el 2021 vuelven las reuniones internacionales presenciales que permitirían reanudar las negociaciones para implementar el Acuerdo de París. En esta edición habíamos profundizado en por qué se requiere de la presencialidad en estos casos. Hoy le sumaría un argumento: que la vacunación no está llegando a todos los países al mismo tiempo ni en la misma proporción.
  • Mientras tanto, los países tienen que presentar sus planes de acción climática (NDCs) más ambiciosos.

4

En agenda: nuevo podcast. Y no puedo terminar el año sin recomendarte algo de la querida Jane Goodall. Con 86 años, haciendo cuarentena en su casa familiar de Reino Unido ante una pandemia de origen zoonótico que ella misma anticipó, la máxima conservacionista de la historia no baja los brazos y se adapta a las nuevas modalidades de comunicación.

Hoy se lanza el primer episodio de The Jane Goodall Hopecast (en un juego de las palabras en inglés esperanza y podcast), un podcast donde Jane conversará con referentes, activistas, empresarios y artistas con el foco en nuestro rol individual para convertir la esperanza en acción para un mundo mejor. Se podrá escuchar en distintas plataformas digitales. A tener en cuenta que es en inglés. Más info aquí.

5

Ser sustentables: repasar acciones del año y asumir nuevas. No quiero que esto suene cliché, pero en un año en el que muchos (quizás todos) de nuestros proyectos y estilos de vida se vieron trastocados, creo que es importante rescatar aquella acción -por más mínima que sea- en la que pudimos mejorar nuestro impacto en el ambiente. ¿Usaste menos plástico? ¿Empezaste a separar residuos? ¿Comiste más verduras que carnes? Con esto en mente, sería bueno pensar algún objetivo para el año entrante.

En mi caso, este año pude recuperar -después de un alta médico- mi amistad con la bicicleta y reemplacé muchos viajes que hacía en subte o colectivo. Para el próximo año me quiero comprometer a mantener esa nueva rutina en bicicleta e incorporar más alternativas a los productos de origen animal que aún hoy, al ser vegetariana, consumo.

Aprovecho para agradecerte por ser parte de PLANETA. Al leer, participar y compartir esta newsletter, nos ayudás a hacer crecer esta comunidad comprometida con el desafío de (re)construir un planeta mejor. Si te gusta lo que encontrás acá, podés además sumarte como miembro Co-Responsable y ayudarnos a seguir haciendo un periodismo que no sólo sirva para contar el mundo, sino también para cambiarlo. 

Gracias por estar del otro lado durante este 2020 tan extraño y ser parte de esta comunidad de PLANETA que busca involucrarse en generar impacto positivo. Brindo por un 2021 con buena salud humana (tanto física como mental), buena salud animal y buena salud ambiental como un todo. Brindo por un 2021 en el que la humanidad tome conciencia de su rol en este planeta.

¡Hasta el próximo miércoles ya en un nuevo año!

Tais

Recibí PLANETA

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters