Navidad es tiempo de encontrarnos, pero también de cuidarnos | RED/ACCIÓN

Navidad es tiempo de encontrarnos, pero también de cuidarnos

Estas fiestas son un momento para insistir y reflexionar sobre nuestra responsabilidad individual.

¡Hola! Estas fiestas llegan en un momento especial: uno en el que tenemos que reflexionar sobre nuestra responsabilidad de hacer bien al otro.


Compartí esta newsletter o suscribite

1

Intervención: Denise Belluzzo.

En nuestro país tenemos que lamentar que 41.000 personas perdieron la vida en estos casi 10 meses de pandemia. Por otro lado, 1,4 millones de nosotros se curaron y están en sus casas gracias a la ayuda y aliento de millones de familiares, vecinos y amigos. De millones de médicos, médicas, enfermeros/as, personal de limpieza, seguridad… Todas las vidas que se salvaron significan mucho esfuerzo, preparación, capacidad de dar. A su vez, las cerca de 42 millones de personas que no nos enfermamos también significan un esfuerzo incalculable de toda la comunidad.

Vienen las fiestas. Creemos mucho en la libertad: en nuestra gente, nuestros ciudadanos. Y es el momento para apelar a nuestra propia responsabilidad. Tratar de reducir los encuentros de estas fiestas, que amamos y nos encantan, a la menor cantidad posible de personas. Tratar de cuidarnos desde los días previos, sobre todo buscando cuidar a los más grandes. Hay que tratar de usar, si se puede, el exterior: es tiempo de celebrar afuera.

Por supuesto que la Navidad, más allá de lo que se crea, es un momento de juntarse —de encontrarnos con nuestros afectos— y ahora es complicado. Es posible que promediando 2021, con la vacuna, lleguemos a la famosísima “inmunidad de rebaño”. Para eso aún falta.

Estas fiestas son un momento para insistir y reflexionar —mientras pensamos en quienes fallecieron, se recuperaron o no se enfermaron del coronavirus— sobre nuestra responsabilidad individual: nuestra capacidad de dar se convierte en el deber de cumplir los protocolos, mantener la distancia y prepararnos para el megaabrazo que nos daremos en los meses que siguen, posvacuna. Ese día va a llegar y el espíritu de la Navidad nos puede ayudar a sentirlo más cerca.

Podés leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo humano ✊. Bancá un periodismo abierto, participativo y constructivo: sumate como miembro co-responsable.

2

Tres preguntas a Natalia Díaz, directora de Comunicación en la fundación Todavía Es Tiempo. [Por David Flier]. La fundación está hace más de 30 años en Paso del Rey, donde ayuda a entre 250 y 300 familias en situación de vulnerabilidad. Tiene un jardín de infantes comunitario, comedor, hogar de día y talleres de oficios para jóvenes y adultos.

—¿Cómo funcionan estos talleres y los microemprendimientos?
—Se enseñan oficios productivos: carpintería, chocolatería, mermeladería y panadería. Luego, organizamos emprendimientos para que tengan su primera experiencia de negocio y la fundación absorbe el riesgo. Los emprendimientos que funcionan todo el año se articulan en Navidad ofreciendo cajas navideñas, que tienen productos como pan dulce de masa madre (que puede comprarse separado también), chocolates, y mermelada artesanal.

—¿Qué impacto social tiene esto en las personas?
— El ciclo se cierra cuando los mismos alumnos y alumnas de los talleres capacitan a personas que vienen de empresas, en talleres corporativos. Y esto es un gran logro a nivel social, en su autoestima: es un proceso de empoderamiento. Porque personas de contextos difíciles (por ejemplo, mujeres que sufren violencia de género) vuelven a creer en sí mismas. Una mujer hizo durante un año una mermelada riquísima, que se vendía muy bien, y no la quería probar porque creía que, por ser ella, tendría que salir fea. Nuestra idea es apuntalar a estas personas, construir un puente para un futuro mejor.

—¿Cómo trabajaron este año en la fundación?
—Tuvimos que volcar el comedor a un servicio de viandas. Tuvimos que hacer foco en necesidades básicas como alimento. En cuanto a los talleres, se trabajó todo el año en pequeños grupos de mamás. Vendimos fuerte por Mercado Libre, nos transformamos de a poco a la venta online. Ahora nuestro objetivo es crecer de acuerdo a las necesidades del barrio, que nos marca para dónde seguir. En lo inmediato, el objetivo es realizar con un sistema de cápsulas la colonia de vacaciones.

  • Acá podés adquirir cajas navideñas y apoyar a la fundación.

3

Intervención: Pablo Domrose.

Comprar una caja navideña a la fundación Todavía es Tiempo es una de las distintas maneras de hacer que tus compras de fin de año tengan propósito. Si querés ver otras alternativas, te recuerdo nuestra campaña del mes de noviembre.

De paso, también es oportuno refrescar la del mes de diciembre: un listado de opciones y fuentes de información para que, al hacer turismo, busquemos siempre elegir opciones más constructivas, accesibles, inclusivas y amigables con el ambiente.

4

Otra manera que tenemos para hacer de este un mundo mejor es mediante un acto simple como separar los residuos. No solo porque permitimos reciclar, sino porque esta noble tarea también es la salida laboral de muchas personas.

En este sentido, hay un motivo para festejar: la cooperativa Creando Conciencia contó que en noviembre logró llegar a 325.125 kilos de residuos procesados, un aumento de más de 32 mil kilos con respecto al mes anterior. Nuestras pequeñas acciones, sumadas, hacen la diferencia.

5

Juan y Deolinda. Foto: LV16.

Otra noticia que oxigena: una que habla de desprenderse, de confiar, de generosidad. Pasó en el sur de la provincia de Córdoba: Juan Moreyra, a sus 84, dijo basta a su trabajo al frente de su empresa de neumáticos, Moreyra Gomas.

¿A quién dejó a cargo? A Deolinda, quien fue su empleada por 40 años. “Gracias a Dios, que me iluminó a alguien que cuidará el negocio y lo mantendrá como yo”, dijo Juan.

6

Foto: UNO Entre Ríos.

La última historia que quiero compartirte esta semana y que hace bien es la de Augusto. Él tiene 22 años y acaba de recibirse de profesor de Educación Física. Siempre es admirable el esfuerzo que demanda terminar una carrera, pero en su caso, es un gran ejemplo de perseverancia y fortaleza.

El joven oriundo de Santa Elena, Entre Ríos, perdió a su madre a los 11 años y a su padre hace 3. Tuvo que trabajar para ayudar a sus hermanos. Fue abanderado en la secundaria, luego de pasar los fines de semana buscando señal de WiFi en las inmediaciones de su colegio para poder estudiar.

“Pasamos por situaciones horribles, pero jamás me rendí y aquí estoy. Ojalá esto le sirva a alguien para que camine hacia sus metas”, dijo al diario UNO de Entre Ríos.

Reinventamos la home de redaccion.com.ar ¿ya la conocés?  El nuevo sitio busca ofrecer una experiencia más interactiva y simple a la hora de informarse y, al mismo tiempo, facilitar el compromiso ciudadano. Al final, vas a encontrar un espacio para decirnos qué te pareció (y ayudarnos a seguir mejorándola).

  • Vimos que la comunidad de lectores de RED/ACCIÓN comparte una característica: son ciudadanos comprometidos, activos en la búsqueda de una sociedad más tolerante e inclusiva. Una de las preguntas clave que busca responder esta nueva experiencia es ¿cómo puede RED/ACCIÓN ayudarlos en esa tarea?

¡Que tengas una muy feliz Navidad!

Cuidate mucho, cuidalas mucho, cuidalos mucho.
Te mandamos un abrazo.

Juan.

Recibí Oxígeno

Una mirada constructiva que busca cambiar la realidad. Por Juan Carr

Ver todas las newsletters