conectividad archivos - RED/ACCIÓN

SonRisas Lab: cómo trabaja un proyecto de inclusión digital para niños, niñas y adolescentes de Esteban Echeverría

Con cursos de programación y robótica para chicos de entre 8 y 16 años, la propuesta, desarrollada por la organización local SonRisas y la Asociación Civil Chicos.net con financiamiento privado, busca cerrar brechas digitales. Esto es: no solo brinda acceso a la conectividad sino también a la creación, la producción y a un uso activo de la tecnología.

Un modelo comunitario de conectividad cambió la realidad de millones de personas en la India

Estar conectados a internet hoy, lejos de ser un lujo o una alternativa, es una necesidad básica. El emprendedor social Osama Manzar creó y escaló en su India natal un proyecto de acceso a internet que ya conectó a 100 millones de personas a una mejor calidad de vida. El modelo de “conectividad colaborativa” consiste en crear centros comunitarios que son puntos de acceso a la conexión y, a su vez, lugares de capacitación en el uso de herramientas digitales. Hoy abarca a más de 10 mil “soldados de a pie digitales” en 135 distritos de áreas rurales, tribales marginadas y no alcanzadas por los servicios comerciales.

Kokue, la aplicación que da herramientas para la creación y monitoreo de huertas agroecológicas

La Asociación Cultural para el Desarrollo Integral lleva adelante un proyecto para mitigar los efectos del cambio climático en zonas rurales con ayuda de las tecnologías de la información. En ese marco creó esta aplicación que, entre otras herramientas, contiene información sobre cómo mejorar el suelo, diversificar cultivos y evitar ataques de insectos sin usar agroquímicos. Familias de seis provincias del norte argentino, Bolivia y Paraguay la están usando para huertas destinadas al autoconsumo y pequeños emprendimientos.

Un proyecto comunitario llevó conectividad a 630 familias de un barrio popular en la pandemia y hoy instala fibra óptica

Atalaya Sur es una iniciativa que nació en 2014 para garantizar internet en la villa 20 de la Ciudad de Buenos Aires. Empezó ofreciendo un punto de acceso público, en 2019 cubría 60 hogares y la pandemia generó tal demanda que hoy llega a 630. Cómo se desarrolla la experiencia colectiva que achica la desigualdad en el acceso a la tecnología y que apuesta a conectar mil familias en 2022.

Qué cambios se aceleraron y qué proyectos surgieron en pandemia para que las universidades sean más inclusivas y motivadoras

Profesoras y estudiantes de cuatro universidades públicas nacionales de distintas provincias proponen transformaciones para crear universidades más inclusivas, expansivas —que van más allá del libro y del espacio del aula—, codiseñadas con los y las estudiantes y con una formación docente renovada. Y cuentan las experiencias que iniciaron durante —o incluso antes— de la pandemia y que van en esta dirección.

La propuesta de una ONG europea para recuperar pueblos rurales: abrir mil cafés

Con la consigna “reinventemos el café del pueblo”, el Proyecto Mil Cafés de la empresa social europea Grupo SOS está inaugurando o ayudando a revitalizar cafés multifunción en pueblos franceses con menos de 3.500 habitantes para recuperar un espacio que históricamente ha sido el centro de la vida social, generar puntos de encuentro y debatir los temas de interés de la comunidad. Tiene dos años y va por el proyecto número 100.

Agustín Pina: "La pandemia nos mostró que nunca habíamos enseñado a usar la tecnología correctamente para educar"

"Las experiencias de estos meses, junto con la formación docente y el acceso a infraestructura pueden ser un terreno fértil para implementar la educación a distancia como nueva herramienta del quehacer educativo", dice el cofundador y CEO de Mumuki, una plataforma que acompaña a instituciones y gobiernos a implementar y mejorar la enseñanza de la programación.

Acceso a internet: vital en tiempos de pandemia pero desigual en cuanto a su acceso para estudiar a distancia

Alrededor del país, se calcula que el 19,5% de los estudiantes en el nivel primario no tienen conectividad. Y en el nivel secundario, el 15,9%. Esos porcentajes son aún más altos en villas y asentamientos, y también en las provincias con mayor pobreza. La instalación de antenas como las que se usan en espacios públicos, una de las posibles soluciones.

Podés ver el video 👆 o leer la transcripción 👇

Agua, luz y gas son algunos de los servicios que siempre fueron considerados esenciales. Pero hoy hay un servicio que refleja más que nunca la desigualdad: el del acceso a internet.

Aunque muchos de nosotros demos por sentado el hecho de poder estar conectados las 24 horas del día, lo cierto es que para muchas familias, acceder a internet no está garantizado. Esto es lo que se llama la brecha digital: la distribución desigual en el acceso, uso e impacto de las diferentes tecnologías de información y comunicación.

Según la Ley Argentina Digital, promulgada en 2014, el acceso a las comunicaciones y a las telecomunicaciones es un derecho humano. Y además, es un factor clave para acceder a otros derechos. 

En los últimos meses, la pandemia y el aislamiento preventivo implicaron el cierre de escuelas e instituciones educativas. Esto también obligó a los profesores a reinventarse con nuevas maneras de dar clase.

Sin emabargo, a lo largo del país, la falta de conectividad y computadoras hace imposible para miles de estudiantes tener clase de forma virtual y ni siquiera pueden tener acceso a tareas ni a sus docentes.

Alrededor del país, se calcula que 19,5% de los estudiantes en el nivel primario no tienen internet. Y en el nivel secundario, el 15,9%, según un informe del Observatorio Argentinos por la Educación.

La desigualdad, obviamente, también varía por región. En el norte del país es donde la conectividad es aún peor. En provincias como Santiago del Estero hasta un 40% de los hogares de estudiantes primarios no tienen conexión a Internet. CABA tiene el índice más bajo del país con 7,2%.

Este no es un problema nuevo, y hace mucho tiempo que los referentes barriales luchan por su derecho a una democratización en cuanto a internet y tecnología, ya que incluso acceder a través de empresas privadas se les hace difícil.

La falta de tecnología también se ve reflejada en los resultados académicos. En las pruebas PISA la mayoría de los mejores rendimientos en lectura, matemáticas y ciencias fueron en estudiantes que sí tenían acceso a Internet, según datos del Ministerio de Educación.

Y si comparamos con otros países de la región, Chile y Uruguay son los países que mejores resultados tuvieron en las pruebas y también son los que mayores niveles de conectividad tienen, de acuerdo a estadísticas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Hace algunas semanas, el juez Andrés Gallardo falló a favor de una demanda presentada por la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ). El dictamen obliga al Gobierno porteño a prestar servicios de internet a estudiantes de los barrios populares.

La idea es que esta medida se pueda llevar al resto del país. Mientras tanto, ya hay un protocolo para la vuelta a las clases presenciales. Pero mientras que el acceso a estar conectado no se facilite, la brecha digital, educativa y socioeconómica va a seguir creciendo.

¿Qué medida pueden tomarse para que la conectividad pueda ser más igualitaria?

Según Marcelo Giulliti, abogado de ACIJ, son varias: "En primer lugar, instalar los dispositivos necesarios para poder acceder a la conectividad a internet, como por ejemplo la intalación de antenas como las que se usan en los espacios públicos de CABA o los dispositivos de acceso 4G que permiten el acceso a internet desde dispositivos móviles"

"En segundo lugar requiere que el Gobierno porteño entregue computadoras, tablets, notebook, de manera que puedan acceder a las clases virtuales online y al contenido que brindan los docentes de manera remota", completa Giulliti.

***

Podés leer este contenido gracias a cientos de lectores que con su apoyo mensual sostienen nuestro periodismo humano ✊. Bancá un periodismo abierto, participativo y constructivo: sumate como miembro co-responsable

Compartí este contenido