Sustentables | RED/ACCIÓN

Hola, soy Tais Gadea Lara y quiero invitarte a reflexionar sobre los temas más importantes de la agenda mundial y local sobre sustentabilidad y cambio climático. En mi newsletter vas a encontrar información sobre los principales problemas que debemos enfrentar. Pero también sobre las soluciones que ya se están implementando y cómo vos podés sumarte a la acción.

El desafío es uno: que después de cada lectura de miércoles tengas las herramientas para modificar al menos un hábito en pos de cuidar al planeta.

Recibí SUSTENTABLES gratis en tu mail todos los miércoles:

Últimas ediciones
Sustentables | 13 de febrero

Intervención: Pablo Domrose

SUSTENTABLES | Por qué debemos cuidar a los insectos; Qué regalar en San Valentín; Paul McCartney y su recital ecológico

¡Gracias por los saludos de cumpleaños! Empecé esta nueva vuelta al sol con alegría, proyectos y nuevas metas de sustentabilidad. Por una cuestión obvia de calendario, siempre me tocó vivirlo en vísperas del Día de San Valentín o Día de los Enamorados, esa ocasión donde las vidrieras se tiñen de rojo y rosa, los bombones adquieren forma de corazón y el amor parece explotar en redes sociales. ¿Qué ocurrió con nuestro vínculo con el planeta? En esta víspera del 2019, un nuevo estudio llegó para alarmarnos e invitarnos a la acción.

1. Insectos: el pequeño gran llamado de volver a “enamorarnos” con la naturaleza

Nos impresionan las imágenes de los osos polares que llegaron a un pueblo ruso en busca de comida. Sabemos que el cambio climático amenaza su existencia. Pero, ¿conocemos lo que ocurre en esos otros mundos más pequeños detrás de las hojas, la tierra húmeda y las flores? ¿Somos conscientes del daño que le estamos haciendo a hormigas, abejas, moscas o grillos? ¿Tenemos idea del impacto que su extinción puede significar para nuestra propia supervivencia?

Más del 40% de las especies de insectos está viendo reducido su número drásticamente, lo que podría llevar a su extinción en las próximas décadas. Así lo revela un informe publicado en la revista Biological Conservation. La consecuencia: colapso de los ecosistemas interconectados y la cadena alimentaria, pues los insectos representan el 70% de todas las especies animales. Las causas: pérdida de hábitat por la expansión de la agricultura intensiva, contaminación por el uso de pesticidas y fertilizantes, crecimiento urbano, cambio climático. Las soluciones: equilibrar las poblaciones de insectos, reducir el uso de químicos, adoptar prácticas agrícolas sostenibles, conservar la biodiversidad.

Hace décadas, Jane Goodall observó cómo un chimpancé tomaba una rama y la utilizaba para alcanzar termitas en un tronco y alimentarse. Fue la primera vez que el ser humano comprendía que los primates confeccionaban herramientas para determinados usos. Y fue gracias a esa mujer que revolucionó la ciencia estudiando a esa especie en su hábitat natural. La naturaleza es así: perfecto equilibrio, composición armónica, diversidad y complemento.

En una charla que tuvimos hace tres años, me invitó a una reflexión que, ante este estudio y en vísperas de San Valentín, considero es fundamental: “Siendo el ser humano el primer ser en caminar sobre la Luna es, al mismo tiempo, el responsable de destruir el planeta. ¿Por qué? Porque perdimos algo que se llama sabiduría. Es la que nos debe llevar a que, cada vez que tomemos una decisión, pensemos cómo va a afectar a las próximas generaciones. Hoy muchas de las decisiones se basan en cómo van a incidir en mí, en las acciones de determinada empresa o en la próxima campaña política. ¿No les parece que hay una especie de desconexión entre esa mente tan inteligente y nuestros corazones, que nos dictan el amor y la compasión? El ser humano nunca va a alcanzar su pleno potencial hasta que no exista una conexión profunda entre su mente y su corazón”.

Recibí SUSTENTABLES

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters

2. ¿Qué le preocupa a la ciudadanía global? Sí… ¡el cambio climático!

Pareciera obvio. Pero en tiempos en los que algunas personas -incluso en cargos de presidente- niegan nuestra responsabilidad en el problema, créanme que vale la pena escuchar este tipo de conclusiones. Así lo ha revelado una encuesta del Centro de Investigaciones Pew: el cambio climático es la principal preocupación mundial. El 67% de las 27.612 personas encuestadas a lo largo de 26 países -incluyendo la Argentina- entre mayo y agosto de 2018, ha considerado al calentamiento global como el principal problema al que se enfrenta la Tierra. ¿Los temas a los que pasó por encima el cambio climático? El terrorismo de grupos como ISIS y los ciberataques.

¿Un dato a tener en cuenta? Mientras que en Argentina el cambio climático fue considerado la principal amenaza para el país, en Estados Unidos -segundo estado más emisor de gases contaminantes- la inquietud central pasa por los ataques cibernéticos. El cambio climático nos preocupa, ¿pero nos ocupa? A ese interrogante buscamos dar respuesta cada miércoles en este espacio. ¿Cómo venís con el cambio de hábitos en pos del planeta?

3. #MujeresEnCiencia: poderosas protagonistas de la acción climática

En la encuesta mencionada, hay un dato que no puede pasar inadvertido: en siete de los países consultados, las mujeres están más preocupadas por el cambio climático que los hombres. Su percepción del problema es diferente, su aporte a la búsqueda de soluciones es fundamental, su consideración en posiciones de liderazgo es la clave. Por ello debe haber mayor inclusión y promoción de mujeres en la ciencia.

Aún sigo inspirada con la cantidad de mensajes, perfiles e historias de científicas que pudimos conocer esta semana tras el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Según datos de Naciones Unidas (ONU), menos del 30% de los investigadores son mujeres. ¿Por qué se necesitan? Para poder construir un mundo sostenible. Te recomiendo conocer la historia de Joyce Msuya, científica africana y directora ejecutiva interina de ONU Medioambiente, con su mensaje inspirador: los problemas ambientales se presentan como una oportunidad para niñas y mujeres.

4. Refugiados climáticos: un curso online sobre “el” tema del momento y del futuro

Las propias historias de vida evidencian que, por ejemplo, ante una catástrofe ambiental, las mujeres suelen ser también las más perjudicadas. Integran un grupo con doble condición: son vulnerables a los efectos del cambio climático, pero también trabajan activamente para liderar la acción ante el problema. ¿Qué ocurre cuando, ante un evento climático, mujeres y hombres deben abandonar su territorio? ¿Podemos hablar de refugiados? ¿Ya se está hablando del tema? ¿Ya se está trabajando al respecto? Como les anticipaba hace unas semanas, mañana jueves inicia un curso para reflexionar: “Cambio climático y migración: predicciones y política”.

Es una oportunidad digital, gratuita, en idioma inglés. Alex Randall, director de programa de la Climate and Migration Coalition que organiza el curso, nos anticipaba en RED/ACCIÓN sus características: “Incluye conocimientos básicos sobre la temática, los motivos ambientales por los cuales la gente migra, las investigaciones científicas que explican el cambio climático y, lo más importante, testimonios de personas, historias de vida”. Si de catástrofes ambientales y desplazamientos se trata, te recomiendo también conocer la historia del argentino Nicolás García Mayor en una nueva sección PERFILES de RED/ACCIÓN.

5. El aceite reutilizado se sube a los escenarios de Paul McCartney

Un ex beatle, una acción de reciclaje y buena música. ¡Combo perfecto para mi felicidad! El artista británico dará un nuevo show en suelo argentino el próximo 23 de marzo y pidió a los organizadores reducir la huella ambiental del evento. Por eso, se reutilizará aceite para generar biodiesel y satisfacer las necesidades energéticas de los equipos de luz y sonido. Lo más interesante de la propuesta es la invitación a la ciudadanía a participar. Este fin de semana se estarán recibiendo botellas y/o bidones de aceite vegetal usado en La Plata, San Miguel, San Bernardo y otros puntos del interior. ¿El plus? Por llevarlo, estarás participando de un sorteo por entradas para el espectáculo. La medida aplica también para el recital de Ed Sheeran que se realizará el 23 de febrero. Más info aquí.

El dato de color (verde): el compromiso ambiental de Paul no es actual. Como vegetariano, lidera la campaña Lunes Sin Carne para incentivar la reducción del consumo de carnes. Como no podía ser de otra manera, hasta le dedicó una canción a la campaña.

6. ¡Al rescate del Tomate Platense!

Durante décadas, el Tomate Platense fue la principal variedad que se cultivó en La Plata. La llegada de los insumos tecnológicos y la ambición comercial por producir a cualquier costo desde la década del ´80 lo desplazó. Un grupo de quinteros lo conservó por amor a su familia, su infancia y la tradición. Gracias a ellos, hoy sobrevive y es el motor de una red de productores con un lema claro: rescatar una cultura de producción basada en la agricultura familiar y el respeto de la tierra, su diversidad y la de los materiales cultivados.  

Este sábado llega la 15ª edición de la Fiesta de Tomate Platense, una oportunidad para acceder a este cultivo y sus productos derivados, contactar con sus elaboradores y reconectar con la tierra. Se celebrará en la Estación Experimental Julio Hirschhorn, Los Hornos. La entrada es libre y gratuita. ¡Qué mejor que disfrutar del buen sabor de un verdadero tomate en contacto con sus productores! Toda la info aquí.  

7. Ser sustentables: y regalar con amor (por el otro y por el planeta)

Un libro sobre el impacto revolucionario que dejó Berta Cáceras, la activista ambiental hondureña asesinada por su lucha en defensa de la naturaleza. Un set de envases para llevar mi shampoo, cremas y artículos varios, y recargarlos en cada uno de mis viajes reduciendo mis residuos y huella ambiental. Dos de los regalos con significado que recibí para mi cumpleaños, especiales, con impacto positivo. ¿Por qué no hacer lo mismo con una pareja? Entre tanto marketing, aquí unos consejos conscientes:

  • Menos cosas, más experiencias. La base de todo consumo. ¿Qué actividades le gusta realizar al otro? ¿Con qué puedo sorprenderlo? ¿Qué momento puede quedar grabado en el recuerdo y no en un objeto?
  • Menos marketing, más dedicación. Los dos regalos que te mencioné eran cosas, pero tenían un significado, fueron elegidas para mí por un motivo. Lejos de lo que te ofrece el marketing de moda, busca productos que tengan un sentido para el otro.
  • Menos made in China, más impacto local. Premiá con tu compra a los productores locales, aquellos que invierten en elaboración sustentable, de comercio justo e impacto positivo.
  • Menos packaging, más amor. Usá una ecobolsa o papel diario como envoltorio, en vez de empaquetado que sólo se convertirá en residuo. Enviá una tarjeta electrónica en vez de en papel. Propónganse juntos un desafío de reducir el consumo de un plástico descartable (sorbetes, bolsas, botellas, vasos) el próximo año.

Como les dije al comienzo de esta newsletter, empecé los 31 con nuevas metas de sustentabilidad. Entre ellas, que seamos cada vez más involucrados en esta comunidad de SUSTENTABLES para reflexionar juntos, para buscar soluciones, para accionar por el planeta, para abrazar más a la Madre Tierra. Por eso, te extiendo esta propuesta: así como Jane me invitó a la reflexión hace unos años, pensá en una persona a la que te gustaría proponer un modo de vida más sustentable (un familiar, un amigo, un compañero de trabajo, tu pareja ¿por qué no como regalo de San Valentín?) e invitala a sumarse, no con un simple compartir de link, sino con el motivo por el cual para vos sería especial.

¡Hasta el próximo miércoles!

Tais.

Recibí SUSTENTABLES

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters

Sustentables | 6 de febrero

Intervención: Pablo Domrose

SUSTENTABLES | S.O.S. basura electrónica; Cómo Chile acaba de hacer historia; Dos documentales para este finde

Seguramente me estás leyendo desde algún dispositivo tecnológico: un celular, una tablet, una computadora. ¿Qué ocurre cuando ya no se usan, cuando se desechan, cuando pasan a ser “basura”? Se convierten en un problema de contaminación ambiental, pero también de pérdidas económicas, y de ilegalidad e impacto social negativo en los países más pobres. Le tomo prestado por unos minutos a Axel Marazzi el tema de la tecnología para referirnos hoy a uno de sus principales desafíos: el de la basura electrónica.

Y lo hago con una propuesta distinta: hoy les obsequio un 2×1 por tema, dos aportes en cada uno de los ejes sobre los que reflexionemos, para concluir más informados, más conscientes y más activos por cuidar el planeta. ¿Estás preparado? ¡Empecemos!

1. Wall-E necesitamos tu ayuda: S.O.S. basura electrónica

Un planeta Tierra repleto de basura e inhabitable para las personas, que escaparon a naves espaciales. Un robot con el desafío de limpiarlo. ¿Cuán lejos estamos de ese mundo animado que nos plantea el filme “Wall-E”? ¿Estará la realidad ya superando a la ficción? Todavía estamos en suelo terrestre, pero un informe de Naciones Unidas emitido durante el Foro Económico Mundial debería, al menos, preocuparnos (para ocuparnos). En 2018, generamos 48,5 millones de toneladas de basura electrónica. Es decir, residuos procedentes de aparatos eléctricos y electrónicos (los famosos RAEEs, por sus siglas). Es decir, una cantidad de basura tan inmensa como 4.500 bellas Torres Eiffel parisinas por año. En Argentina, se generan 400.000 toneladas de basura electrónica por año, es decir, que cada uno de nosotros tiramos unos 10 kilos anuales en promedio.

¿Las causas del problema? Múltiples. Pero me centraré en dos. Por un lado, la obsolescencia programada. Esa tendencia a diseñar un producto destinado a dejar de funcionar en poco tiempo para vender uno nuevo y así, así, así y así sucesivamente. Para comprender este fenómeno, te recomiendo ver el documental español “Comprar, Tirar, Comprar”. Por otro lado, la falta de una organización en una gestión formal y responsable de estos residuos. La gente los acumula porque no sabe qué hacer con ellos o, lo que es peor, los tira como basura tradicional contribuyendo a una alta contaminación del ambiente. ¿Consejos para actuar? Al final de esta newsletter.

¿Las soluciones al problema? Una: economía circular. Dos palabras tan simples como complejas. Pensar un desarrollo económico en el que elaboremos productos pensando ya desde el diseño qué ocurrirá con ellos al finalizar su vida útil para reincorporarlos al sistema y no generar residuos. La ventaja que aún no se aprovecha al máximo con la basura electrónica es su enorme potencial de reciclaje. Muchos de los dispositivos tecnológicos que utilizamos contienen metales de gran valor (como oro, cobre y hierro) que pueden reinsertarse a los procesos productivos. Para ello, claro está, no sólo se necesita de diseñadores más conscientes, empresas más responsables y ciudadanos más comprometidos, sino también de gestiones públicas que garanticen la conexión entre todos esos actores. Estamos reciclando sólo un 20% de estos residuos a nivel mundial, es decir, estamos tirando a la basura US$62.500 millones. Si seguimos así, para 2050 la cifra de residuos electrónicos se triplicará. Llegó la hora de que la realidad supere a la ficción… en sentido positivo.

Recibí SUSTENTABLES

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters

2. Inundaciones: entre comprender las causas y proteger los humedales

Hace pocos días vimos las imágenes de las vacas luchando contra la marea, y la mayoría de los medios de comunicación se centran en las pérdidas económicas de las inundaciones que afectaron el Norte y Litoral argentinos. El primer paso para la acción es distinguir y conocer sus causas. ¿Lluvias más intensas por el cambio climático? ¿Condiciones geográficas desfavorables? ¿Deforestación? ¿Monocultivo y pérdida de permeabilidad del suelo? Javier Drovetto realizó un análisis para RED/ACCIÓN. ¡Spoiler alert! No hay una sola causa, ¿quizás todas?

Y si de inundaciones e interrogantes se trata, ¿por qué son tan importantes los humedales? El sábado pasado se celebró su día mundial. Una fecha que busca despertar conciencia sobre el rol clave que cumplen para evitar inundaciones, conservar la biodiversidad, reducir emisiones contaminantes y promover economías locales, entre otras. En Argentina, mientras se realiza un inventario que dé un panorama general de su situación, aún se espera por una ley que los proteja… y se cumpla. ¿Te interesa saber más sobre el tema? Aquí otra nota de Javier que no te podés perder.

3. El aviso del Super Bowl que nos importa y dos documentales para este finde

“Toy Story 4”, Amazon, “Game of Thrones”, The Washington Post, “Avengers: Endgame”… Mucho se habló estos días sobre los avisos publicitarios que se estrenaron durante el SuperBowl, uno de los eventos deportivos más importantes en los Estados Unidos. Entre ellos, hubo uno que pasó desapercibido… o no tanto. En la tercera edición de SUSTENTABLES, les contaba sobre “Nuestro Planeta” (“Our Planet”) una serie documental para mostrar la belleza de los distintos rincones del planeta y cuidarlos. ¡Y vaya belleza! Netflix, responsable de su producción junto con el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), estrenó un nuevo adelanto que ya despierta emociones y qué nos recuerda en qué equipo debemos jugar. Aquí lo pueden disfrutar. Recuerden: los ocho capítulos que recopilan cuatro años de trabajo alrededor de 50 países se estrenarán el próximo 5 de abril.

¿Ansioso por ver cine ambiental? National Geographic estrena dos documentales este fin de semana para comprender la importancia de la conservación del Delta del Okavango, en África. Una oportunidad para conocer uno de los ecosistemas y paraísos salvajes más fascinantes del mundo, hogar de elefantes africanos, leones, chitas y centenar de aves. “La inundación del Okavango” y “Okavango, el alma africana” se estrenan este sábado 9 de febrero a las 20 y 22 por la pantalla de NatGeo. La imagen de arriba es sólo un impactante adelanto de lo que podrás observar.

4. Correr por una causa es correr por el planeta. ¡Y más aún cuando es por partida doble!

Consciente del crecimiento de la cultura del running, National Geographic ya anunció la próxima edición de su histórica maratón regional con causa ambiental. Será en la mañana del próximo 28 de abril en la ciudad de Buenos Aires. Aquí ya podés inscribirte. De igual modo, la Fundación Vida Silvestre Argentina volverá a realizar una carrera para celebrar La Hora del Planeta, la iniciativa global que promueve apagar las luces por una hora para concientizar sobre el impacto de nuestro consumo y actuar ante el cambio climático. Será en la noche del 30 marzo en suelo porteño. Los detalles, aquí.

Si correr es bueno para tu salud, ¡qué mejor que también lo sea para la de la Tierra! El lema de la campaña de NatGeo que protagonizará la competencia y que buscará fomentar el cambio de hábitos cotidianos, me permite seguir con el siguiente tema: ¿Planeta o Plástico?

5.  Marche un 2×1 en plásticos: el fin de las bolsas en Chile y el apocalipsis sorbetes

Chile acaba de hacer historia en la región por ser el primer país latinoamericano en prohibir las bolsas plásticas de un sólo uso en comercios a lo largo y ancho de su superficie. Es decir, la prohibición no abarca una ciudad, un pueblo, una provincia, sino que su alcance es nacional. La medida comenzó a ponerse en práctica el domingo pasado para supermercados y grandes tiendas, y abarcará progresivamente a pequeños y medianos locales. ¿Por qué es importante? Voy a dejar que los números hablen por sí solos: usamos una bolsa plástica un promedio de entre 10 y 15 minutos para que tarde entre 20 a 400 años en descomponerse en la tierra o el mar.

La semana pasada les adelantaba que el domingo se desarrolló el Día Internacional Libre de Sorbetes (o pajitas). Lancé una pregunta en mi Instagram para conocer el comportamiento de las personas ante este plástico de un sólo uso no reciclable y contaminante, y la respuesta me sorprendió (¡para bien!). La mayoría rechaza su uso, sea porque pide con anterioridad que le entreguen la bebida sin sorbete o porque lo devuelve si se lo entregan. ¿Ya te propusiste modificar este hábito? ¿Hay alguna medida que prohiba su uso en tu ciudad? Te leo 🙂

6. Ser sustentables: y usar la tecnología de forma responsable

Así como en la ficción Wall-E salvó al mundo con esa planta que tanto cuidó, cada uno de nosotros en la realidad puede (y debe) dar su aporte para incentivar un cambio. La mitad de la basura electrónica procede de dispositivos personales, es decir, de nuestros celulares, computadores, tablets. Ello indica el poder de acción que tenemos ante esta problemática. Como todo es doble en esta edición de SUSTENTABLES, van dos consejos clave.

  • Comprar lo necesario, tener lo necesario, cambiar lo necesario. ¿Por qué cambiamos un celular si nos sigue funcionando a la perfección? La última vez que tuve que comprar un celular porque ya no funcionaba el anterior, comparé dos modelos por sus características técnicas. Eran casi las mismas, sólo cambiaba el hecho de un efecto adicional para las fotos y eso marcaba el precio superior del último modelo así como de la moda que se había impuesto. No dejarse llevar por las tendencias y el marketing es el mayor desafío que debemos enfrentar en estos tiempos. Reflexionar sobre una nueva compra puede no sólo ayudar al planeta sino también a tu bolsillo. ¿Conviene comprar uno nuevo o reparar el que tengo? ¿Lo cambio porque no funciona o porque quiero el que está de moda? ¿Para qué lo voy a utilizar realmente?
  • Tomarse 5 minutos más y darles un correcto destino. No son papel o cartón que se reciclan en el tacho verde, ni cáscara de fruta que va al compost. Son residuos especiales que nos requieren un poco más de atención. Si efectivamente ya no se pueden utilizar, averiguá dónde podés llevarlo en tu barrio, ciudad, provincia para su correcta disposición. En la ciudad de Buenos Aires, hay puntos especiales que reciben basura electrónica. Aquí más info.

El 2×1 de esta edición tenía un motivo especial. El próximo domingo 10 es mi cumpleaños y fue un modo de obsequio hacia esta hermosa comunidad que co-construimos miércoles a miércoles. Creo que desde que tengo uso de razón que hay un deseo que se mantiene vigente en esa fecha: abrazar más a la Tierra en cada una de nuestras pequeñas acciones. No estamos de paso en este maravilloso mundo y vivimos un momento histórico en el que podemos modificar el daño que por tantos años hemos generado para re-convertirlo en acción, conservación y responsabilidad. El interrogante siempre es uno: ¿estamos dispuestos a asumir el desafío? La respuesta la incluyo siempre en mis deseos al soplar las velitas.

¡Un saludo!

Tais.

Recibí SUSTENTABLES

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters

Sustentables | 30 de enero

Intervención: Pablo Domrose

SUSTENTABLES | Colectivos eléctricos; Brasil y el ejemplo del peligro de la minería; Una reflexión sobre cómo nos movilizamos

Sí, lo sé. Con las elevadas temperaturas a lo largo y ancho del territorio argentino, seguramente te acordaste de mí y de ese tema sobre el cual tanto reflexionamos en este espacio: el cambio climático. Durante las últimas semanas, el clima se convirtió en parte fundamental de mi rutina: viví por primera vez una tormenta de invierno en Estados Unidos que con sus -21°C de sensación nos prohibió estar en el exterior y luego pasé a los 42°C de sensación local que no dan respiro. 

En uno y otro caso, estamos ante las estaciones del año donde uno espera este tipo de escenarios (frío en el invierno estadounidense y calor en el verano argentino), pero hay una realidad que es evidente: el cambio climático hace sentir sus efectos. Ante ello, debemos adaptarnos y reducir las emisiones contaminantes. Por eso, el tema de esta nueva edición de SUSTENTABLES. 

1. Colectivos eléctricos: un aporte hacia el nuevo paradigma de la movilidad sustentable

¡Me gusta arrancar con buenas noticias! Finalmente se vienen los primeros colectivos eléctricos en la ciudad de Buenos Aires o, al menos, la primera prueba piloto. Serán ocho buses de origen chino de cuatro líneas (12, 34, 39 y 59) que circularán a partir de mayo, según se anunció la semana pasada. Los detalles más técnicos se desarrollan en esta nota de Infobae. Ahora bien, ¿por qué es importante esta medida?

Durante años, la configuración de las ciudades se hizo alrededor del auto. Carreteras, autopistas, ensanchamiento de avenidas. Todos símbolos que buscaban darle protagonismo a ese invento de cuatro ruedas y que parecían haberse olvidado de lo importante: las personas.

El nuevo paradigma de la movilidad sustentable cambia al protagonista y busca facilitar la movilización de los individuos a través de la peatonalización de calles, el diseño de sendas especiales para andar en bicicleta y la implementación de acciones para hacer más eficiente el transporte público.

El propósito final: reducir las emisiones de gases de efecto invernadero -contribuyentes al cambio climático- y mejorar la calidad del aire en las urbes. Los nuevos colectivos eléctricos en calles porteñas formarán parte del Plan de Movilidad Limpia 2035 que busca reducir esas emisiones generadas por el transporte. ¿Fin del problema? Aún no…

Hay dos desafíos que se plantean con la movilidad eléctrica. Por un lado, el tipo de fuente de la que procede la electricidad. Es decir, ¿la energía es generada por fuentes renovables como el sol o el viento, o a partir de la explotación de combustibles fósiles como el petróleo y el carbón?

El escenario ideal es que todo vehículo eléctrico se “cargue” gracias a energías renovables para que la reducción de emisiones contaminantes sea aún mayor.

Por otro lado, si de vehículos particulares se trata, surge el interrogante: ¿nos permiten los autos eléctricos resolver el problema del tráfico? Las alternativas eléctricas son una opción más eficiente para movilizarse, pero toda planificación urbana debe basarse en reducir la cantidad de autos particulares y facilitar la movilización de las personas a través del transporte público que, si es eléctrico, es un plus que celebramos 🙂

Recibí SUSTENTABLES

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters

2. Brasil y el ejemplo del peligro de la minería

Y de una buena noticia paso a otra que no lo es tanto, pero que nos invita a reflexionar de igual manera. Las imágenes procedentes de Brasil hablaron por sí solas durante estos últimos días. ¿Qué ocurrió? Una presa de desechos mineros colapsó en el estado brasileño de Minas Gerais. El dato a subrayar: no se trataba de una represa común, sino de una presa donde la compañía Vale depositaba los residuos de la mina Córrego do Feijao.

¿Las consecuencias? 84 muertos y más de 270 desaparecidos; el pueblo de Brumandinho bajo lodo y escombros; daños en el ambiente que se reflejarán en los próximos días. ¿Podemos hablar de “incidente” o “desastre”? No. Aquí hay responsabilidad de una empresa y de las autoridades de control. Sergio Federovisky reflexiona al respecto: “El desastre ambiental de Brasil deja expuestos los costos de la minería a cielo abierto”.

Según la Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente (AIDA), en los últimos 30 años se han registrado 73 incidentes en presas de desechos mineros en todo el mundo, siendo Estados Unidos el país que lidera el ranking.

Si te interesa saber más acerca de cómo funcionan estas presas de desechos mineros y su verdadero costo ambiental, aquí un seminario virtual en Español que te será útil.

3. Volar sin plástico, ¿es posible?

A Brasil llegó un vuelo histórico desde Portugal en diciembre pasado. Cuando viajo, son dos las luchas que tengo en lo que a comida en el avión refiere: las pésimas (y aburridas) opciones de alimentación para vegetarianos, y el uso de utensilios de plástico descartable.

Aunque respecto al segundo punto, son varias las aerolíneas que, en los últimos años, comenzaron a mejorar. Si antes, todo era de un sólo uso; ahora podemos ver algunas alternativas que se lavan y vuelven a utilizar.

Tal como me compartió Rocío de esta comunidad de SUSTENTABLES, se realizó el primer vuelo libre de plástico. ¡Sí, como leen! La compañía europea Hi-Fly emprendió la aventura de convertirse en la primera aerolínea “plastic-free” del mundo. ¿Cómo? Ofreciendo cubiertos de bambú, packaging de papel y recipientes biodegradables; todos materiales reciclables o compostables. En 16 vuelos, ahorraría 1.500 kilogramos de plástico.

Consejo: si están por volar, eviten generar residuos descartables llevando su botella reutilizable para cargarla con bebida en el avión y su vaso reutilizable para tomar té o café 😉

Y ya que hablamos de alimentación en un medio de transporte que genera (muchas) emisiones contaminantes, les recomiendo este texto sobre la “sindemia global”, el término para referirse a los tres grandes desafíos del siglo XXI: la pandemia de la obesidad, la desnutrición y el cambio climático.

Hablando de plásticos, este sábado se celebra el Día Internacional Sin Sorbetes y Buenos Aires tendrá su evento: proyección del documental “Straws” y charla para concientizar. ¿Cuándo? Sábado 2 de febrero a partir de las 20. ¿Dónde? Centro Cultural Matienzo (Villa Crespo). Más info aquí.

4. S.O.S. fauna marina! Podemos (y debemos) hacer algo

¿Por qué es necesario que dejemos de usar plásticos descartables, incluso en un vuelo? Porque no sólo contamina suelos y aguas, sino también afecta a los animales que habitan en lo profundo y superficial de los océanos.

Según el último reporte de la Fundación Mundo Marino, los plásticos fueron la tercera causa que afectó a los 363 animales que encontraron y asistieron en la costa de la provincia de Buenos Aires. Javier Drovetto analizó el informe y detalla sus características en esta nota en RED/ACCIÓN.

En líneas generales, en 2018 más del 90% de la fauna marina asistida presentó afecciones causadas por el hombre (desde desnutrición por sobrepesca o cambio climático, hasta quedar atrapados en redes de pesca desechadas a las aguas).

Es decir, “la culpa” se encuentra en nuestras manos, pero también el cambio de acción está en nuestro poder. ¿Nos vamos a quedar de brazos cruzados?

5.  Más allá de la “moda Marie Kondo”, ¿vivimos con lo necesario o con lo que nos venden como tal?

En este nuevo estilo de vida de ir con botella, vaso y cubiertos reutilizables en la mochila, resulta inevitable preguntarse por aquello que es necesario. Al viajar tanto, aprendí incluso con lo poco que uno puede vivir… y ¡bien!

¿Necesitamos lo que compramos o lo compramos porque nos dicen que lo necesitamos? Lejos de las modas de una serie o influencer, aprovecho el espacio para reflexionar sobre cómo podemos reducir nuestra huella ambiental a través de un menor consumo o un consumo más consciente. Tres breves ejemplos de mi último viaje. 

  1. En los alrededores de la Universidad de Harvard, en Boston, me sorprendí con una librería donde todo el subsuelo eran libros usados que se vendían a mitad de precio. Encontré allí algunas de las primeras obras de la conservacionista Jane Goodall que tanto quería leer y hasta un libro sobre refugiados y ambiente firmado por su autor. 
  2. Leemos y… ¿si luego compartimos el libro? Suelo hacerlo con mis amigos y familiares, pero hay iniciativas más aventureras. En la entrada de una escuela de New Haven, la ciudad de la Universidad de Yale, una “casita” invitaba a tomar un libro (como se muestra en la imagen). 0 costo, 100% gratis, 100% pasión por la lectura. ¿Impulsarías una iniciativa así en tu ciudad?
  3. No compro ropa, salvo cuando necesito y, en ese caso, voy a tiendas de ropa usada o reciclada. Y este viaje fue la ocasión. A veces, me gustaría saber qué historia se encuentra detrás de ese vestido o remera y qué aporte podría darle yo. Porque sólo así las prendas pasarán a ser útiles y no meras modas que compramos, tiramos y volvemos a comprar.

6. Para leer: AgroTóxico

Y si de libros se trata, un reciente lanzamiento para tener en cuenta. Patricio Eleisegui vuelve a indagar en el uso de agrotóxicos y sus consecuencias para la salud del ambiente y del ser humano en suelo argentino.
“AgroTóxico” es el nombre que titula su más reciente investigación y que acompaña con la frase: “Argentina como laboratorio a cielo abierto para el control de la alimentación mundial”.

Tras “Envenenados” donde denunciaba las consecuencias sanitarias derivadas del uso de pesticidas y transgénicos en el país, el nuevo libro del escritor y periodista ya se puede encontrar en la librería de Revista Sudestada (Tucumán 1533, ciudad de Buenos Aires).

7. Ser sustentables: y reflexionar sobre cómo nos movilizamos

Cada semana les planteo tips como desafíos para una vida en armonía con el planeta, y Camila -miembro de esta comunidad- me propuso no darte una lista de varios consejos, sino una suerte de “desafío sustentable” para cada semana. Así que hoy lo aplico y los invito con esta propuesta.

Termina enero y se viene un nuevo mes. Pensá en cómo te movilizás por tu ciudad. ¿Qué crees que podrías modificar para que sea más eficiente? ¿Caminar más? ¿Usar la bicicleta en recorridos más cortos? ¿Dejar el auto en casa y usar el transporte público? ¿Compartir el viaje en auto al trabajo con otros compañeros? Te leo.

Yo reflexiono al respecto en cada viaje, sea por trabajo o vacaciones. Busco siempre la alternativa más sustentable para movilizarme. En la última aventura opté por el tren en lugar del avión para trasladarme de ciudad en ciudad en suelo norteamericano. Si bien puede resultar un poco más caro, tengan en cuenta que las estaciones de tren están en el centro de las ciudades, por lo que no tienen el costo adicional de traslado que sí tendría un aeropuerto. El otro plus: paisajes como éste que les comparto, un atardecer perfecto llegando a Nueva York que excede cualquier valor económico y que nos recuerda que los protagonistas de las ciudades somos (y debemos ser) nosotros, como consumidores conscientes, como transeúntes responsables, como aventureros en armonía perfecta con lo que nos rodea y construimos.

Un saludo desde una más fresca Buenos Aires,

Tais.

Recibí SUSTENTABLES

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters

[/expand]
Sustentables | 23 de enero

Intervención: Pablo Domrose

SUSTENTABLES | Reconectar a los chicos con la naturaleza

Pequeños inocentes. Incansables aventureros. Eternos buscadores de conocimiento. Tres características que, estoy segura, describen a cualquier niño o niña en tu vida -sea hijo, sobrino, nieto o incluso al recuerdo del niño que fuimos durante nuestra infancia-. Tres aspectos que he podido reconocer en mi sobrino durante esta última semana en Nueva York. Amante de los dinosaurios, fanático de los superhéroes y constructor (bueno, a veces destructor), con apenas cuatro años ve el mundo con otros ojos. Él es la inspiración para esta SUSTENTABLES.

1. La tarea pendiente de nuestro tiempo: reconectar a los chicos con la naturaleza

Jugar en el parque. Dar una vuelta en bicicleta. Imaginar toda una aventura allí en contacto con el verde, el viento, el exterior. Mi niñez y, seguramente, recuerdos de la tuya. El crecimiento de las grandes urbes, el aumento de la inseguridad y los avances tecnológicos cambiaron las escenas de las nuevas infancias. Desplazaron a los niños del exterior al interior de los hogares, del húmedo pasto a la cálida alfombra, del abrazo con amigos a la interacción virtual con desconocidos. ¿Es esto un mero análisis o implica consecuencias que nos deben importar con urgencia?

Según el escritor norteamericano Richard Louv, asistimos a una era con un “síndrome del déficit de naturaleza”. ¿De qué se trata? Es una enfermedad social en los niños producto de crecer lejos de lo natural que genera depresión, obesidad, fatiga, estrés y déficit de atención. ¿Su remedio? Vitamina N: ¡naturaleza! Hace unos días, un estudio de la Universidad de Hong Kong, reveló que a mayor contacto con lo natural, menor la angustia, la hiperactividad y las dificultades de comportamiento en los niños. El reporte identifica cuatro formas en la que desarrollan su relación con la naturaleza: se dan cuenta de ella, la disfrutan, le tienen empatía, se sienten responsables de su cuidado. En definitiva: cuanto más tiempo pasan los niños en la naturaleza, más felices son y más la cuidarán luego.

Mi primer acercamiento al tema fue gracias al documental “The Project Wild Thing” donde el inglés David Bond se preocupa por la infancia de sus hijos y emprende una aventura tan loca como real: “vender naturaleza” a los chicos para que se reconecten con ella. Cuando conversé con él, su mensaje fue claro: “Deben aprender que el tiempo en la naturaleza es el mejor tiempo que pueden dedicar a sus vidas. Es libre, no tiene costo y es realmente positivo para tu salud física, mental y emocional”. Pueden ver el tráiler del filme aquí.

¿Por qué decidí reflexionar sobre el tema en esta edición? Más allá de la propia motivación personal en suelo newyorkino, el próximo 26 de enero se celebra el Día Mundial de la Educación Ambiental, una fecha que desde 1975 busca concientizar sobre un vínculo más armonioso entre el ser humano y el ambiente que lo rodea. Y como la educación se construye en la escuela durante el período de clases, pero también a diario en el hogar, hoy los tips buscan acompañar este camino de (re)conexión con lo natural.

Recibí SUSTENTABLES

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters

2. De Argentina a Davos: el cambio climático importa (o debería)

Seguramente viste las imágenes de vacas flotando en campos inundados o las decenas de titulares sobre las pérdidas económicas que las inundaciones implicaron para el campo. Pero poco se habla de algunas de las causas de esa triste realidad y, en consecuencia, poco se gestiona luego al respecto. En principio hay dos consideraciones para iniciar la reflexión. Por un lado, lo evidente: el cambio climático está entre nosotros e intensifica eventos naturales.

En Argentina, con precipitaciones cada vez más intensas y frecuentes, o períodos de prolongada sequía. Por otro lado, un tema que incomoda a muchos: la deforestación, la agricultura intensiva y la mala gestión del uso del suelo incide luego en la capacidad para permear toda esa gran cantidad de agua que cae. De nuevo: reflexionar sobre las causas para actuar y minimizar las negativas consecutivas lo máximo posible. 

Y si de economías y cambio climático se trata, no puedo dejar de hablar del Foro Económico Mundial que inició ayer en Davos. Según su Informe de Riesgos Globales, cuatro de los cinco riesgos globales más impactantes de 2019 están relacionados con el clima: eventos meteorológicos extremos, fracaso de la mitigación y adaptación al cambio climático, crisis del agua y catástrofes naturales graves.

Si les interesa el evento, sigan el hashtag #WEF19 en redes y esta nota de Iván Weissman en RED/ACCIÓN con los temas más destacados. Las siguientes cifras, que reveló el propio foro, me dan el pie al próximo tema: las mujeres representan más del 50% de la fuerza laboral a nivel global, pero menos del 25% tienen altos cargos de liderazgo. 

3. Mujeres, movilización y lucha: cuando la Madre Tierra nos une a todos

El sábado pasado participé de la tercera edición de la Women’s March, la marcha de las mujeres que se celebra cada año en Estados Unidos desde la asunción de Donald Trump como presidente.
Las causas a defender eran muchas y no conocían de barreras geográficas, aplicaban también a nuestras luchas en Argentina: mayor liderazgo femenino en la política, igualdad de oportunidades laborales, respeto a los derechos de las minorías.

La congresista más joven en la historia estadounidense, Alexandria Ocasio-Cortez, dijo presente en la movilización en Nueva York con palabras que convocan a la reflexión sobre la unificación de las luchas y la participación de las mujeres también en la defensa del cuidado del ambiente: “La justicia no es un concepto que se lee en los libros. La justicia es sobre el agua que bebemos. La justicia es sobre el aire que respiramos. La justicia es sobre si podemos quedarnos con nuestros hijos. Madres, padres y todos los que tengan hijos”.

4. El error de las Spice Girls que nos recuerda que cada prenda vale

En noviembre pasado, la banda de pop británica Spice Girls lanzó una edición especial de remeras para recaudar fondos para una campaña de justicia de género de la organización Comic Relief. Lo que parecía una iniciativa positiva pronto se transformó en una triste realidad.

El diario The Guardian reveló esta semana que las remeras habían sido confeccionadas por mujeres en un taller en Bangladesh bajo condiciones no dignas de trabajo, incluyendo un pago por debajo del mínimo y horas excesivas de labor. Más allá de las disculpas y/o falta de responsabilidad de las celebridades, el hecho nos recuerda la importancia de preguntarnos ¿Quién hizo nuestra ropa?

Cuando camino aquí las calles con ofertas que se vuelven tentativas a todo espectador, me surge el interrogante: ¿a qué costo se elaboró una prenda que llega a tan bajo valor? ¿En qué condiciones alguien confeccionó esa prenda? ¿Hay explotación infantil detrás?

Por eso, si necesito comprarme algo, opto por tiendas con políticas de responsabilidad social y/o de ropa usada. Este es un tema sobre el cual volveré en las próximas ediciones, así que te invito a ir siguiendo Fashion Revolution Argentina para continuar con la conversación.

5.  Refugiados climáticos: una conversación que debemos iniciar

Cuando anticipaba este viaje y preparaba mi valija, mi mente estaba concentrada en otro tipo de movilizaciones: aquellas que deben emprender las personas por motivos ambientales. Un tifón que deja un pueblo totalmente inhabitable, una sequía que obliga a productores a buscar su subsistencia económica en otro lugar, eventos naturales que se intensifican por el cambio climático y que inciden en cómo educar a los propios hijos. Estas son algunas de las historias que conocí mientras investigaba las migraciones producto del cambio climático.

Pero allí donde hay un problema evidente se esconde otro aún más grave: no se habla de esto, no se lo considera en los debates globales, no se lo incluye ni siquiera en una definición concreta. Por eso este artículo en RED/ACCIÓN, para iniciar la conversación sobre una realidad de nuestro tiempo: los refugiados climáticos. ¡Que empiece el debate! 

6. Atención! “Zona libre de carne”

Mensaje con el que me encontré en el restaurante Le Botaniste (“El Botánico”) aquí en Nueva York. Su concepto es tan básico como revelador: deja que la comida sea la medicina. Todo el lugar parece una farmacia en la que alimentación y salud se fusionan, y en donde ningún plato tiene ingrediente derivado de animales.

Según Naciones Unidas Medioambiente, la industria de cerdos y aves producen el 10% de los gases de efecto invernadero, el 30% de la tierra se utiliza para el pastoreo del ganado, el 80% de las tierras agrícolas se utilizan para la alimentación de ese ganado y los bosques están siendo eliminados para ese fin.
Ello explica que, más allá del motivador de cariño hacia otros seres, reducir el consumo de carnes implica un impacto positivo en el ambiente y en nuestra salud.

De hecho, un reciente estudio de TravelSupermarket que evalúa las ciudades más saludables para vivir considera como factores la oferta de restaurantes vegetarianos y tiendas de alimentos saludables en las urbes. En líneas generales, Buenos Aires salió en el puesto número 10 (mejor que Nueva York en el 17). ¿Ya tenés tu favorito “libre de carne” en tu ciudad?

7. Ser sustentables: y educar a los niños para que también lo sean

La experiencia en la temática me dice que es mucho más fácil incorporarle un nuevo hábito a un niño que hacerle modificar un hábito a un adulto, ¿o no? A partir del documental, se creó “una red salvaje” con consejos prácticos para VOLVER al contacto con lo natural. Aquí mi selección de destacados. (Algo me dice que no serán aplicados sólo por niños).

  • Volver a disfrutar del exterior. Volver a la naturaleza no implica necesariamente ir de camping a un bosque, puede ser una tarde en el parque o la plaza, o un fin de semana en las afueras de la ciudad.
  • Volver a utilizar todos los sentidos. Tocar el pasto húmedo, sentir el agua en los pies, oler las distintas fragancias de las flores, escuchar el canto de los pájaros, conversar con otros rodeados de verde. Sentir la naturaleza.   
  • Volver a jugar frente a la mejor pantalla: la naturaleza. Pensar ideas creativas para llevar a cabo en el exterior. En el sitio Wild Time Learning podrán encontrar algunas (en inglés) según el tiempo disponible para jugar y la locación (pasto, árboles, playa). Spoiler alert: son sencillas de implementar 🙂  
  • Volver a enseñar naturaleza en la naturaleza. La tecnología nos ofrece múltiples posibilidades, pero a veces nos aleja de la mejor realidad en 4D. Los aprendizajes sobre el ámbito natural se encierran en las aulas en lugar de salir a descubrirlos en el patio, el parque o la plaza.

Siempre que tengo la oportunidad de visitar esta ciudad, paso por una calle en Brooklyn donde se encuentra uno de los mejores graffities que vi. “Climate change is real”. “El cambio climático es real”. Un mensaje que debería estar impreso en las calles alrededor del mundo. Una reflexión que debería convocar a la acción constante. Una realidad tan incómoda que nos debería interpelar sobre el modo en que estamos educando, criando, formando a los niños de hoy y futuros líderes del mañana.

Porque como dice David Bond, “el planeta se está destruyendo, a menos que tengamos una generación de chicos que lo cuide”. Si hoy vos estás interesado en esta newsletter y yo la estoy escribiendo, es porque seguramente hubo algo en nuestra infancia que nos permitió conectar con lo natural, es porque entendimos que debíamos cuidarlo por el resto de nuestras vidas. Como reflexioné hace dos semanas, la pregunta “¿Qué planeta le vamos a dejar a nuestros niños?” siempre debe ir acompañada de otra: ¿Qué niños le estamos dejando al planeta?

Un saludo desde la siempre vibrante Nueva York,

Tais.

Recibí SUSTENTABLES

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters

Sustentables | 2 de enero

SUSTENTABLES | Nuevo año y 365 oportunidades para proteger a los animales

¡Y llegamos al 2019! Después de las reflexiones, los balances y las celebraciones, nos encontramos en el inicio de nuevos 365 días, de 365 desafíos, de 365 oportunidades para cuidar el hogar en el que vivimos. En las redes, resumí mi deseo en una simple frase: que el 2019 nos encuentre en más armonía con el planeta Tierra. Y ese deseo explica el tema que elegí para el SUSTENTABLES de hoy, el primero de esta nueva vuelta al sol.

1. 2019: el año para proteger a las especies animales

Según el último informe Planeta Vivo del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), en los últimos 44 años la Tierra ha perdido el 60% de los animales vertebrados. ¿Las causas? Actividades humanas: pérdida o degradación del hábitat, sobreexplotación de especies, contaminación, especies invasoras y enfermedades, cambio climático. ¿La posibilidad de modificar la situación? Se encuentra también en nuestras manos.

Este es el motivo por el cual el próximo Día de la Tierra tendrá como temática central “proteger a nuestras especies”. Organizado por la Red Earth Day, la fecha se presenta como una oportunidad para despertar conciencia sobre el grado de situación en el que se encuentra la biodiversidad y la urgente necesidad de cuidar a todos los seres de la Madre Tierra, especialmente a las especies amenazadas y en peligro de extinción. 

La celebración toma como símbolo a uno de los animales fundamentales para todo el equilibrio de la naturaleza y de la propia actividad humana: las abejas, cuyo número de ejemplares decrece año a año y alarma a los cuidadores. ¿Por qué? El 90% de las plantas necesita de las abejas para la polinización, los polinizadores aportan US$577 mil millones a la economía mundial y otras especies dependen de las abejas para su subsistencia. Argentina, segundo país productor de miel, no es ajena a esta situación y este artículo reciente en Perfil lo explica. 

Si bien el Día de la Tierra se celebra el 22 de abril de cada año, la intención es que el propósito no se limite a un día sino a los 365 días del año. Por eso, en los tips de hoy te cuento cómo involucrarte.

Recibí SUSTENTABLES

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters

2. Agenda ambiental: las fechas más destacadas del nuevo ciclo

Digital o en papel (obtenido bajo procesos sustentables), ¿quién no empezó ya a poner cosas en su agenda para este 2019? Me gustaría sumarte algunos de los eventos que será importante observar este nuevo año desde el punto de vista del cuidado del ambiente. Así como el Día de la Tierra, el Día Mundial del Ambiente, celebrado cada 5 de junio, marca muchas de las campañas que luego emprenden gobiernos nacionales y locales, empresas y ciudadanos. Sino pensemos el impacto que tuvo el tema elegido en 2018: terminar con la contaminación por plásticos. Aún no se comunicó la temática para el 2019, así que te la compartiré no bien se anuncie. El otro gran evento del año se desarrollará en septiembre en Nueva York: la Cumbre sobre el Clima a la cual convocó el Secretario General de Naciones Unidas, Antonio Guterres, para que los países presenten cómo vienen trabajando en políticas más ambiciosas para hacer frente al cambio climático. Interesante analizar con qué irá la Argentina y los países de la región en general.

2019 es un nuevo año electoral en nuestro país y la cuestión ambiental no debe pasar desapercibida. ¿Qué política climática tendrán los candidatos: seguirán en el Acuerdo de París o no? ¿En qué se basará su política energética: renovables o Vaca Muerta? ¿Cómo se protegerá a la biodiversidad local? ¿Qué presupuesto se les asignará a los temas ambientales? Preguntas que deberían también estar sobre la mesa durante la campaña y en nuestra decisión posterior. Para la elección anterior, entrevisté a todos los candidatos sobre su propuesta ambiental, podés echarle un vistazo aquí.

3. Lo que el cambio climático aún nos dejó del 2018

“La historia del 2018 fue el cambio climático”, dice David Leonhardt en su columna de opinión (en Inglés) en el diario The New York Times. No es casual entonces que a lo largo de estos días continuemos escuchando estudios y estadísticas que vinculan el paso del 2018 con los efectos del cambio climático, que sirven para analizar lo ocurrido, pero sobre todo para planificar las próximas políticas y acciones. La organización británica Christian Aid identificó los 10 sucesos climáticos más costosos del año. Los huracanes Florence y Michael en Estados Unidos, los incendios en California, la sequía en Europa y las inundaciones en Japón lideran la lista. La sequía ocurrida en Argentina entre fines de 2017 y abril de 2018 se ubica en el quinto lugar con un costo estimado en US$6.000 millones. La escasez de lluvias generó pérdidas en los cultivos de soja y maíz, entre otros. ¿Cómo se prepararán los gobiernos para un 2019 con temperaturas más elevadas y un cambio climático que se hace sentir cada vez más?

4. Sí, hablemos de menstruación y de su impacto ambiental

En la edición anterior los desafiaba a cambiar sus hábitos para este nuevo año en pos de una vida más sustentable. Y una de las lectoras me compartió su objetivo: empezar a usar la copa menstrual. ¿De qué se trata? Es una alternativa a las toallitas y los tampones más amigable con el ambiente durante el período de menstruación. Según cifras de la Fundación Banco de Bosques del 2014, en un año las mujeres argentinas consumen 10.140 de pasta fluff en toallitas y tampones, producida a partir del desmonte de la selva misionera; y generan 3.380 millones de unidades de esos productos como residuo no reciclable. Empezar a hablar del tema es el primer paso para tomar decisiones más amigables con nuestra salud y la del planeta. Y en RED/ACCIÓN ya iniciamos la conversación sobre la menstruación con esta nota de Lucía Wei He sobre “tampones e impuestos: el costo de ser mujer”. Dato plus: una misma copa menstrual se puede usar por 10 años, por lo que también es amigable con el bolsillo 😉

5. Instagram y el poder las imágenes para cuidar el mundo

Siempre fui de la idea que la tecnología no es ni buena ni mala, sino que depende de cómo y para qué la usemos. Con las redes sociales me ocurre lo mismo. Por eso, si la semana pasada les recomendaba algunos documentales con temática ambiental, hoy quiero compartirles mi Top5 de personas que sigo en Instagram por el mensaje que transmiten a través de sus imágenes y cómo se involucran con el cuidado del ambiente. Son todos usuarios fuera de Argentina, porque también me gusta pensar cómo podemos incorporar y aplicar sus aprendizajes a nuestro país. Aquí va:

  • @paulnicklen Fotógrafo canadiense y biólogo marino. Documenta la belleza y la emergencia de la naturaleza alrededor del mundo. 
  • @trashisfortossers Lauren Singer es una joven estadounidense que promueve un estilo de vida libre de basura. (Próximamente les mostraré su tienda desde Nueva York)
  • @copenhagenizer Mikael Colville-Andersen es un diseñador urbano canadiense-danés experto en movilidad que invita a repensar las ciudades en pos del uso de la bicicleta. Estuvo hace poco en Buenos Aires. 
  • @modelactivist No es una persona, sino más de 200! Modelos que buscan redefinir la industria de la moda de una forma más sostenible. 
  • @adriangrenier Reconocido actor de Hollywood, pero también activista ambiental. Lideró la campaña anti-plásticos descartables en Nueva York.

6. Para disfrutar en familia: cine al aire libre

Hace unos días leía un artículo publicado en el diario El País de España que titulaba: ¿Qué planeta vamos a dejar a nuestros niños? Un interesante análisis que combina presente y futuro para reflexionar y accionar. Pero siempre que veo ese interrogante siento que está incompleto, que debería ir acompañado por otro: ¿Qué niños le estamos dejando al planeta? La clave para el desarrollo sostenible estará en cómo también involucremos a las nuevas generaciones -los líderes del mañana- en las soluciones que implementemos hoy. Y el cine puede convertirse en un aliado perfecto para generar conciencia. Por eso me pareció acertada esta invitación para la semana: el Green Film Fest proyectará una función especial de la película animada Tarzán -el tan querido rey de la selva- este jueves 3 de enero a las 20 en el Muelle de Nordelta (ideal para los que aún no nos fuimos de vacaciones y seguimos por aquí). La entrada es libre y gratuita, pero requiere confirmación previa a [email protected]

Y si de películas se trata, empieza la época de premios a la industria cinematográfica. ¿Ya vieron “Isla de Perros”? Una hermosa historia, para grandes y chicos, que tiene a esos seres fieles como protagonistas. Está nominada como Mejor Película de Animación para los Globo de Oro que se entregarán este domingo.

7. Ser sustentables: para cuidar a los animales

Hay tanto que podemos hacer por los otros seres que habitan la Tierra que podría ofrecerte un libro entero de consejos, pero he aquí los que considero fundamentales para empezar.

  1. Sé consumidor responsable. Elegí productos libres de maltrato animal, por ejemplo shampoo que no haya sido testeado en animales sino por métodos tecnológicos. En Argentina, ya hay marcas que ofrecen artículos con sello “cruelty free”. Podés consultar el sitio de PETA -organización defensora de los derechos de los animales- para más información.
  2. Generá un cambio desde tu casa hacia la casa común.Poner plantas con flores en tu balcón, patio o jardín ayuda a atraer insectos. El dato importante: que sean nativas, es decir, que sean propias del ecosistema donde vivís. 
  3. Denunciá. Si tienen un búho en plena calle para que te saques una foto, no te la tomes. Si hacen un espectáculo con un mono atado con una cadena, no aplaudas. Si te ofrecen un show con una orca en una pileta rodeada de cámaras, música y aplausos en lugar de estar en el océano, no compres la entrada. Si ves una especie exótica en venta, llamá a las autoridades responsables. Tu acción importa. 
  4. Involucráte como voluntario o doná. 7. ¿Qué me da esperanza por los animales? Las maravillosas personas que dedican su vida por cuidarlos, protegerlos y salvarlos. Son múltiples las organizaciones que en el país trabajan por la causa. Algunas en las cuales podés sumarte como voluntario o aportando dinero para sus actividades: Aves ArgentinasInstituto Jane GoodallVida Silvestre
  5. Respetá. Viví en armonía con la naturaleza y lo voy a ejemplificar con un caso común de nuestros tiempos: podés sacarle una foto a un animal, pero no lo hagas sufrir por el simple hecho de tener una selfie.

A inicios de 2017 tuve la oportunidad de ir a un lugar donde sólo primaba la naturaleza. Miraba 360° a mi alrededor y no había edificios, ni autos ni mucho menos Wifi, era 100% estado natural. Y allí se encontraba la laguna, hogar del Macá Tobiano, un ave que se encuentra en peligro crítico de extinción, que sólo habita en nuestro país y que puede desaparecer en la próxima década producto de especies invasoras, los efectos del cambio climático y la construcción de represas sobre el Río Santa Cruz. Los vi en colonias y un pensamiento vino a mi mente: “quizás soy de las últimas personas que puede ver a este animal, quizás mis hijos nunca podrán llegar a conocerlo más que en libros o enciclopedias digitales”. ¿Vamos a dejar que ello ocurra?

No es la primera vez que tomo frases de Jane Goodall, la máxima conservacionista de la historia, para compartirte en SUSTENTABLES, pero creo que su sabiduría nos invita a la reflexión una vez más: “Lo que haces marca una diferencia, y tienes que decidir qué tipo de diferencia quieres marcar”. Yo ya elegí involucrarme con impacto positivo. ¿Y vos?

¡Hasta el próximo miércoles!

Tais.

Recibí SUSTENTABLES

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters

Sustentables | 26 de diciembre

SUSTENTABLES | Cómo pasar a la práctica y empezar hábitos sustentables en el 2019

¡La última newsletter de este 2018! ¡Qué increíble! Sin lugar a dudas, SUSTENTABLES ha sido uno de los proyectos más lindos que me tocó emprender este año. ¿Por qué? Porque es un espacio que ha comenzado a crear una comunidad virtual con un propósito muy claro: generar conciencia y promover un cambio de acción. Todo ello sin perder la calidad periodística que desde RED/ACCIÓN consideramos vital en los tiempos que vivimos. Y como en estos seis newsletters anteriores te vengo repitiendo que el planeta Tierra necesita de acciones urgentes y ambiciosas, quiero que empecemos el 2019 con todo. Así que aquí mi deseo y desafío para vos:

1. Por un 2019 con más impacto positivo en el ambiente, ¡y vos podés (debés) sumar tu aporte!

Empezar la dieta, empezar el gimnasio, empezar un nuevo proyecto… ¿por qué no empezar un nuevo hábito sustentable? O más bien el interrogante podría ser, ¿por qué no cambiar un hábito cotidiano para que sea sustentable? Yo lo hago cada año y por eso quiero invitarte al desafío. Lo ideal es comenzar por acciones que ayuden a reducir tu huella de carbono, es decir, aquellas emisiones más contaminantes que contribuyen al cambio climático como nuestro uso de la energía, la manera en que nos movemos por la ciudad y hasta qué comemos. Para los dos primeros casos, el cambio es simple. En primer lugar, ser eficientes en el uso de la energía: usarla sólo cuando sea necesario. En segundo lugar: caminar o usar la bicicleta para distancias cortas, y priorizar el transporte público por sobre el vehículo particular para distancias más largas.

La alimentación merece un párrafo aparte. El más reciente informe especial del Panel Intergubernamental en Cambio Climático (IPCC) sobre un calentamiento de la temperatura del planeta en 1.5°C, mencionaba en sus recomendaciones el reducir el consumo de carne. Otros estudios anteriores también consideraban esta medida como crucial. ¿Acaso es por el cariño de los investigadores con los animales? No, sino el impacto que la producción de carne genera en el ambiente. Desde la cantidad de emisiones de metano (sí, los propios gases de la vaca) y carbono que genera hasta la huella hídrica que contiene (es decir, el agua que se utiliza a lo largo de todo el proceso de producción). ¿Es racional que utilicemos 15.000 litros de agua por cada kilo de carne vacuna? Sé que en “el país del asado” es difícil decirte que comas menos carne y más verduras, pero al menos comenzar a reducir las cantidades diarias o semanales es un pequeño paso que puede marcar una diferencia. El diario británico The Guardian elaboró un interesante artículo al respecto (en inglés): ¿Por qué comer menos carne es lo mejor que podés hacer por el planeta en el 2019?

Comencé SUSTENTABLES allá el 14 de noviembre hablando del 2018 como el año de la lucha frente a los plásticos, así que quiero retomar brevemente el tema aquí con una simple, pero compleja pregunta: ¿Qué plástico de un sólo uso te proponés sacar de tu rutina en el 2019: los sorbetes, los vasos de café, las botellas, las bolsas? Contame!

Recibí SUSTENTABLES

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters

2. Y si hablamos de 2019, ¿cómo estará el planeta?

Mmm… casi seguro: más caliente. No lo digo yo, sino el Servicio Meteorológico Nacional de Reino Unido, MET Office. Según sus análisis, la temperatura media global podría alcanzar un nuevo récord el próximo año. ¿El motivo? Esa relación que no debemos olvidar: + aumento de las emisiones contaminantes, + aumento de las temperaturas. Por eso tus pequeñas acciones cotidianas son más que importantes. Al momento, el 2016 lidera el ranking como el año más caluroso registrado en la historia. Para comprender el impacto de nuestras actividades en tan poco tiempo, te recomiendo ver esta animación.

3. Pero antes, ¿qué noticias positivas nos dejó el 2018?

Desde lo global, como anticipaba, fue EL año en que se generó conciencia sobre el impacto de nuestro consumo de plásticos en el ambiente y, en especial, en los océanos. Cada año arrojamos 8 millones de toneladas de plástico a las aguas. Gracias a campañas internacionales promovidas desde Naciones Unidas, hoy son muchos los ciudadanos alrededor del mundo que están modificando sus hábitos. La consigna es clara: reducir el consumo general de plásticos, pero rechazar los de un sólo uso, los descartables (botellas, vasos, sorbetes, bolsas). En nuestro país, me pareció muy interesante la iniciativa de Mejor Sin Sorbete que ayuda a bares y restaurantes para que eliminen este descartable y/o lo reemplacen por uno sustentable (de aluminio o papel). El mencionado informe del IPCC fue también fundamental para darnos idea de dónde estamos parados ante el cambio climático y hacia dónde debemos ir si queremos realmente salvar al planeta. El interrogante que nos deja para el 2019 es obvio: ¿haremos lo que corresponde?

A nivel local, estuvimos dando seguimiento al tema. Fueron seis las nuevas áreas protegidas tanto en tierra como en mar argentino. Una cifra récord para el país y que espera continuar el próximo para cuidar la rica biodiversidad nacional. El impulso de las energías renovables es algo para celebrar y genera ansiedad por ver esos parques eólicos y solares que se han licitado en funcionamiento para aprovechar el poder del viento y el sol para generar energía. Pero la gran apuesta del gobierno por Vaca Muerta continúa siendo una sombra para su política ambiental que seguirá en la mira de las organizaciones ambientalistas. La energía es vital para nuestras actividades, pero lamentablemente no todos gozan aún de ese derecho. Esta nota de Javier Drovetto ayuda a la reflexión sobre el tema.

4. El año de los billetes con animales

La semana pasada se puso en circulación el nuevo billete de $100. Y mientras para muchos la noticia se basaba en sus exigentes medidas de seguridad, a mí me interesaba el animal que lo protagonizaba: la taruca, ese venado andino tan singular del noroeste argentino. ¿El motivo? Con este lanzamiento concluyó la serie “Animales autóctonos de la Argentina”, una iniciativa que rediseñó progresivamente los billetes nacionales para generar conciencia sobre la fauna local y la importancia de la protección de la biodiversidad. Siempre pienso que sabemos mucho del oso polar en peligro de extinción en el Ártico, pero ¿cuánto sabemos del guanaco, el cóndor, la ballena franca austral, el hornero o ahora la taruca en el billete de $100? Creo que en RED/ACCIÓN se hicieron esa misma pregunta, y por eso podés encontrar este artículo sobre el protagonista de los $500: el yaguareté, el felino más grande de América que regresó a la zona de Chaco y Formosa.

5.  Comienza la temporada de cine, ¡que sea también ambiental!

Aún cuando no nos vayamos de vacaciones, entramos en esa época del año más relajada en la que las películas se convierten en un aliado perfecto. ¿Y si te digo que también pueden ayudar para que te informes más sobre estos temas? Casi como un tweet, aquí va una oferta temática de documentales que podés encontrar en Netflix (que ya vi y super recomiendo): desde conocer las maravillas de la naturaleza y la necesidad de protegerlas (“Terra”) hasta sumergirte en las profundidades del océano para conocer a una mujer que lucha por su conservación desde hace años (“Mission Blue”), desde preguntarte de dónde viene la ropa que usas (“The True Cost”) hasta replantearte con cuántas cosas realmente necesitás vivir (“Minimalism”).

Un plus para estas fiestas. Al igual que el 24, National Geographic emitirá un especial para ayudar a que las mascotas puedan pasar el Año Nuevo más tranquilas. 10 minutos antes de las 12 del 31 de diciembre empezará una producción con bellas imágenes de nuestro planeta acompañadas de música clásica.

6. Ese regalo que no debemos olvidar: la Tierra

El 24 de diciembre de 1968 se tomó esta imagen. El fondo negro. La Luna como origen. Y ese bello planeta azul llamado Tierra. Fue una imagen que cambiaría para siempre la visión del ser humano sobre el lugar en el que vive. Desde el sobrevuelo en la Luna, el Apolo 8 capturó esa visión sobre la Tierra. “Earthrise” o “amanecer de la Tierra” fue el nombre que se le dio para definir ese momento: “Fuimos a explorar la Luna y descubrimos la Tierra”, como cita el artículo de la BBC. La fotografía se volvió un símbolo del movimiento ambiental alrededor del mundo, incluso hoy Al Gore la utiliza en sus presentaciones, porque allí se ve la inmensa belleza de la naturaleza, porque allí se percibe la fragilidad de nuestro planeta ante nuestras acciones, porque allí se vislumbra la necesidad de vivir de un modo sustentable. Esta última Navidad esa imagen cumplió 50 años y su mensaje se mantiene vigente: tenemos un hermoso y único hogar para vivir, no hay una opción B, somos los responsables de cuidarlo.

7. Ser sustentables: y no caer en el intento

Empecé esta newsletter planteándote un desafío y sé que no es fácil. Por eso esta vez no quiero darte tips temáticos sino algunos generales sobre cómo modificar hábitos para que sean más sustentables (y los ayudo con mi propia experiencia).

  1. Analizar tu rutina y descubrir cuál es el mayor impacto ambiental que generás. En mi caso, usaba muchas bolsas para juntar las necesidades de mi perra (honestidad!) así que empecé a reutilizar envases de pan lactal, sachets de leche o fideos. 
  2. Elegí un cambio por vez. Si hacemos todo junto es más probable que no tengamos éxito. En 2017 incorporé el vaso reutilizable para tomar café y reemplazar los descartables. En el 2018 sumé una cuchara/tenedor de aluminio plegable que va conmigo siempre en la cartera para, por ejemplo, tomar un helado. ¿2019? Se los contaré en unas semanas desde Nueva York. 
  3. Incorporá el cambio de hábito a tu rutina de la forma más natural, ¡que no sea un problema! Al empezar a separar los residuos, organizá los cestos separadores de forma tal que la separación sea sencilla y práctica. 
  4. Compartí con otros, pero… ¡no obligues! Es genial contarles a los demás lo que estás haciendo para cuidar al ambiente, pero cada uno tiene su propio tiempo. Incluso en una convivencia, vas a ver que de a poco la otra persona adopta tus hábitos sin la necesidad de pedirles que lo hagan. Cuando conocí a mi novio, él comía carne y hoy ya prácticamente lleva una alimentación vegetariana, no por pedido mío sino por propia elección 🙂

Además de los nuevos desafíos para el 2019, me gusta aprovechar cada cierre de año para dar las gracias. Doy siempre gracias por poder trabajar de lo que me gusta y de lo que considero puede aportar a (re)construir un mundo mejor. Doy gracias al gran equipo detrás de RED/ACCIÓN por confiar en mí para producir una newsletter como SUSTENTABLES donde informar y accionar. Y te doy gracias a vos por leerme, por reflexionar conmigo, por compartirme tus intereses, por el hecho de que si decidiste recibir esta newsletter es porque no te querés quedar de brazos cruzados, es porque querés hacer algo por ese hogar que habitamos, ese increíble planeta llamado Tierra.

El deseo para este Año Nuevo no lo digo yo, sino Queen, mi mejor regalo desde hace 15 años. A celebrar con más amor y menos pirotecnia.

Hasta el próximo miércoles, ¡el primero del 2019!

Tais.

Recibí SUSTENTABLES

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters

Sustentables | 19 de diciembre

Intervención por Pablo Domrose | Foto: Janek Skarzynski – AFP

SUSTENTABLES | Los jóvenes van a cambiar el mundo. Perdón, los jóvenes ya están cambiando el mundo

Pasé de los -8°C y la nieve polaca a la intensa lluvia de Buenos Aires, casi como para recordarme que ya vivimos los efectos del cambio climático en nuestras propias ciudades, pero que quienes toman las decisiones parecen aún no hacerlo con la ambición que el planeta necesita. Podría haber iniciado este SUSTENTABLES con un análisis técnico de lo que ocurrió en la COP, pero creo que ellos, los jóvenes, se merecen el protagónico de hoy…

1. Los jóvenes van a cambiar el mundo. Perdón, los jóvenes ya están cambiando el mundo

“Sólo hablan de seguir adelante con las mismas malas ideas que nos metieron en este lío, incluso cuando lo único sensato que pueden hacer es poner el freno de emergencia. No son lo suficientemente maduros como para contar las cosas como son. Incluso esa carga la dejan para sus hijos”. Así, sin pelos en la lengua, Greta Thunberg se dirigió a los representantes de 190 países que negociaban las directrices para implementar el Acuerdo de París en cambio climático en la COP24 en Katowice, Polonia.

Las palabras de la activista sueca de 15 años -que padece una condición de autismo- representaron a las de millones de jóvenes que, en todo el mundo, se hicieron eco de su mensaje. “Ustedes dicen que aman a sus hijos por encima de todo, pero les están robando su futuro ante sus propios ojos. Hasta que no comiencen a centrarse en lo que debe hacerse en lugar de lo que es políticamente posible, no habrá esperanza. No podemos resolver una crisis sin tratarla como una crisis”, aseguró.

El involucramiento de Greta por la acción climática no surgió en esta COP. Desde agosto pasado, con el verano más caluroso para su país, cada viernes no asiste al colegio y se dirige al parlamento sueco para realizar una sentada, una huelga por el clima (#ClimateStrike) exigiendo que se cumplan las promesas climáticas.

Otros estudiantes europeos han seguido, desde entonces, sus pasos. Incluso, el pasado viernes 30 estudiantes de escuelas polacas se manifestaron en las escaleras del predio entonando una canción cuyo estribillo repetía: “¿Qué hay de nosotros?”.

Frente a una COP que dejó gusto a poco en lo que a ambición refiere, están ellos: los jóvenes. Esos que ven que los “líderes” no toman las decisiones necesarias para garantizarles un futuro en este planeta. Esos que ya no tienen miedo en decir las cosas como son.

Los jóvenes marchan, cantan y se expresan; escriben artículos en los medios de sus países; se organizan para recoger tres toneladas de basura en las costas de San Isidro como ocurrió el pasado domingo; se reúnen para debatir cómo cambiar el mundo; toman decisiones sobre qué comer, qué marcas vestir, qué medio de transporte utilizar y hasta cuántos hijos tendrán en el futuro en función de una urgencia que tienen en claro -ellos mejor que los decisores-: necesitamos actuar hoy ante el cambio climático, antes que sea demasiado tarde.

Recibí SUSTENTABLES

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters

Lo que la COP24 nos dejó

Seguramente Greta no esté satisfecha, ella como miles de otros. “Nadie va a quedar satisfecho después de estas negociaciones”. Las palabras del secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, a los representantes de la sociedad civil quizás resumen el sentimiento que dejó la COP24, la conferencia anual en cambio climático.

¿Se aprobó el paquete de reglas que determina cómo implementar el Acuerdo de París? Sí, y el hecho de que hubo consenso al respecto es positivo. Pero las críticas desde las organizaciones ambientalistas se basan en otra pregunta: ¿estuvo a la altura de la ambición que la emergencia climática necesitaba? Allí quizás es donde la respuesta no es tan favorable.

Con este reglamento del Acuerdo, los próximos pasos se vuelven cruciales para su implementación. En septiembre de 2019 los países deberán llevar ante el secretario de la ONU en Nueva York planes concretos de cómo están trabajando para que su reducción de emisiones contaminantes sea más ambiciosa en 2020. Y luego será Chile quien tendrá el gran desafío de presidir una COP crucial para incrementar la ambición de la acción climática.

Mientras quedan muchas “Gretas” en el mundo “sentándose” para exigir acciones urgentes.

2018: el año de las áreas protegidas para Argentina

El propio secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman, hizo mención desde la conferencia de prensa en la COP24: “El próximo año vamos a presentar un proyecto de ley sobre cambio climático. Después hay que ver si se aprueba, miren sino lo que se tardó con el de las áreas marinas”. Sus palabras representan las de muchos que, desde Katowice, mirábamos ansiosos lo que ocurría en suelo porteño en el Senado.

El resultado fue feliz: se crearon las áreas marinas protegidas Yaganes y Burdwood II en Tierra del Fuego. Con esa aprobación, el área protegida del mar argentino aumentó a casi un 10% y este año concluye para el país como uno en los que más se incrementaron las áreas protegidas en su territorio. Los parques nacionales Aconquija (Tucumán), Iberá (Corrientes), Traslasierra (Córdoba) y Ciervo de los Pantanos (provincia de Buenos Aires) son los nuevos espacios que, desde este año, verán protegido su alto valor ecológico y promovido su desarrollo sostenible, desde lo ambiental, lo social y lo económico.

Javier Drovetto viene siguiendo de cerca el tema y escribió esta nota para RED/ACCIÓN.

Ushuaia comienza a decirle NO a los descartables

¿Y qué mejor para esas nuevas áreas marinas protegidas ubicadas al sur del país que se reduzca el consumo de plástico? En tierra, la capital fueguina de Ushuaia aprobó una normativa que prohíbe el uso de descartables en los comercios gastronómicos. Es decir, si vas a comer algo por allí, ya no deberían entregarte vasos, revolvedores, sorbetes ni cualquier utensilio de plástico descartable.

La medida le da un período de 180 días a los comerciantes para adaptarse. Pasado ese tiempo, es importante involucrarse como consumidor y denunciar si no se sigue la norma.

¿Es Ushuaia la primera ciudad del país en implementar esta medida? No, Pinamar y Villa Gesell ya vienen por la misma senda de prohibición de sorbetes y vasos, y sus efectos podrán comenzar a verse en esta temporada de verano.

¿Por qué es importante? Según el último censo de Basura Costera de la Fundación Vida Silvestre, de los residuos recogidos en playas de la provincia de Buenos Aires, el 87% eran plásticos.
Recordá: reducí el consumo de plástico, rechazá los descartables y optá por los reutilizables. En tierra y agua, la naturaleza te lo agradecerá.

Mujeres líderes rumbo a la Antártida

Ushuaia será el punto de encuentro. Llegarán desde distintas partes del mundo. Se dedican a diferentes actividades. Pero tienen algo en común: son mujeres y aportan a la acción ante el cambio climático. Desde el próximo 31 de diciembre se embarcarán en un viaje distinto rumbo a la Antártida.

Éste es el tercer viaje que organiza Homeward Bound, un proyecto con un objetivo concreto: construir una red de 1000 mujeres para estudiar los efectos del cambio climático, reivindicar su rol en la ciencia e incidir en la toma de decisiones, a través de la expedición y la formación como líderes. Tras la primera experiencia en 2016, tuve oportunidad de conversar con algunas de las mujeres que hicieron la travesía en esta nota.

En esta nueva edición, son seis las latinoamericanas que participan, incluyendo la ex secretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), una persona fundamental para haber alcanzado consenso en el Acuerdo de París.

El lugar del encuentro no es casual: la Antártida es un termómetro perfecto para visibilizar y analizar el impacto del cambio climático. El hecho de que sean mujeres tampoco: porque, como cita el lema del proyecto, “la madre naturaleza necesita a sus hijas”. Seguí el día a día de la aventura en las redes de Homeward Bound con el hashtag #TeamHB3

Navidad: la oportunidad de ser consumidores responsables

Si de mujeres y sustentabilidad se trata, Angie Ferrazzini aparece como una de las referentes e impulsoras en la Argentina. Como consumidora, vio la necesidad de adquirir productos elaborados en armonía con el ambiente. Como comunicadora, vio la importancia de visibilizar a aquellos que producen de forma sustentable. Así nació Sabe la Tierra: una organización que crea mercados para promover el vínculo entre los consumidores y pequeños productores -locales y basados en el comercio justo- de alimentos (desde frutas y verduras hasta pan dulce y cerveza artesanal), y artículos varios (desde cosmética natural hasta objetos de diseño sustentable).

Para estas fiestas, la oferta es múltiple en ciudad y provincia de Buenos Aires: hoy miércoles hasta las 16 en Callao y Lavalle (Pasaje Enrique Santos Discépolo al 1800); el viernes 21 de 17 a 24 en Villa Urquiza (Plaza Echeverría); el sábado 22 de 10 a 19 en Plaza Güemes (Charcas y Salguero) y de 10 a 18 en San Fernando (Madero y Arias) y Florida (Av. San Martín 2400); el domingo 23 de 10 a 19 en Parque Las Heras (Las Heras Bulnes). ¡Agarrá tu ecobolsa y comprá a conciencia!

Ser sustentables: por unas fiestas con menos plástico

Agustina Besada es, ante todo, una amiga. La conocí gracias a este nuevo paradigma de la sustentabilidad y, desde entonces, compartimos trabajo y amistad a la vez.

“Tati”, como la conocen todos, trabajó siempre en contacto con la basura, en pensar cómo volverla un recurso valioso dentro de procesos económicos circulares. Este año emprendió la máxima aventura de su vida: cruzó el Atlántico desde Nueva York hasta Gibraltar para analizar el impacto de nuestro consumo en el océano. Hoy, desde su más reciente proyecto Unplastify, nos comparte 10 consejos para disfrutar estas fiestas… pero con menos plástico!

  1. Reusá los objetos decorativos de otros años: evitá generar desechos innecesarios.
  2. Evitá comprar un árbol plástico: decorá con adornos de otros materiales, como tela.
  3. Regalá con significado: evitá regalos que puedan ser obsoletos.
  4. Regalá experiencias de recreación, entretenimiento o aventura: no cosas.
  5. Usá envoltorios de papel reciclado: evitá los paquetes de plástico.
  6. Reemplazá las bolsas plásticas por reutilizables: serán parte del regalo!
  7. Usá vajilla duradera: evitá platos, cubiertos y vasos descartables.
  8. Elegí bebidas naturales (licuados y limonada): evitá botellas plásticas.
  9. Compartí estos tips con tu familia.
  10. Inspirá a tus amigos en redes sociales con tus acciones #UnplastifyXmas

Con mis 30 años, las categorías me ubican en una generación Millennial que ya se diferencia mucho de aquella a la que pertenecen Greta y los estudiantes polacos que alzaron su voz reclamando acción climática. Pero creo que hay algo que nos une: las nuevas generaciones no nos quedamos calladas. Usamos las herramientas que tenemos a disposición (o generamos nuevas) para expresarnos, para despertar conciencia, para promover un cambio de acción. Mi camino es a través de un artículo, un reporte televisivo o esta misma newsletter que estás leyendo. Pero incluso si no pertenecés a estas nuevas generaciones, ¿cómo te inspira tu espíritu juvenil para mejorar el mundo?

Inicia el período de fiestas de fin de año y mi deseo se repite: menos objetos, más abrazos; menos discusiones, más agradecimientos; menos pensar en los obstáculos del año, más valorar los logros alcanzados; menos pirotecnia, más celebración en paz para todos.

Hasta el próximo miércoles, ¡el último del 2018!

Tais.

Recibí SUSTENTABLES

Información para actuar y cuidar al planeta. Todos los miércoles, por Tais Gadea Lara.

Ver todos las newsletters

Sustentables | 12 de diciembre

Ilustración: Pablo Domrose

SUSTENTABLES | COP24: A la espera de avanzar en la acción ante el cambio climático; y tres buenas noticias para la sustentabilidad en Argentina

Katowice, Polonia. Periodistas de distintos países escriben artículos en múltiples idiomas. Delegados conversan, discuten, intercambian opiniones. El apenas 1°C de temperatura en el exterior invita a tomar café o té en más de una oportunidad al día. La cuenta regresiva para el final de la Conferencia de las Partes (COP24), el evento anual en negociaciones climáticas, se siente en las faltas de horas de sueño, la presión por alcanzar el objetivo y el desafío de responder satisfactoriamente a todo un mundo que mira lo que ocurre aquí en Katowice. En ese contexto, escribo y te comparto este SUSTENTABLES. 

1. COP24: A la espera de avanzar en la acción ante el cambio climático

“Hay avances, pero aún queda mucho trabajo por hacer”. Esta es la frase que, desde el lunes, define la situación aquí en la segunda semana de la COP24. El desafío para esta edición es casi tan importante como el hecho de haber logrado un Acuerdo de París un día como hoy hace tres años: ahora se trata de implementarlo. Para ello, son múltiples los temas que se ponen en juego a través de un paquete de reglas que marcarán su puesta en práctica.

No voy a entrar en los tecnicismos que se ponen en juego (porque creéme, son muchos), sino que el balance general de los avances alcanzados y desafíos futuros, vendrán una vez concluida la cumbre. Mientras, son importantes las palabras de Patricia Espinosa, secretaria ejecutiva de la Convención a cargo de la COP: “Nadie está esperando a que estén listos los acuerdos para empezar a actuar ante el cambio climático. La transición hacia un modelo sustentable de desarrollo ya está en marcha”. Con ella conversé en exclusiva para RED/ACCIÓN y aquí pueden leer la entrevista.

Ya celebrado el G20 y analizando los consensos allí alcanzados, la Argentina está presente en la COP24, con el Secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman, como su principal representante. Su pedido ante la Convención se alinea con el de otros países latinoamericanos: que los países que históricamente más han contaminado sean los que aporten financiamiento para las políticas de mitigación y adaptación al cambio climático de los países en desarrollo. Su desafío futuro será ver cómo continúa el trabajo en las negociaciones con Brasil, bajo el nuevo gobierno de Bolsonaro, y cómo continúa defendiendo la explotación de gas en Vaca Muerta como una vía entre sus medidas de reducción de emisiones. Mientras tanto… la espera. 

Foto: Tais Gadea Lara

2. Marchar por la salud del planeta… y la nuestra

Una seguridad pocas veces vistas, un frío que me congelaba los dedos para tomar imágenes, consignas de todo tipo con un lema en común: no queda tiempo para salvar el planeta, hay que actuar ahora. Entre las casi mil personas que se manifestaron este sábado en los alrededores del predio de la COP, la vi a ella: Clara. En su cochecito, bien abrigada con su campera rosa, con una mirada profunda que me invitaba a leer el cartel que llevaba sobre sus piernas: “¡Peligro! El gas ‘natural’ es un combustible fósil y es altamente adictivo”. Le pregunté a su mamá, Anna, por qué marchaba. Su respuesta fue contundente: “Porque creo que algo hay que hacer. Porque quiero que mi hija y mis nietos vivan en un planeta vivible”.

La movilización tuvo sus réplicas en otras ciudades de Europa. Aquí en Katowice me encontré con diversos testimonios que pueden concentrarse en dos grandes grupos: los activistas internacionales que asisten a la conferencia y reclaman urgencia en la acción climática, y familias locales que exigen al gobierno polaco terminar con la explotación de combustibles fósiles. En Polonia, el 80% de la electricidad es generada a partir de la quema de carbón. Sus emisiones contaminantes no sólo alteran el ambiente, sino que afectan la propia salud de los habitantes. Mientras Anna “espera que los líderes hagan lo que tienen que hacer en la mesa de negociación”, le compró un libro infantil a Clara que genera conciencia sobre los residuos. “Pequeños actos”, me dice y que ya dejan un impacto en esas futuras generaciones que marchan por un mundo mejor desde el presente.

3. De Polonia a París a Trump, y a la inversa: desafíos del Siglo XXI

Muchos se preguntarán si la administración de Donald Trump está presente aquí en las negociaciones. Sí, claro y ¡de qué modo! Organizó un evento donde se promovió el uso de combustibles fósiles que concluyó con activistas ambientales cantando para “que mantengan los recursos naturales en el suelo”. Evento tan irónico como los tweets que el propio presidente norteamericano realizó para referirse a las marchas de los “chalecos amarillos” en la capital francesa, alegando que “la gente no quiere pagar para cuidar el ambiente”. En todo este contexto, la postura de no avanzar con el Acuerdo de París de Estados Unidos encuentra aliados para generar algunos obstáculos en el camino de las negociaciones, como Rusia, Arabia Saudita y Kuwait. Definitivamente, la implementación del Acuerdo no será fácil en los años que siguen con países que aún privilegian industrias contaminantes. ¿Lo positivo? Las ciudades y los gobiernos locales, las empresas y los ciudadanos marcan la senda hacia propuestas más eficientes en contra de los gobiernos que (no) los representan.

4. 2019: con los ojos en América Latina

Es miércoles y los próximos días son clave también para nuestra región aquí en Polonia. Como les anticipaba la semana pasada, la COP25 que se realizará el próximo año deberá contar con una presidencia latinoamericana que se ocupe de su organización y liderazgo para continuar trabajando en la implementación del Acuerdo. El año electoral en Argentina descartó al país de toda posibilidad para ocuparse de un evento de tal magnitud. Costa Rica y Chile se perfilan como los dos grandes candidatos para ser sede, si logran conseguir el financiamiento necesario para ello. La gran pregunta en estos últimos minutos de decisión es una: ¿se celebrará en suelo latinoamericano o sólo habrá una presidencia regional, pero en la sede central de la Convención en Alemania?

Mientras sigo el tema de cerca, no quiero dejar pasar que este lunes fue el 70° aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos. Un tema que se vincula con lo ambiental, en especial con aquellos que cuidan a la Madre Tierra ante los intereses privados y públicos por explotar sus recursos. Este año comenzó la firma del Acuerdo de Escazú, un documento histórico para garantizar la participación de los ciudadanos en asuntos ambientales. Escribí sobre su importancia para RED/ACCIÓN.

5. En menos de un vuelo, 3 buenas noticias para la sustentabilidad en Argentina

No todos los días una emprende un vuelo desde Argentina al viejo continente y, al llegar, se entera de tantos avances positivos para el ambiente del país en el que vive. Tras el seguimiento que veníamos haciendo en SUSTENTABLES, las áreas marinas Yaganes y Namuncurá-Banco de Burdwood II recibieron su aprobación en la cámara de Diputados y esperan ahora el veredicto final del Senado para tener la categoría de protección que le merecen. Además, oficialmente podemos hablar del Parque Nacional Iberá, con 712.800 hectáreas con humedales, pastizales y más de 4.000 especies de flora y fauna ahora protegidas. Como si fuera poco, avanzó también en Diputados el proyecto que busca regular las sociedades de Beneficio e Interés Colectivo (BIC), más conocidas como Empresas B y que alguna vez su fundador norteamericano me definió como: “no son las mejores empresas del mundo, sino las mejores empresas para el mundo”. Estos tres temas son tan importantes que Javier Drovetto escribió sobre ellos en RED/ACCIÓN y podrás encontrar más información en sus notas: áreas marinas, Parque Nacional Iberá y Empresas BIC

6. Sumando energías: renovables para ayudar a los que necesitan

Pablo Castaño vio que había necesidades insatisfechas y no dudó en buscar una solución. Se sirvió de aquello que está casi siempre presente desde arriba: el sol. A través de colectores solares, Sumando Energías -la iniciativa que lidera con un grupo de jóvenes- instala duchas para que familias puedan darse un baño con agua caliente, quizás el primero de sus vidas. A principios de este mes, tal labor recibió su reconocimiento: Pablo fue elegido como el Abanderado del Año, premio con el cual van a ayudar a 46 nuevas familias. Las duchas solares se instalan con la participación de las propias familias beneficiadas y voluntarios. Yo los acompañé un fin de semana y fue una experiencia que emociona. Te recomiendo que los conozcas aquí y te sumes.

7. Ser sustentables: sí, también en los viajes

Si bien me encuentro fuera del país por trabajo, en cada viaje me gusta aplicar un mismo criterio: “la sustentabilidad no se toma vacaciones”. Y creo que estos tips pueden servirte para tus próximos viajes, en especial considerando que se viene la temporada de descanso.

  1. Mantener la rutina de hábitos sustentables adaptándola al lugar de destino. Por ejemplo, yo siempre consulto cómo se separan los residuos en la ciudad en la que me encuentro. Además, llevo mi botella y vaso de café reutilizables para evitar los plásticos descartables; y te ahorrás en costos 😉
  2. Usar el transporte público en vez de taxis. No sólo genera menos emisiones, sino que también te permite conocer mejor la ciudad y hasta conversar con algún habitante allí.
  3. Visitar mercados, ferias y tiendas locales. Podrás entrar en contacto con la cultura local, desde la gastronomía hasta sus artesanías.
  4. Regalar a conciencia. A todos nos gusta llevar souvenirs y está el riesgo de terminar en los productos marketineros. En mis últimos viajes llevo regalos que representen el lugar que visito y siempre busco que sean elaborados localmente (incluso un simple chocolate).

Miro por la ventana. Los infinitos copos de nieve caen alrededor del predio envolviéndolo de blanco. La nieve me recuerda lo magnífica y bella que es la naturaleza con sus ciclos, pero también cuánto necesita de nosotros para protegerla. Entre tantas discusiones técnicas y políticas, me gusta pensar que cada uno de nosotros puede empezar a hacer algo, que las pequeñas acciones cuentan y suman, que en definitiva todos somos responsables del futuro del planeta… y del nuestro.

¡Hasta el próximo miércoles!

Tais.

Sustentables | 5 de diciembre

Animación: Pablo Domrose

SUSTENTABLES | COP24: Comenzó la conferencia anual con el desafío de definir la urgente acción ante el cambio climático

Terminó el G20. Arrancó la COP24, la principal reunión anual sobre cambio climático. Y diciembre se perfila como el mes más importante para la acción. El cambio climático reclama la atención del mundo no sólo por los efectos que genera, sino también por la urgencia de medidas que requiere. Mi agenda cita una frase para esta semana: “Vamos a hacer cosas que sorprendan a nuestros nietos”. Yo sólo puedo pensar en una: “¿Quizás cuidar el planeta?”. Mientras preparo la valija para viajar rumbo a Polonia a cubrir la conferencia, los invito a conversar y debatir sobre estos temas.

1. COP24: Comenzó la conferencia anual con el desafío de definir la urgente acción ante el cambio climático

“París 2.0”. Ésta es la definición que muchos le han atribuido a la 24° edición de la Conferencia de las Partes (COP24), el evento anual en negociaciones climáticas que inició en Katowice, Polonia, el domingo pasado. Este año es tan -o casi más- importante que el 2015, cuando se consensuó el Acuerdo de París en la capital francesa (de allí su nombre). ¿Por qué esta relevancia? Durante estas dos semanas, los distintos gobiernos deberán avanzar en la definición del llamado “rulebook”, es decir, el conjunto de reglas y procesos necesarios para implementar el Acuerdo de París. En criollo: cómo se van a poner en práctica todas esas bellas palabras del documento para que el aumento de la temperatura del planeta no supere los 2°C a fin de este siglo.

“Pido a todos los líderes que vengan a la cumbre preparados para abordar no sólo su progreso hacia el logro de sus objetivos en virtud del Acuerdo de París, sino también para delinear sus planes y su progreso hacia el aumento de su ambición”, expresó en la ciudad polaca António Guterres, secretario general de Naciones Unidas. En su paso previo por Buenos Aires, conversé con él para RED/ACCIÓN sobre la importancia de políticas más urgentes y ambiciosas en acción climática. Pueden leer la nota aquí.

América Latina será una de las regiones más observadas este año en la Conferencia. Por un lado, en el plenario de apertura, se realizó un pedido para que se reconozca la vulnerabilidad que está atravesando la región a los efectos del cambio climático. Por otro lado, la siguiente COP25 debería celebrarse en la región en 2019 y el único candidato hasta hace unos días era Brasil que, bajo el electo gobierno de Bolsonaro, crítico del Acuerdo, ya dio marcha atrás con la propuesta. Al momento, Chile, Costa Rica y Guatemala se perfilan como candidatos; pero el financiamiento de un evento de tal tamaño se plantea como el principal desafío para los países latinos.

2. Lo que el G20 nos dejó

Parece mentira que hace poco estábamos hablando de las expectativas puestas en el G20 bajo la presidencia argentina y ahora estamos acá, ya analizando sus consecuencias. Como lo veníamos anticipando, la postura de Donald Trump en favor de los combustibles fósiles hizo del cambio climático uno de los temas más desafiantes en las negociaciones hasta el último minuto. ¿El resultado en la Declaración Final? La separación evidente: 19 partes del Grupo reafirmaron que el Acuerdo de París es irreversible y que continuarán con la acción hasta que se implemente por completo, y Trump quedó aislado al reiterar su decisión de sacar a los Estados Unidos del Acuerdo.

Las organizaciones ambientalistas internacionales destacaron: el tomar nota del último informe especial del IPCC sobre un calentamiento global de 1.5°C, el considerar la transición a las energías renovables sin mención de los combustibles y el reconocer la importancia de apoyar a los países más vulnerables al cambio climático. Pasada la Cumbre de Líderes, ahora queda dar seguimiento a los distintos gobiernos para que transformen esas palabras en acciones concretas.

3. 2018 y un planeta cada vez más “caliente”

Como una noticia que parece repetirse cada año, la Organización Meteorológica Mundial (OMM) ya advirtió que el 2018 va camino a convertirse en uno de los cuatro años más calurosos de los que se tienen registro en la historia. Sólo en los primeros 10 meses de este año, la temperatura media de la Tierra ha aumentado 1°C con respecto a los valores pre-industriales. El aumento de la temperatura de la superficie del planeta está estrechamente relacionado con el incremento de las emisiones de gases de efecto invernadero. De allí la importancia de modificar cada una de nuestras acciones por más pequeñas que parezcan. Se espera que a comienzos de 2019 podamos conocer las cifras finales. Al momento, 2016 lidera el ranking como el año más cálido de la historia.

Con la colaboración de las científicas argentinas Carolina Vera e Inés Camilloni, la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) elaboró una serie de infografías para visualizar las proyecciones climáticas de las siete regiones del país, es decir, ¿qué esperar del futuro en Argentina en materia climática? Podés descubrir la respuesta para el lugar donde vivís aquí.

4. De un ex zoo a un santuario, la nueva vida de dos leones

Melena y Mansa son leones hermanos. Nacieron entre las rejas del zoológico de La Plata. Luego de años de una vida en cautiverio, hoy disfrutan de una mayor libertad en un santuario de Minnessota. La semana pasada se realizó con éxito su traslado desde el ex zoo bonaerense -hoy en proceso de conversión en bioparque- hasta el Wildcat Sanctuary en suelo estadounidense. ¿Por qué los animales van a santuarios y no son liberados en sus hábitats naturales? Porque no podrían sobrevivir allí. Los largos años en cautiverio los han acostumbrado a que, por ejemplo, alguien les de la comida y no son capaces de cazar su propio alimento. Los santuarios son espacios naturales controlados por organizadores, cerrados a visitas y todo tipo de explotación, y con un único fin: dar una mejor calidad de vida a los animales.

5. Yaganes: entre la última oportunidad y el poder del documental

Y sí, Yaganes sigue vigente en esta newsletter porque queremos que ese 2,6% del Mar Argentino protegido se incremente notablemente. Cuando creíamos que el proyecto perdería estado parlamentario, fue incorporado para su tratamiento en las sesiones extraordinarias que se desarrollarán hasta el 21 de diciembre. Para recordar en qué consiste esta posibilidad de contar con un nuevo Parque Nacional Marino, te recomiendo leer esta nota de Javier Drovetto en RED/ACCIÓN. Para conocer esta área ubicada al sur del país y su alto valor ecológico, podés agendarte “Yaganes”: el documental que se estrenará este viernes a las 22 en la pantalla de NatGeo para mostrar, a través de una expedición inédita, la belleza en lo más profundo del mar argentino y la importancia de su conservación. ¿Un dato extra? Es narrado por el cantante Axel.

6. ¿Nos juntamos a reparar colectivamente?

Esa fue la pregunta que se hicieron Marina Pla y Melina Scioli. Cansadas del sistema reinante del “comprar, tirar, comprar”, las jóvenes argentinas decidieron volver a la costumbre de sus abuelas: si algo está roto o dañado, no es un residuo, es un artículo que hay que reparar y que puede volver a tener un uso. Así nació el Club de Reparadores, un evento itinerante de reparación colectiva que desde 2016 ya se celebró en distintas ciudades del país, Estados Unidos, México y Uruguay. Su lema: promover el cuidado y la reparación como estrategia para el consumo responsable y la práctica de la sustentabilidad. Este sábado despiden el 2018 con la última edición del año: de 15 a 19 en Chela, Parque Patricios (Iguazú 451). ¿Ya pensaste qué objeto roto podés llevar para reparar?

7. Ser sustentables: reducir las emisiones desde el consumo energético

Después de compartirles consejos sobre cómo reducir las emisiones contaminantes en general y las de transporte en particular, hoy es el turno de la energía, aquella necesaria para la mayoría de las actividades que realizamos.

  1. ¿Vieron el dicho “menos es más”? Bueno, aplica perfecto al consumo de energía. Hay que usarla lo justo y necesario. Por ejemplo: si es de día, aprovechar los rayos del sol y no encender la luz artificial; o si ya no usas un dispositivo electrónico, conviene apagarlo y desenchufarlo.
  2. Cambiar las lámparas clásicas por las alternativas LED.
  3. Reemplazar los electrodomésticos por aquellos con etiquetado de eficiencia (la letra A es la más eficiente).
  4. Si se dan las condiciones, empezar a elegir las renovables como fuente de energía. Ya hay vecinos en provincia de Buenos Aires que, por ejemplo, tienen un colector solar para usar agua caliente.

En todos los casos, la fórmula del éxito es la misma: una mayor inversión de dinero hoy que nos permite reducir las emisiones contaminantes y que tendrá su recupero económico en el tiempo.

¿Sabías que recientemente se reglamentó la Ley de Generación Distribuida en Argentina? Si vos contás con fuentes renovables en tu hogar o ámbito de trabajo, podés convertirte en un “prosumidor” e inyectar el sobrante de energía que ya no utilizás en la red de distribución general.

Me despido de esta hermosa ciudad que supo estar así de vacía para recibir a los principales líderes del mundo y me preparo para emprender un nuevo -como me gusta llamar- #workandtravel. Esta oportunidad de “trabajar y viajar” me lleva a la COP24 donde me esperan jornadas intensas de trabajo para compartirles todas las novedades de lo que allí ocurra con el mejor estilo RED/ACCIÓN.

En 2015, en la edición de esta conferencia en París, un puente que cruzaba el Sena llevaba unos afiches con la imagen de un niño y una frase: “la gente es la que cambia, no el cambio climático”. Esas palabras regresan cuando escribo un artículo, hago un reporte para TV o preparo esta newsletter. Cada uno desde su lugar puede (y debe) marcar una diferencia. La mía es comunicando al respecto. ¿Cuál es tu aporte?

¡Hasta el próximo miércoles desde suelo polaco!

Tais.

Sustentables | 28 de noviembre

Ilustración: Pablo Domrose

SUSTENTABLES | G20 y cambio climático: entre la urgencia del planeta y la debilidad de las decisiones políticas

El mundo mira a la Argentina por lo que ocurra esta semana en la Cumbre de Líderes del G20. Y algunos de nosotros miramos la postura que los países allí adopten respecto de uno de los principales desafíos de este siglo: el cambio climático. Mientras que para muchos el fin de año es tiempo de cierres y balances, para la acción climática es el momento crucial de responder al llamado que nos hace el planeta Tierra. El gran interrogante que siempre me queda al cubrir estos temas desde hace unos años es uno: ¿llegaremos a escucharlo a tiempo? Esta pregunta nos acompaña en cada uno de los temas que hoy les invito a debatir.

1. G20 y cambio climático: entre la urgencia del planeta y la debilidad de las decisiones políticas

Como les anticipaba en la newsletter de la semana pasada, el propio Sherpa argentino, Pedro Villagra Delgado, reconoció que el cambio climático, junto con el comercio, serán los dos temas de más difícil consenso para la declaración final del G20. El motivo es obvio: la postura de Donald Trump respecto de la acción ante el problema. La preocupación creció esta semana cuando algunos medios -como el especializado Climate Home– tuvieron acceso a un borrador del documento y comunicaron la debilidad con la que aparecería el tema, en pos de ese consenso tan deseado por la presidencia argentina.

Cabe recordar que el año pasado, el documento final del G20 mostraba una postura clara de las partes, a excepción de los Estados Unidos, sobre el significado del Acuerdo de París como un consenso “irreversible”. La presidencia argentina del G20 no quiere excepciones en esta oportunidad, pero entonces ¿se resignará darle al problema la magnitud que se merece en pos del consenso?

En mis redes sociales, muchos me preguntaron cuál es el real impacto del G20 para la acción climática. Al respecto es importante aclarar que el G20 no es el espacio de las negociaciones climáticas específicamente; por el contrario, ello ocurre en la COP24 (Conferencia de las Partes) que inicia el próximo domingo 2 en Katowice, Polonia. ¿Ello le quita importancia a lo que la declaración defina sobre cambio climático? ¡Claro que no! Este Grupo de 20 países representa el 80% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. Su compromiso en el documento final será una señal política sobre las acciones futuras que realicen… para bien… o para mal. El interrogante sigue siendo el mismo: ¿llegarán los líderes a escuchar el llamado de la Tierra a tiempo?

Recordá que ya tengo mis acreditaciones en mano para ambos eventos. ¿Qué te gustaría conocer más en detalle al respecto? ¿Qué contenidos sobre estos dos eventos te gustaría leer en RED/ACCIÓN? Podés hacer tus preguntas y sugerencias acá:

2. Nuevo estudio, misma necesidad: más ambición en la acción climática

¿Hacía falta algo más para explicar la necesidad de actuar ante el cambio climático? Ayer se publicó una nueva edición del Emissions Gap Report. ¿De qué se trata? Es un informe anual realizado por ONU Medioambiente para dar cuenta del estado de situación a nivel global de las emisiones contaminantes, analizando el nivel de ambición (o no) de las propuestas de los países para reducirlas. Esa “brecha” responde casi a una fórmula matemática: la diferencia entre dónde estaríamos con nuestras acciones actuales y dónde deberíamos estar para enfrentar el problema. ¿Cómo responde la Argentina a ese cálculo? Con “esfuerzos insuficientes”. Es decir, de seguir con las políticas nacionales actuales, el país no cumpliría con el compromiso asumido en el Acuerdo de París.

En nuestras tres ediciones de SUSTENTABLES has podido ver distintos informes y reportes sobre esta temática. No es casual. Los organismos, las organizaciones, los científicos y expertos ofrecen el contexto actual con un objetivo claro: presionar a los líderes mundiales para que en la próxima conferencia en cambio climático, COP24, avancen lo necesario en la implementación del Acuerdo de París. Recordá seguir este hashtag #COP24 porque en los próximos días empezará a dar que hablar.

3. Basta de maltrato. Nosotros también somos animales.

La imagen de “hinchas” de River maltratando un cerdo con la camiseta de Boca se viralizó. Rápidamente salieron versiones cruzadas: que si estaba vivo y lo mataron, que si ya estaba muerto y luego le pegaron, que si no importaba porque era un cerdo y se come su carne. No hay excusas para definir la situación como un maltrato animal, ese del cual tanto nos cuesta hablar aún en Argentina y sobre el cual la justicia todavía lamentablemente no acompaña. El debate es mucho más profundo. ¿Por qué nos resulta indiferente el maltrato hacia un animal que comemos frente a otro que concebimos como mascota? ¿Por qué utilizamos el concepto de “animal” como descalificativo para otro humano, cuando en definitiva nosotros también formamos parte como especie? En una conversación con Jane Goodall, la máxima conservacionista de la historia (sí, esa que se fue a la selva a estudiar el comportamiento de los chimpancés), me dijo una frase muy cierta: “Continúa existiendo en el ser humano un intento por ser diferentes y sentir que somos la especie dominante del planeta. Queremos pensarnos como diferentes, pero no somos tan distintos; nosotros también somos animales”.

Mencioné antes “hinchas” entre comillas porque, como hincha de River, y ante los hechos transcurridos, me cuesta llamarlos así. Nada mejor para explicar esa diferencia que sentimos en estos días, que esta gran reflexión de Juan Carr en RED/ACCIÓN: “Todas las cosas que somos (y las pocas otras que no queremos ser): una reflexión sobre el River – Boca”.

4. 24 horas de realidad

Como cada fin de año, llega una nueva edición de “24 Horas de Realidad” (“24 Hours of Reality” en su versión en inglés): una jornada completa de presentaciones online desde diferentes partes del mundo para despertar conciencia sobre la acción climática desde todos los actores. Este 2018 se buscará profundizar en el vínculo entre el cambio climático y nuestra salud, con los avances y soluciones que ya se vienen implementando. ¿Por qué es tan popular este evento? Es organizado por Climate Reality, la organización liderada por Al Gore, el ex vicepresidente de Estados Unidos y actual activista ambiental. ¿Cómo participar este año? El evento es digital, por lo que sólo necesitás un dispositivo tecnológico y buena conexión a Internet. Lo podrás ver aquí desde las 23 (hora argentina) del 3 de diciembre por las siguientes 24 horas. A tener en cuenta que es en inglés y que a las 18 del 4 de diciembre habrá una sesión sobre el impacto de las altas temperaturas en la salud de los habitantes de América del Sur, incluyendo Argentina.

El dato de color: en 2016 tuve la oportunidad de representar al país como Líder Climática en aquella edición de 24 Horas de Realidad. Aquí puedes volver a ver el segmento (en español) que se dedicó a la Argentina:

5. Áreas protegidas: a la espera de Yaganes

¿Se acuerdan que la semana pasada les contaba sobre la cuenca de Yaganes, ubicada al sur de la Argentina y la importancia de proteger su rica biodiversidad? Bueno, el proyecto de ley para su creación como parque nacional marino debía ser tratado ayer en Cámara de Diputados y volvió a suspenderse la sesión. De no incluirse en las sesiones extraordinarias, el proyecto se caería. ¿Por qué es importante seguir de cerca este tema? Porque sólo el 2.6% del Mar Argentino está protegido ante actividades extractivas, como la pesca industrial. Detrás de cada área natural, en mar o en tierra, ya considerada protegida o a la espera de serlo, hay personas que dedican su labor y pasión para cuidar el ambiente. En esta nota en RED/ACCIÓN, Javier Drovetto te cuenta los detalles sobre el proyecto y su importancia.

6. Estrenos 2019: también para el cine ambiental

Toy Story 4, Capitán Marvel, Dumbo, El Rey León. Los tráiler y anuncios sorprenden semana a semana a los amantes del séptimo arte. Y el cine ambiental no se queda atrás. “Nuestro Planeta” (“Our Planet”, en su versión original al inglés) es la nueva producción documental de Netflix, en conjunto con el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF). ¿Su objetivo? Mostrar la belleza de los distintos rincones del hogar en el que vivimos para generar conciencia sobre la importancia de cuidarlo, y de hacerlo de forma urgente. Los ocho capítulos que integrarán la serie son el resultado de cuatro años de trabajo y más de 3.500 días de filmación en 50 países. ¿Ansioso como yo por verla? A agendar: se estrena el 5 de abril de 2019.

7. Ser sustentables: reducir las emisiones desde la movilidad

Todos los debates e informes giran sobre un tema en común: las emisiones contaminantes. La semana pasada les recomendaba cómo reducir sus emisiones en general. Hoy, ante estos días donde tanto se habla del transporte, les propongo profundizar el primer consejo y empezar un cambio desde la propia movilidad.

  1. Ante distancias cortas, optar por caminar o usar la bicicleta. Mejor para el ambiente, ¡y para tu salud!
  2. Ante distancias más largas, priorizar el transporte público por sobre el vehículo particular. ¿Por qué? Se generan menos emisiones por persona y contribuye a una menor contaminación del aire.
  3. Implementar el carpooling y viajar con compañeros o amigos a un mismo destino en un solo auto. El plus: promueve la socialización.

¿Sabías que… según un estudio de la Universidad de Lund (Suecia) vivir sin vehículo sería la segunda acción individual fundamental que podemos realizar para hacer frente al cambio climático?

“La criatura más intelectual que jamás haya caminado en la Tierra está destruyendo su único hogar”, las palabras de Jane en su más reciente columna de opinión en el diario británico The Guardian son una realidad a la que nos debemos enfrentar. En vísperas de estos días intensos de trabajo entre la cobertura del G20 en Buenos Aires y el inicio de la COP24 en Katowice, siempre pienso en la enorme responsabilidad que tenemos de revertir esa situación. De pasar a la historia no como aquellos que destruimos el planeta, sino como quienes le dimos, y nos dimos, esa nueva oportunidad de salir adelante. ¿Asumís conmigo el desafío?

Por favor, si tenés algo para comentar, proponer o mejorar, escribime. Me interesa mucho tu opinión.

¡Hasta el próximo miércoles!

Tais.

Sustentables | 21 de noviembre

Animación por Pablo Domrose

SUSTENTABLES | Incendios en California, Trump y ese “invento” llamado cambio climático

¡Una semana ya de nuestra primera SUSTENTABLES! Gracias a todos los que, como vos, se sumaron a esta comunidad de información para la acción. Hoy se celebra el Día Mundial de la Televisión, medio en el cual tengo la oportunidad de trabajar con el enorme desafío de comunicar sobre estos temas. ¿Advirtieron cuántas noticias hay sobre sustentabilidad o ambiente en la pantalla chica? ¿Cuánto se habla de cambio climático al referirse a fenómenos naturales cada vez más intensos? Dar respuesta a estos interrogantes nos lleva a los contenidos destacados que hoy les comparto.

1. Incendios en California, Trump y ese “invento” llamado cambio climático

Los incendios iniciados el 8 de noviembre en Estados Unidos se han convertido en los de mayor impacto en la historia del estado de California. Al momento, hay 84 personas fallecidas, más de 900 desaparecidas y los daños materiales se siguen contabilizando. El fin de semana el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, visitó Paradise, una de las zonas afectadas. Allí, un periodista le preguntó si, tras ver los efectos de los incendios, había cambiado su opinión sobre el cambio climático. Su respuesta fue contundente: “No”. Su visión del cambio climático como “un invento de los chinos” se mantiene mientras el aumento de las temperaturas intensifica los eventos naturales en el propio país que preside.

¿Hay relación entre el cambio climático y los incendios? Conforme las opiniones de distintos científicos y expertos, el cambio climático no es la causa directa de los incendios, pero sí contribuye a generar condiciones para que se intensifiquen sus impactos. ¿Cómo? Un área con temperaturas más elevadas, una sequía más prolongada con escasez de precipitaciones y una vegetación consecuentemente más seca actúan como el “combustible perfecto” para sostener e intensificar cualquier incendio que se origine por otra causa específica.

Los rescatistas trabajan día y noche para buscar sobrevivientes, organizaciones defensoras de animales curan y protegen a las especies afectadas (como osos, venados y aves) y facilitan el reencuentro de perros y gatos perdidos con sus dueños, y los bomberos se convierten en los héroes indiscutidos. Nathalia Restrepo nos comparte en RED/ACCIÓN el caso de Jhonathan Clark y cómo la esperanza resiste al fuego.

Recibí la newsletter Sustentables

2. Fin de año expectante para el planeta: entre el G20 y la COP24

Con un gran despliegue de seguridad, el próximo 30 de noviembre y 1° de diciembre, se celebrará la Cumbre de Líderes del Grupo de los 20 en Buenos Aires. El Sherpa Pedro Villagra Delgado, principal representante-negociador de Argentina en el G20, aseguró que el comercio y el cambio climático serán los dos temas más delicados en las discusiones, con vistas a preparar el documento final. La histórica postura de Trump y una búsqueda de consenso general, despiertan la pregunta de cuán ambiciosa será la incorporación de esta temática en un compromiso que involucre a los responsables del 80% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Finalizada la cumbre y del otro lado del océano, en Katowice, Polonia, comenzará la 24° edición de la COP: la Conferencia de las Partes, el evento anual de Naciones Unidas en negociaciones en cambio climático. ¿Por qué esta COP24 es crucial? Allí se definirá el programa de trabajo del Acuerdo de París, es decir, la implementación del principal documento consensuado para hacer frente al cambio climático. El mensaje político del G20 sobre cambio climático incidirá en el momentum con el que se llegue a la COP. Para tener en cuenta: Argentina trabaja en las negociaciones climáticas en conjunto con Brasil y Uruguay, ¿cómo continuará este vínculo con Jair Bolsonaro al poder en el país vecino? En vísperas de ambos eventos, ayer renunció el jefe de Ambiente de Naciones Unidas tras una investigación por los excesivos viajes y gastos que realizaba. El diario británico The Guardian fue quien reveló la situación.

Tendré la oportunidad de cubrir ambos eventos. ¿Qué te gustaría conocer más en detalle al respecto? ¿Qué contenidos sobre estos dos eventos te gustaría leer en RED/ACCIÓN? Podés hacer tus preguntas y sugerencias acá:

3. Atención: crece la pobreza rural en América Latina y el Caribe

Así lo alerta el 1° Panorama de la Pobreza Rural elaborado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y presentado hoy en el marco de la Semana de la Alimentación y la Agricultura que se realiza en suelo porteño. Por primera vez en 10 años, la pobreza rural volvió a crecer alcanzando las 59 millones de personas en la región. La vulnerabilidad climática aparece como uno de los factores de incidencia. ¿Cómo combatir esta situación? FAO propone 5 soluciones: crear sectores agrícolas eficientes e influyentes; proteger a los pobladores rurales; gestionar sosteniblemente los recursos naturales; promover el empleo rural no-agrícola fortaleciendo los vínculos con la ciudad; y mejorar la infraestructura. ¿Por qué nos involucra este tema? La mayoría de los alimentos que comemos procede de la agricultura familiar.

4. ¡Buena noticia! Los gorilas de montaña salen del peligro crítico

Cada vez que nace un gorila en el Parque Nacional Virunga en el Congo, se celebra. Cada nacimiento es un paso más en la protección de uno de los primates más grandes del mundo. Los incansables trabajos de conservación en equipo y la lucha contra la caza furtiva en continente africano comienzan a visibilizar sus resultados: el gorila de montaña salió de la categoría “peligro crítico”. Si bien continúa “en peligro”, las cifras son alentadoras: pasó de apenas 680 individuos en 2008 a más de 1.000 este año, según la actualización de la lista roja de especies amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN)

El documental “Virunga” muestra las dos caras de una misma realidad: por un lado, los problemas políticos y sociales que amenazan la supervivencia de los gorilas; por otro, a esa maravillosa comunidad de guardaparques que dan a diario su vida por salvarlos. Gracias a la producción ejecutiva del actor y activista Leonardo DiCaprio, se puede disfrutar en Netflix.

5. El congreso vota la creación del nuevo parque nacional Yaganes, en Tierra del Fuego

Y si de áreas protegidas para la conservación se trata, en estas semanas el Congreso votará el proyecto de ley para la creación del parque nacional marino en la cuenca de Yaganes. Ubicada al sur del país, en proximidad con Tierra del Fuego, se trata de un área con un enorme valor ecológico. De aprobarse el proyecto, se protegería un área de 69.000 km2, se recuperarían poblaciones de peces como merluza y sardina, y se garantizaría un hábitat para lobos marinos, ballenas, pingüinos, entre otras especies. A estar atentos a lo que ocurra en la Cámara de Diputados estos días siguiendo el hashtag #Yaganes.

6. Un libro para descubrir qué comen nuestros hijos

Hace cinco años la periodista Soledad Barruti nos ayudó a los argentinos a abrir los ojos ante cada plato de comida con su revelador libro “Malcomidos”. Una vez publicado, inició una nueva investigación que comenzó en el lugar menos pensado: la mochila de su propio hijo. ¿Qué le estaba dando de comer? ¿Desde cuándo el sabor a frutilla se hace sin frutilla? ¿Qué hay detrás de los productos ultraprocesados que se venden como nutritivos? ¿Cómo volvemos a los alimentos reales? Las respuestas a esas preguntas se encuentran en su más reciente publicación: “Mala Leche. El supermercado como emboscada”. Este viernes 23 de noviembre lo presenta a las 18.30 en Dain Usina Cultural (Thames 1905, ciudad de Buenos Aires). Una advertencia: después de leerlo, mirarán con más detalle cada producto que consumen.

7. Ser sustentables: cómo actuar ante el cambio climático en el día a día

Desde los devastadores incendios en California hasta las precipitaciones cada vez más intensas y frecuentes en Buenos Aires, el cambio climático se hace sentir. Actuar ante él requiere reducir nuestras emisiones contaminantes y esa es una tarea que nos involucra a todos, con acciones tan pequeñas como éstas:

  1. Priorizar el transporte público por sobre el vehículo particular para movilizarnos. 
  2. Usar la electricidad sólo cuando sea necesario. 
  3. Consumir productos elaborados localmente. 
  4. Planificar una dieta con más vegetales y menos carnes. 
  5. Generar menos residuos, separar y reciclar.

Hace unas semanas estaba en el Centro de Prevención de Desastres de Fukuoka, en Japón, donde me dijeron “la información es poder” para actuar ante estas situaciones. ¿Cómo usaremos la información que tenemos para actuar ante uno de los problemas más desafiantes de nuestro siglo? ¿Empezamos por casa?

Por favor, si tenés algo para comentar, proponer o mejorar, escribime. Me interesa mucho tu opinión.

Mientras aprovecho la luz natural que ingresa por la ventana para trabajar, me despido ¡hasta el próximo miércoles!

Tais.

Recibí la newsletter Sustentables

Sustentables | 14 de noviembre

SUSTENTABLES | El año de la lucha contra la contaminación por plásticos

Quiero celebrar nuestra primera edición de SUSTENTABLES con esta pregunta: ¿Por qué esta newsletter es importante? Porque somos la primera generación que sufre los efectos del cambio climático en carne propia. Y somos la última que puede revertir la situación.

Cada semana espero sorprenderte con novedades sobre sustentabilidad en sus tres ejes: ambiental, económico y social, tanto de nuestro país como del mundo. ¡Bienvenidos entonces a este espacio de información para una acción que nos involucre a todos!

1. 2018: el año de la lucha contra la contaminación por plásticos

Más plásticos que peces en los océanos. Visualicen eso. De sólo pensarlo se me pone la piel de gallina. De no cambiar nuestros hábitos hoy, ese será el escenario con el que nos encontraremos en 2050. Esta alarmante proyección marcó el eje de los días internacionales de la Tierra, el ambiente y los océanos de este año con un mismo propósito: terminar con la contaminación por plásticos. La semana pasada el diccionario Collins destacó “single-use” como la palabra del 2018. El término se refiere a los plásticos “de un sólo uso”: aquellos que se utilizan una vez y se desechan, como sorbetes, botellas, bolsas, vasos. Aquellos que se impulsa a rechazar y reemplazar por alternativas reutilizables, como una botella de aluminio para recargar con agua. 

En vísperas del segundo aniversario de la prohibición de bolsas plásticas en supermercados, hipermercados y autoservicios de la ciudad de Buenos Aires, la Cámara de la Industria Plástica denuncia pérdidas económicas. Mientras tanto, 250 empresas se comprometen a nivel internacional a reconvertir sus procesos para reducir el uso del material. El cambio de paradigma comenzó. El desafío actual es adaptar a los comercios, las industrias y sobre todo, los hábitos ciudadanos.

Las cifras hablan por sí solas: cada año se vierten 8 millones de toneladas de plástico en los océanos, de modo que el 80% de la basura marina está hecha de plástico. En los últimos 10 años produjimos más plástico que en todo el siglo pasado. La popular portada de la revista National Geographic con una bolsa plástica simulando un iceberg se mantiene vigente con su interrogante: ¿Planeta o Plástico?

Recibí la newsletter Sustentables

2. Llega el G20: hablemos (y comprometámonos) con el cambio climático

Las políticas climáticas de los países del G20 aún no son compatibles con los objetivos del Acuerdo de París, principal documento consensuado globalmente para hacer frente al cambio climático. Ello se desprende de la edición 2018 del Brown to Green Report que hoy presenta la organización internacional Climate Transparency. El informe analiza el desempeño de este grupo de países en la acción ante el cambio climático.

¿Cómo está la Argentina -que preside el G20- según el informe? No muy bien: los subsidios a los combustibles fósiles y proyectos como Vaca Muerta amenazarían nuestro compromiso climático nacional. A dos semanas de la Cumbre de Líderes que se celebrará en Buenos Aires, los resultados del reporte despiertan la atención sobre el cambio climático. Y por una razón no menor: los países del G20 son responsables del 80% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

3. ¡Buena noticia! Se recupera la capa de ozono

Así lo confirmó un informe de Naciones Unidas publicado la semana pasada. El uso de aerosoles y líquidos de refrigeración (por ejemplo en heladeras) con clorofluorocarbonos (CFC) dañó históricamente la capa de ozono provocando su adelgazamiento. Con el Protocolo de Montreal firmado en 1987 se prohibió el uso de todo producto con CFC. Ahora comienzan a advertirse los resultados positivos de su cumplimiento: hay una mejoría en la capa de ozono, y su recuperación podría ser completa para 2030 en el hemisferio norte y para 2060 en la región antártica. Una noticia para celebrar porque protege a humanos y otros seres vivos de los rayos ultravioleta del Sol.

4. Vaca Muerta: la promesa económica que preocupa en lo ambiental

Un derrame de petróleo empañó los buenos augurios del gobierno nacional por uno de sus proyectos favoritos: el yacimiento no convencional de Vaca Muerta. El hecho ocurrió el 19 de octubre a 100 km. de Neuquén capital y afectó 45 hectáreas, según la versión oficial. Tres organizaciones presentaron una denuncia penal para que se investiguen las causas y las responsabilidades de la empresa y los funcionarios públicos.

En una necesidad mundial de reducir las emisiones contaminantes y con una transición global hacia las energías renovables ya en marcha, el proyecto de Vaca Muerta es criticado por su impacto en el ambiente y las comunidades locales. El interrogante ante estos casos es uno: ¿a qué costo ambiental nos desarrollamos económicamente?

5. Lo que mira el mundo: la Conferencia de Biodiversidad de la ONU

En Sharm el-Sheij, Egipto, comenzó ayer la 14° edición de la Conferencia de Biodiversidad de Naciones Unidas, bajo el lema “Invertir en biodiversidad para las personas y el planeta”. ¿Por qué es relevante? Porque tomadores de decisión de más de 190 países negociarán para aumentar la protección de los ecosistemas. Además, porque según el último Índice del Planeta Vivo de WWF, la Tierra ya perdió el 60% de los animales desde 1970 por actividades humanas. Se puede seguir lo que allí ocurra hasta el 29 de noviembre a través de Twitter.

6. Más parques nacionales: desde las aulas hasta el Congreso

Un carpintero rupícola, un zorro colorado y aves. De fondo, cactus de distintos tamaños. Una escena perfecta del Parque Nacional Los Cardones que se vislumbra en el dibujo de los niños de la Escuela Mariano Moreno N°25. La ilustración de distintos colores y texturas es la ganadora de un concurso que les permitirá viajar desde Paraje Corazzi, Buenos Aires, a ese mismo Parque para conocer con sus propios ojos la importancia de los parques nacionales para la conservación. Aún son múltiples los espacios ricos en biodiversidad en territorio argentino que esperan su protección como área protegida. Javier Drovetto realizó un minucioso análisis en RED/ACCIÓN para comprender cuáles son las regiones en situación de mayor urgencia. No se pierdan su nota.

7. Un festival para una vida saludable

Mariano Torre es actor, pero también construyó un EarthShip a partir de residuos en su Ushuaia natal. Dirigió el filme “NaveTierra, un nuevo mundo en el fin del mundo” para documentar esa construcción eficiente y brinda charlas para generar conciencia. Una de ellas se celebrará el próximo domingo 18 en el Festival Natural, un evento con actividades múltiples para incorporar hábitos en armonía con el ambiente. La entrada es libre y gratuita con inscripción previa. El lugar: Teatro Border (Godoy Cruz 1838), el 1° teatro sustentable de Argentina. Mi favorito en agenda: taller de huerta urbana en terrazas y macetas.

8. Ser sustentables: qué puede hacer cada uno de nosotros por un mundo libre de contaminación plástica

Comenzamos esta primera edición de SUSTENTABLES contándote el grave efecto de los plásticos en nuestros océanos. Pero tenemos una enorme oportunidad para modificar la situación. ¿Cómo? Acá van cinco propuestas concretas para comenzar a aplicar… ¿Quizás desde hoy?

  1. Rechazar los descartables (sorbetes, botellas, bolsas, vasos).
  2. Reemplazarlos por alternativas reutilizables para llevar en el bolso o cartera.
  3. Elegir productos con el menor packaging posible o en su versión reciclable. 
  4. Optar por artículos elaborados con plástico reciclado.
  5. Tirar los plásticos en su cesto correspondiente para reciclaje.
  6. Plus: transmitir el hábito a tus amigos, familiares, compañeros.

La lucha ante la contaminación por plásticos recién comienza. Es un pequeño reflejo del gran impacto que cada uno de nosotros puede tener con sus acciones cotidianas. ¿Vamos a desperdiciar la oportunidad de cuidar al planeta?

Por favor, si tenés algo para comentar, proponer o mejorar, escribime. Me interesa mucho tu opinión.

Escribime

¡Hasta el próximo miércoles con vaso reutilizable de café en mano!

Tais.

Recibí la newsletter Sustentables